Columnáticos

28 Shares 28 Shares ×

…………Cuando recojo la cervecería en la que trabajo para mantenerme en los límites de la supervivencia, siempre aparece uno de mis clientes predilectos. Con aire de despiste, se sienta en una mesa y me pide un cortado. Es uno de esos artistas noctámbulos que trabaja hasta horas indecentes en sus bocetos, carteles y demás. Justo en ese momento, cuando el “chin, chin” de las copas ha dejado de producirse y tienes que recoger esas copas abandonadas y listas para ser fregadas, es cuando te relajas, pese a la eternidad de recoger. En ese instante, el cliente artista que aparece en la medianoche y yo conversamos como amigos sobre cómics, cine, música, arte o la vida en general.
…………El otro día, en una de esas charlas, hablábamos sobre el proceso de creación. Coincidíamos en que, cuando haces un texto, en mi caso, o un dibujo, en el suyo, muchas veces las expectativas son diametralmente opuestas a cómo reacciona el público ante dicha obra. Ambos reíamos al recordar trabajos que pensábamos que eran soberbios y que iban a soliviantar al respetable y luego pasaban sin pena ni gloria entre el público. Sin embargo, otros menos trabajados tenían un éxito acojonante, algo que nos parece sorprendente y nos lleva a una conclusión: el ser humano es curioso de narices; nunca sabes por donde te va a salir y, sobre todo, no tenemos ningún control sobre nuestra obra. Simplemente, gusta o no.
…………Woody Allen aborrece Manhattan; Jess Franco dijo que Gritos en la noche nunca fue su mejor película ni de lejos; Billy Wilder pensaba que Un, dos, tres era de sus tres mejores filmes. En definitiva, ni los grandes genios coinciden en muchas ocasiones con su público. He querido recordar cuáles son los artículos que he escrito en La Columnata que más me han gustado a mí, y cuál el que más ha gustado a los lectores… y, curiosamente, los gustos no coinciden. Mi artículo propio preferido en nuestro diario ‘online’ es: “The Sugaplastic: al oeste del indie”, seguido por “Cherry Wainer y Doug Storer: en busca del efecto «coolizante»”. Sin embargo, del que más se habló fue de “Yo, DJ de saldo”, un artículo que más de una columna novedosa es la misma cantinela que digo y hablo todos los fines de semana cuando veo a un DJ hacer como que pincha. Pero lo más importante de esto es que La Columnata cumple un año; yo sigo entregando mis artículos fuera de tiempo, de momento no me han echado y me permiten toda la libertad del mundo para escribir. Muchas gracias, amigos; espero que sean muchos más.

1 comentario

  • Responder agosto 8, 2013

    martin

    Espero que nos entregues siempre, ese estilo desenfadado y ameno, con ese toque de humor que tanto me gusta.
    Ademas te agradezco de abrirme en este campo llamado música, el arte de escuchar sinfonías.
    Muchas gracias, un lector, que escribe desde el otro lado del océano.
    Para mi tu mejor articulo es el Gramos de Vinilos, nunca viene mal contar una experiencia personal, con un filling simpático y casi parodico.
    Saludos desde Paraguay, y te seguiré como el primer día.

¡Anímate a decirnos que opinas!