A buen entendedor, pocos recursos bastan

18 Shares 18 Shares ×

…………Generalmente, en lo referido al cine, cuando se suele pensar en un género como el ‘thriller’, lo normal es considerar que las películas que se esconden bajo esta etiqueta terminan por ofrecer un resultado final que, aunque resulte verosímil, no se construye a partir de una puesta en escena que tienda hacia una sensación realista o natural. Para entendernos, lo común dentro de este género (por no decir en gran parte del cine de ficción) es encontrarnos a lo largo del metraje con toda una serie de recursos que potencian nuestras emociones, como, por ejemplo, una banda sonora o una determinada angulación con la cámara, precisamente con la intención de resaltar la trama, su desarrollo y su desenlace.
…………A todo esto poco hay que objetar; no en vano, varios serían los títulos que encajarían dentro de esta premisa y que entrarían en una hipotética lista de lo más representativo de la historia del cine. No obstante, quizás por lo notable y la persistencia en el uso de otra serie de recursos, siempre resulta grato y destacable encontrarse con un filme que pretende armar un ‘thriller’ a partir de una puesta en escena destacadamente naturalista y realista, dejando de lado, precisamente, el uso de una determinada técnica común al género.
…………Este es el caso de L’inconnu du lac (Alain Guiraudie, 2013), un estreno reciente que se ha colado en las pantallas españolas y que traía consigo buenas críticas y una más que notable recepción en festivales de cine como el de Cannes o el de Sevilla. De hecho, la peculiaridad de este filme, en relación a todo lo que estamos contando, se puede encontrar, entre otras tantas razones, en la ambigüedad a la hora de encajarlo dentro de un género concreto: es un drama, es una película erótica, pero también es un ‘thriller’. Un ‘thriller’ por el sencillo hecho de ir sumergiendo al espectador en unaEl desconocido del lago, L'inconnu du lac, Stranger by the Lake, Allain Guiraudie sutil tensión que lo deja a la expectativa de un desenlace que ha encontrado su raíz en un acto violento.
…………Pero, como ya se ha indicado, este esqueleto que nos deriva hacia la intriga se arma a partir de una puesta en escena que busca una sensación natural y que centra la creación de la tensión en recursos puramente visuales. De hecho, si la memoria no es mala compañera, no hay ni un solo segundo a lo largo de todo el metraje en el que se eche mano de la música para resaltar una secuencia o provocar un efecto. Más bien todo lo contrario: se renuncia a ella para apostar por ese realismo que queda construido, formalmente, a partir de una planificación en algunos momentos sencillamente descriptiva y/o expositiva. Este recurso parece buscar, en último término, una necesidad a la hora de resaltar el protagonismo de un espacio en concreto, ese lago que se cuela en el título del filme, lo que potencia, no sólo ese naturalismo, sino también el excelente uso de economía en los medios: un único escenario es suficiente para encerrar la historia y convertirlo en indirecto protagonista. Pero también se construye esa sensación de naturalidad a partir del tiempo: su director, el francés Alain Guiraudie, construye una especie de cotidianidad a partir de un determinado modo en el suceder de un día tras otro, abriendo y cerrando cada día con planos prácticamente similares.
…………Con pocas dudas, todo lo comentado anteriormente ofrece la firma de un cineasta que elabora una trama arrojada al ‘thriller’, como digo, con unos recursos poco habituales dentro de este género. Aunque es cierto que, si la mirada de este director sólo se orientara hacia este naturalismo, la trama resultaría insuficiente a la hora de narrar una tensión y su filme hubiera terminado naufragando. Pero, como ya se ha indicado, otro de los puntos notables de este título se encuentra en la sutileza a la hora de echar mano de esos recursos puramente visuales orientados a crear una cierta sensación de desasosiego en el espectador. Tal vez, las escenas nocturnas, para las que se elaboran planos en los que los personajes terminan por convertirse en manchas dentro de la pantalla, resultan uno de los ejemplos más notables en la búsqueda de una identidad dentro del género del ‘thriller’.
…………Considerar L’inconnu du lac uno de los mejores filmes de la temporada podría resultar algo exagerado, aunque no por ello descabellado. No obstante, hace gala de una exquisita puesta en escena que combina lo incombinable y que lo convierte en uno de los títulos que todo cinéfilo no debería perderse entre los estrenos del momento.

Gaspar Pomares

Ese cinéfilo que entiende el cine, por encima de todo, como una forma de comprender el mundo.

Sé el primero en escribir un comentario