El declive de la medicina natural

0 Shares 0 Shares ×

…………Hablábamos ayer (bueno, más o menos) del éxito de la medicina natural, y ya decíamos que es una expresión más que matizable: ni son prácticas “naturales” ni se pueden considerar como “medicinas”, y lo del “éxito” está en entredicho. Tanto que, incluso, podríamos hablar de su declive.
…………Por ejemplo, está la cuestión de su popularidad. Como decíamos, los partidarios de estas prácticas suelen hablar de una utilización creciente por parte de los pacientes, pero raramente dan cifras concretas. Y es que cifras, realmente, hay muy pocas, y las que tenemos resultan bastante equívocas. Las multinacionales homeopáticas, por ejemplo, suelen jactarse de que diez mil médicos prescriben homeopatía en España, pero nadie sabe de dónde ha salido esta cifra. De hecho, aun juntando a todos los médicos adscritos a las secciones de “terapias complementarias” de los Colegios Oficiales (sean o no homeópatas), nos quedaríamos en alrededor de dos mil colegiados, es decir, bastante por debajo de ese número.
…………Pero es que, aunque la cifra fuese cierta, tampoco es como para echar cohetes. Teniendo en cuenta que, según el Instituto Nacional de Estadística, en 2012 había 228.917 médicos colegiados en nuestro país, una sencilla operación matemática nos diría que esos diez mil médicos representarían solo el 4,37 por ciento del total. Y es que hablar de diez mil suena muy rimbombante si no lo ponemos en su contexto pero, a la hora de la verdad, viene a ser como decir que de cada diez médicos prescriben homeopatía… menos de medio. Cantidad que, por cierto, parece ser constante: los laboratorios vienen empleando eso de “diez mil médicos” desde hace varios años sin que, por lo visto, se les haya ocurrido engordar un poquito el número. Claro, que sus propias cifras de ventas tampoco parecen engordar, sino más bien todo lo contrario…
…………Resulta muy difícil obtener datos de otras áreas de “la medicina natural”, pero no sería raro que también mostrasen una tendencia a la baja, teniendo en cuenta que ocurre también así en otros lugares del mundo. En China o India, países que cuentan con sus propios sistemas pseudomédicos, se aprecia un descenso en las consultas a los profesionales de estos sistemas tradicionales y un incremento en la clientela de los médicos. La cosa llega hasta tal punto que “médicos” homeópatas y ayurvédicos de la India mantienen desde hace algún tiempo una huelga, exigiendo que se les permita prescribir medicamentos de los de verdad. Reivindicación que también sostienen, por ejemplo, los quiroprácticos de varios Estados de los EE.UU., alarmados ante la creciente pérdida de clientes, cada vez más desengañados por “sus tratamientos” interminables e inútiles.
…………Y, por si todo eso fuese poco, ahora es la legislación la que se va viniendo encima de estas prácticas. La normativa sanitaria ha sido tradicionalmente muy complaciente con las pseudomedicinas y, por regla general, sigue siéndolo, pero últimamente ha aparecido un nuevo factor que demuestra que, después de todo, estas prácticas no siempre son inocuas. Y es que en los últimos años se han venido registrando nuevos brotes de enfermedades que habían sido prácticamente erradicadas por las vacunaciones. En algunos casos, este resurgir de enfermedades olvidadas (y a veces mortales) se debe a motivos religiosos, como ocurre entre los calvinistas holandeses, pero en otros se ha podido comprobar que la causa es el rechazo a las vacunas, fomentado por determinados grupos “naturistas” y que ha llevado a que muchas familias se nieguen a administrarlas a sus hijos o las sustituyan por nosodes homeopáticos, perfectamente inútiles. De hecho, en países como Argentina se ha podido comprobar que estas enfermedades se extienden sobre todo entre usuarios de homeopatía, y en Canadá, los rebrotes han coincidido milimétricamente con la autorización de los nosodes. Como decíamos, la legislación sanitaria suele ser bastante tolerante incluso con estos tratamientos de pacotilla, pero el resurgimiento de estas enfermedades se está convirtiendo en un problema de salud pública, de modo que algunos países se han planteado implantar la vacunación obligatoria y, de hecho, Suiza acaba de autorizarla mediante referéndum.
…………Pero el verdadero peligro jurídico para estas prácticas no viene de la mano de la legislación sanitaria, sino de otro tipo de normas: las de protección al consumidor. Se está dando la curiosa circunstancia de que se presenten demandas contra los fabricantes de determinados productos homeopáticos, no por el incumplimiento de la normativa sobre medicamentos, sino por publicidad engañosa: como han comprobado en sus propias carnes (y bolsillos) un par de multinacionales, la legislación sanitaria les permite vender sus placebos como si fuesen medicamentos, pero la normativa de consumo les prohíbe asegurar que sirvan para tratar tal o cual enfermedad sin demostrarlo. De momento, las primeras demandas se están tramitando en EE.UU. y Canadá, pero no sería raro que pronto empezasen a aparecer otros casos por Europa.
…………Casos que, además, muestran el que quizá sea el mayor peligro al que se enfrentan este tipo de prácticas: la falta de respeto. Hace unos años, este tipo de tratamientos apenas recibían críticas pero, poco a poco, la comunidad médica, científica y académica se ha ido sacudiendo esa especie de miedo reverencial y cada vez abundan más las posturas comprometidas frente a las pseudomedicinas. En Gran Bretaña ya no se ofrecen titulaciones universitarias para este tipo de prácticas, en Francia y Alemania, los médicos han pedido oficialmente que se las excluya de los sistemas sanitarios públicos, y en Holanda, cuando se dictó un decreto por el cual se reservaba la práctica de la homeopatía a los médicos y profesionales titulados, las asociaciones médicas se apresuraron a comunicar que no querían saber nada del tema, y los portavoces de las universidades informaron de que sus instituciones no estaban dispuestas a ofrecer esos títulos.
…………De modo que, entre la pérdida de público, el refuerzo de la protección de los consumidores y de los programas de salud pública y la creciente cantidad de información científica crítica con esas prácticas, quizá lo del “éxito” de lo que hablábamos no es que sea dudoso: es que la cosa, más bien, va cuesta abajo…

4 comentarios

  • Tres puntos:

    1) El título del artículo dice “EL DECLIVE DE LA MEDICINA NATURAL”, y Frías no demuestra ningún declive, tan solo se limita a decir que “viene a ser como decir que de cada diez médicos prescriben homeopatía… menos de medio. “, ignorando que eso no es un declive sino un aumento respecto de datos anteriores,

    2) Dice el señor Frías que: ” pero no sería raro que también mostrasen una tendencia a la baja, teniendo en cuenta que ocurre también así en otros lugares del mundo. En China o India, países que cuentan con sus propios sistemas pseudomédicos, se aprecia un descenso en las consultas a los profesionales de estos sistemas tradicionales y un incremento en la clientela de los médicos. La cosa llega hasta tal punto que “médicos” homeópatas y ayurvédicos de la India mantienen desde hace algún tiempo una huelga, exigiendo que se les permita prescribir medicamentos de los de verdad”

    Sin embargo no veo ninguna cita que apoye su afirmación, meras especulaciones basadas seguramente en algo que leyó por ahí. Los datos que tengo de estudios (no pongo el link dado que el señor Sergio Parra edita los comentarios) indican justamente lo contrario, tomando en cuenta que los sanitarios están más abiertos en adoptar otras técnicas y sistemas terapéuticos.

    3) Dice Frías que hay una “cirscunstancia” en demandar a determinados fabricantes de productos homeopáticos.Pero seguramente el señor Frías que esas demandas (que son colectivas) fueron promovidas por grupos afines a Center for Inquiry, matriz de Círculo Escéptico, por lo que es llamativo cuando dice: “De momento, las primeras demandas se están tramitando en EE.UU. y Canadá, pero no sería raro que pronto empezasen a aparecer otros casos por Europa.” ¿Es una amenaza para España? Es evidente, los archivos de las demandas firmados por los sujetos que demandan, al menos en EUA recibieron dinero a modo de consultoría (abogados) por parte del mismo CFI, ¿de dónde obtuvieron millones de dólares para esas demandas? Eso es algo que es necesario rastrear bien de cómo llegan los capitales a España.

    Firmado: El troll Zetetic1500, considerado por “oír campanas pero no saber dónde, emular perfectamente la experiencia de hablar con una pared, saber insultar sin que le baneen (aunque esto es probable que pasara porque el linier pudiera estar leyendo la ‘Hola’), barrer la discusión (aunque sea sobre el 11-S) hacia su casa, la homeopatía, y soltar burradas sobre desgracias de terceros”.

    • César Noragueda
      Responder enero 30, 2015

      César Noragueda

      Soy yo quien le impide llenar este lugar de espam, no Sergio Parra; que no se entera.

  • Responder junio 27, 2015

    Jesica

    Hola, leí el articulo. No cita las fuentes, así que …no se de donde sale esta información y no existe reputación que la apoye. Soy argentina y me intereso en temas de salud y naturaleza, no soy naturista, y soy activista por el Cannabis medicinal. En el mundo entero existe gente con animo de lucro y ese es el verdadero problema de la medicina alopática y medicina holística. Y este artículo dice cosas que no son ciertas, pero como no dice de donde salen que puedo hacer? Por lo menos acá la gente trata con medicina alternativa cuando su medico ya no puede hacer nada por ellos y logran mejorar su calidad de vida. Si existe un aumento de consultas a médicos olopatas creo que se debe al aumento de cancer y obesidad en la poblacion mundial y la necesidad de cirugias.
    Mis saludos

  • […] el 2013 Frías profetizó que la “medicina natural” estaba en decadencia. Años después, la propia encuesta de […]

¡Anímate a decirnos que opinas!