‘Hembras de agua’, de Fernando Martínez-Vara de Rey

0 Shares 0 Shares ×

…………Publica la editorial Devenir, cuyo responsable es el incombustible Juan Pastor, la primera entrega poética de un autor que ya había destacado en su labor como ensayista y traductor de novela gráfica. En los textos de Hembras de agua, el lector va a descubrir un léxico deslumbrante, engastado en metáforas que se desarrollan a través de endecasílabos, lo cual no es demasiado raro en estos tiempos, si no fuera porque aquí no están disimulados y además suelen rimar. Esa música, muy bien trabajada, recuerda al modernismo y a cierta recuperación novísima. Luego, algunos poetas como Álvaro Tato han cultivado también ese estilo. Todo ello supone una voz fuerte y con buen oficio, algo que conviene al creador si quiere internarse en nuevas búsquedas. La temática es el ‘eros’, entendido en una rica dimensionalidad, desde la salvífica hasta la que produce la herida. Y entre ambos extremos una furia de amar que recuerda a las codificaciones medievales sobre la enfermedad del amor. Esa enfermedad, cuyos remedios —bañarse en agua caliente, mostrar a ancianos para ver el paso del tiempo, hacer un viaje, etcétera— se demostraban poco eficaces; tenía dos estados: el primero, causado siempre por el estimulo externo, es la fase pasional, que puede derivar en obsesión, y si así lo hace, se corrompe el juicio de la razón y esta pasa a estar al servicio de ese deseo que ya no necesita de estímulos exteriores para ser. Aquí ya se consideraba una patología (‘aegritudo amoris’). Dentro de ese ‘pathos’ se encuentran los poemas de Martínez-Vara de Rey, quien busca en la alteridad un espejo que le devuelva el reflejo, acaso distorsionado, de su propia capacidad para amar, de esa devoradora palabra que inunda cuanto toca de una sed insaciable: “Sed de ser, de ser estrofa / en las olas y en el viento, / sed de lluvia en las aceras / sed de boca en tantos besos”. En esa sed se es y se habita, pues la reunión con el otro es el único fin posible: “Llueve tu corazón y sangra el mío / cántaros de quebranto y de diluvio. / Llueve y no me cobijas. Tengo frío”.Esperemos que la reunión sea posible y nos traiga más textos de un autor largamente esperado.

Sé el primero en escribir un comentario