CALDO DE YORICK

José Antonio Alba

Ópera y quicos

“… a la gente sí que le apetece que se le brinden oportunidades como esta para conocer y disfrutar, aprender a despertar pasiones y abrir los ojos a algo que aparentemente puede ser elitista y que, sin embargo, emociona a corazones de cualquier condición”.

¿Un amante infiel?

“Sentirse invadido por ese toque especial que uno nunca sabe de dónde proviene pero que, si te agarra en condiciones, puede que haga que nunca más dejes de adorar a quien te ha hecho volar por la escena; es el súmmum de los placeres a los que puede llegar un espectador”.

El fantasma del Pavón

“… recuerdo el escalofrío que me recorría la espalda cada vez que caminaba a solas y a oscuras por ciertos pasillos, pensando que el Pavón, como todo teatro que se precie, contaría con su fantasma y que, en cualquier momento, acabaría por tropezarme con él”.

Echando un vistazo (positivo) al 2014

“Se acaba el año, y en este caldo de Yorick me gustaría hacer un repaso, además de pequeño y personal homenaje, a esos montajes que, de alguna manera, me han hecho vibrar sentado en la butaca”.

Que cumpla muchos más

“… como regalo de aniversario, le deseo que les salgan competidores dignos de su talla, no con el ánimo de desbancarles de su trono, si no de generar una competencia que a ellos les haga reafirmarse y esforzarse por mantener este nivel…”


(2 COMENTARIOS)

‘El valle del asombro’, de Peter Brook

“Tenemos cierta tendencia a dejarnos deslumbrar por todo aquello que viene de fuera, a pensar que, si es exclusivo, tiene que ser bueno y, aunque no lleguemos a comprenderlo, por miedo a no compartir con la mayoría, reaccionamos como el resto, dejando nuestro juicio a merced de la masa”.