Radiografía de un bróker psicópata

0 Shares 0 Shares ×

…………Son muchas las reflexiones e ideas que arroja una película como Cosmopolis (David Cronenberg, 2012), pero es la hiriente y dolorosa relación que traza con la actual crisis económica y financiera la que se antoja más destacable. Toda esta espiral en la que nos encontramos ahogados, que adopta formas en sus más variados niveles y que se inició allá por el 2008, está lanzando infinidad de interrogantes: ¿cuál es el modelo adecuado para salir de esta situación?, ¿cuánto durará?, ¿cuántas y cuáles serán las víctimas de este período?, más allá de la crisis económica y financiera, ¿qué extensión social, cultural y política albergará este momento?, etcétera.
…………David Cronenberg va lanzando a lo largo de Cosmopolis estas y otras muchas preguntas. Pero si tuviéramos que quedarnos con una, que por su especial significación pudiera vertebrar esta película en relación con el tema que estamos tratando, podría ser la siguiente: ¿quiénes han sido los autores de esta locura?, o mejor dicho, ¿en qué perfil encajan los responsables de la actual crisis, recesión, depresión o como demonios se llame a estas alturas? El director canadiense pocas dudas ofrece al respecto: sólo un psicópata podría estar detrás de tamaño embrollo. De esta forma, Cronenberg retorna a un tipo de personaje o idea que no es novedosa dentro del mundo del cine (dos de los títulos recientes más populares serían American Psycho, de Mary Harron [2000]; o Inside Job, de Charles Ferguson [2010]), pero que adopta especial significación y protagonismo en pleno 2012.
…………En Cosmopolis, Eric Packer, un joven multimillonario que ha amasado su fortuna en el mercado de valores, decide cruzar toda Nueva York en su limusina para que su barbero favorito le corte el pelo. Durante el trayecto, que dura todo un día, Eric Packer (no sin sorpresa, convincentemente interpretado por Robert Pattinson) se irá cruzando su viaje con toda una suerte de personajes que ayudarán a dibujar su personalidad: obsesionado con la perfección, egocéntrico, sin la menor empatía hacia los demás o el mal que les pueda ocasionar, y volcado en su placer más inmediato. Un perfil íntimamente relacionado con el capitalismo financiero más voraz, cuyos actores buscan beneficios ilimitados e inmediatos sin importar las consecuencias y los prejuicios que puedan ocasionar (como ya apuntó el popular periodista Jon Ronson en su libro ¿Es usted un psicópata?, publicado originalmente en 2011).
…………El punto de partida de un personaje tan particular, simbólico y a la vez potente, lo encuentra Cronenberg en la novela homónima de Don DeLillo. Pero es de esta novela de donde el director canadiense es capaz de extraer lo mejor y lo peor. Si por un lado absorbe y sintetiza de manera magistral el atractivo de este personaje y su capacidad simbólica como espejo de un tiempo concreto, por otro lado, el exceso de celo a la hora de llevar a cabo una adaptación literaria hace del filme, por momentos, un viaje un tanto tedioso que se pierde en diálogos farragosos. Pero bien, este último punto, según cómo se mire y según cómo se aprecie, puede ser todo un acierto, aunque innegablemente, es un aspecto que de buen seguro restará una aceptación popular al filme.
…………Pero, a pesar de todo ello, sin duda, Cosmopolis destaca notablemente por ofrecernos, con una puesta en escena magistral, la radiografía de un personaje psicópata que se erige como símbolo y actor principal del capitalismo financiero más feroz y cruel que estamos viviendo (y sufriendo). No obstante, lo curioso de este caso es que Don DeLillo situó temporalmente su novela y su personaje en abril de 2000, varios años antes de que estallara la actual crisis económica y financiera. Cronenberg, en pleno estallido y auge de esta crisis, retoma este personaje que, sin más variaciones que las propias de una narrativa diferente (de la literatura al cine), aporta una cruda lectura sobre la situación actual y el mecanismo mental y emocional de sus principales actores.

Gaspar Pomares

Ese cinéfilo que entiende el cine, por encima de todo, como una forma de comprender el mundo.

2 comentarios

  • Responder octubre 12, 2012

    Pedro

    Curiosamente, la película ha recibido muchas críticas feroces a ambos lados del Atlántico. Aún no la he visto, pero sospecho que lo incómodo del tema (y seguramente el tratamiento que hace Cronemberg) ha asustado a más de uno.

    • Responder octubre 14, 2012

      Gaspar Pomares

      Gracias por tu comentario, Pedro. Coincido contigo. Si hubiera que elegir una de las películas más incómodas de los últimos tiempos, “Cosmopolis” sería una de ellas, tanto por el tema, como por la puesta en escena.

¡Anímate a decirnos que opinas!