Ovnis por aquí, ovnis por allá, ovnis por acullá

0 Shares 0 Shares ×

…………Un ovni es el paradigma de la ignorancia. Al constituir un objeto no identificado, puede ser cualquier cosa, incluso un tomate lanzado en un ángulo parabólico.
…………Frente a la ignorancia, las personas toman uno de los siguientes caminos. El primero es asumir que lo observado se ignora, y que habrá que echarle horas investigando el fenómeno de un modo aséptico, meticuloso y, en lo posible, ajeno a sesgos, prejuicios y deseos personales. Como llevar a cabo tal empresa resulta difícil porque el ser humano es falible por naturaleza a estas ilusiones cognitivas y, además, no le sienta muy bien la incertidumbre, entonces tal empresa deberá llevarse colectivamente.
…………Eso no significa que la investigación deba realizarla un grupo de mil personas, ni tampoco de diez mil. Puede llevarla a cabo solo una persona, pero todo lo descubierto no será juzgado ni concluido por ese investigador individual, sino que presentará los datos y las sugerencias, con extrema cautela, a toda la comunidad científica, en aras de que la Ley de Linus obre su magia. Serán los demás científicos los que tratarán de desmontar los datos recopilados y, por supuesto, derribar toda señal de superchería. Porque la única forma en la que avanza el conocimiento científico es permitiendo que los demás nos señalen en qué andamos equivocados para mejorar el tiro.
…………Frente la ignorancia, podemos tomar otro camino, me temo que el mayoritario. He visto algo extraño, creo que lo he visto de verdad, interpreto lo que he visto en base a mis patrones culturales, explico a los demás que lo que he visto (creo que he visto más patrones culturales añadidos) como una verdad que no puede cuestionarse so pena de resultar intolerante: cuestionar las creencias de otros es ofensivo para el creyente, y el creyente no quiere saber si lo que cree es verdad o es mentira, sino que le dejes creer lo que quiera porque le hace feliz. Y porque, bueno, él sabe más que el resto de personas. El creyente sabe la verdad, tú no sabes nada.
…………Como la incertidumbre produce intranquilidad en el más pintado, y nuestro cerebro no viene de serie con la capacidad de adoptar juicios ambivalentes donde, además del negro y el blanco, tenga cabida el gris, como, en definitiva, la disonancia cognitiva es el modo que tenemos de creer que somos coherentes, racionales y ajenos a prejuicios y manías, en 1970, en el Reino Unido, se hallaron extraños círculos dibujados en los campo de trigo y maíz. ¿Qué son? Una teoría para muchos de los que toman el segundo camino es que tales círculos dibujados son mensajes extraterrestres (no entiendo por qué no se pone en igualdad de condiciones teorías del tipo “son duendes, son unicornios artistas, son infrahumanos que proceden de la tierra hueca, es un rayo láser lanzado a través de los ojos de la Virgen María, son dibujos trazados por el pene kilométrico de una criatura criptozoológica… y así ‘ad infinitum’).
…………¿La mutilación de ganado que se produce desde la década de 1960 en Estados Unidos? Alienígenas, claro. ¿La compleja construcción de Machu Pichu en Perú? Extraterrestres. ¿Las cabezas de la isla de Pascua? Extraterrestres. ¿El caballo blanco de Uffington que fue grabado en el suelo hace tres mil años? Extraterrestres. ¿Stonehenge? Extraterrestres. ¿Los túneles subterráneos de la Capadocia? Extraterrestres. ¿Las pirámides? Extraterrestres. ¿Las líneas de Nazca? Extraterrestres. ¿Esa luz que titila en el cielo nocturno? Mmm… ¿Extraterrestres?
…………¿Y la estúpida manía de que rellenemos las lagunas de ignorancia con espurias suposiciones basadas en la moda cultural vigente…? No, no es un mal parche evolutivo de una época en la que el ser humano sólo tenía que preocuparse de sobrevivir en vez de reflexionar sobre el mundo. Fueron, indudablemente, los extraterrestres los que injertaron un chip en nuestro cerebro para manipular nuestro juicio. Sólo así se explica que el mundo esté poblado de tanto magufo, ¿no?

2 comentarios

  • Responder mayo 4, 2014

    Alonso Posadas

    “Cuestionar las creencias de otros es ofensivo para el creyente, y el creyente no quiere saber si lo que cree es verdad o es mentira, sino que le dejes creer lo que quiera porque le hace feliz”.

    Oiga, usted, Sr. Parra: esta afirmación es morrocotuda, redonda, de plagio, pero yo soy muy respetuoso y no se la voy a robar, sino que se la pido prestada. Me encanta. El artículo, sensacional.

  • […] Francia es uno de los países menos crédulos, tanto en Dios como en telepatía, astrología, ovnis, espiritismo, fantasmas, el diablo, los sanadores y […]

¡Anímate a decirnos que opinas!