A ‘hammond’ lento

0 Shares 0 Shares ×

…………Cuando pasas cierta edad como músico, la profesión se vuelve diferente. Aquellos sueños de juventud ambiciosa se van diluyendo lentamente dando paso a la realidad, muy alejada de una fama mundial, pero infinitamente más cercana a lo que realmente importa, la madurez musical, ser un músico. El concepto que tiene la gente del músico va muy unido a lo que ve en la televisión y lo que lee en las revistas; pero la realidad es bien distinta: el músico de fama acaba siendo una personalidad, en el mejor de los casos, o un auténtico gilipollas. Poco se escribe de la profesión del músico, poco se escribe de esa gente que hace “carretera y manta” y va por clubs, bares y verbenas. Menos aún de aquellos que se dedican a juntarse un par de veces por semana para ensayar, tomarse un par de birras y alejarse así de su cotidianidad, como la mayoría de personas hacen viendo un partido de fútbol.
…………Conozco el proyecto de Pasapogas Hammond Quartet desde que empezó a gestarse con sumo cuidado, calma y detallismo. Una idea interesante y diferente, concebida y urdida por gente que hace mucho tiempo supo que no iban a ser millonarios por la música. Liberados de la presión preconcebida, dedicados a sus trabajos, los Pasapoga Hammond Quartet se dedicaron a lo más importante dentro de la música: a tocarla, a sentirla, a crear, sin prisa, a ‘hammond’ lento. Esa calma, esa madurez musical, es algo que seJero Colomina, Ángel Soriano, Santiago Vilella, Richard Chumillas transmite a su sonido. Una banda con las cosas claras, sin presión, haciendo un producto arriesgado en los tiempos que corren, pero tan gratificante y hermoso que merece ser vivido. En estos años, en los que he hablado bastante a menudo con los componentes del cuarteto, he visto cómo un proyecto de fin de semana, esa especie de ‘hobbie’ iba adquiriendo una dimensión perfectamente controlada por ellos, su primera y fina actuación, el soberbio tema llamado “Serie Z”, que me compusieron para mi programa de radio, la grabación del su primer vinilo el EP Dancing Time!! (Tweed Jackets Records, 2014), incluso el diseño de la portada y carteles varios. Desde el primer momento, sabía que iban a conseguir justo lo que querían, y me encanta tener razón.
…………Hacer un disco instrumental, de corte ‘mod jazz’, con toques de limbo y ‘boogalow’, en los tiempo que corren puede parecer una locura, pues las locuras son las cosas que cuando funcionan más alegría te dan. Dancing Time!! es un EP alegre, un vinilo para poner en el aperitivo del domingo o en la cena del sábado junto a los comensales más chic de la ciudad. Cuatro cortes que van desde el ‘soul’ jazzístico de “Dancing Time!!”, al ‘boogalow’vacilón y fresquito de “Samberry Cream”, la exótica ‘lounge’ de “Wellcome, Mr. Lampert” y elfunkcoide’ “I Am a Circle”, un homenaje al pasado circular de dos de los miembros de la banda. Ese pasado tan bien aprovechado y digerido que han tenido Jero Colomina (guitarra), Ángel Soriano (‘hammond’), Santiago Vilella (batería) y Richard Chumillas (saxo, flauta travesera y percusión) ahora se está volviendo un presente con calma, las cosas claras, y la tranquilidad con la que se dedican a esto por un sencillo motivo: son músicos, y pase lo que pase, siempre serán músicos. Larga vida a Pasapogas Hammond Quartet; es tiempo de baile.

Sé el primero en escribir un comentario