Triste y opresiva

4 Shares 4 Shares ×

…………A veces me da la impresión de que la literatura me persigue. No sólo entro en contacto diariamente con situaciones y testimonios que me provocan urticaria de narrador y articulista, sino que suelo darme de bruces con el señorío de las letras en los lugares más insospechados. La mañana en que comencé a escribiros esto, acudí a la consulta de un odontólogo a causa de una deuda que contraje hace años al caerme de un tejado por mezclar la diversión de un pueblucho —es decir, ninguna— con una higuera y un espíritu imprudente. Tras permitir que el odontólogo hurgara en mi boca, esperé el fin del papeleo, y al deambular con la mirada por el despacho, descubrí un rótulo con la siguiente sentencia cervantina: “… te hago saber, Sancho, que la boca sin muelas es como molino sin piedra, y en mucho más se ha de estimar un diente que un diamante”.
…………Pues bien, si juntáis el hastío de un pueblucho, la higuera y este fragmento literario, además de cierta suma de altares y devotos a mogollón, obtendréis el lugar donde nací y en el que transcurrieron quince años de mi vida.
…………Durante unas fiestas de septiembre, visité allí al resto de mis familiares. Una de las parroquias había sido restaurada a lo largo de casi un lustro y reabrió sus puertas por entonces. Asistieron a la reapertura un montón de clérigos y de feligreses, el actual prelado superior de la diócesis y el último ex Presidente de la comunidad autónoma, siendo recibidos a los portones por un borrachín que cubría de piropos a cuantos entraban al templo. Quizá había permanecido esos años ante el pórtico, a la espera, en su embriaguez, de que alguno de los fieles abandonara la casa de Dios y le aflojase una limosna, pero confieso que me cayó simpático.
…………El mismo día me enteré de la reavivada controversia respecto al origen de Cervantes, en este caso, desde las páginas de ABC y la tribuna de José Rosell Villasevil: “Defender a ultranza en el siglo veintiuno la autenticidad de la partida de bautismo de Miguel de Cervantes alcazareña es algo tan absurdo y ridículo como si, por ejemplo, y en el caso contrario, se afirmara rotundamente que Cristóbal Colón no fue el descubridor de las Américas”, decía, y a mis compatriotas, naturalmente, les sentó como un golpe inoportuno en parte delicada, pero aún no sé si con razones.
…………Y para colmo de susceptibilidades, la pregonera de los festejos trajo consigo el informe de otra patada en los cataplines: un periodista que desconozco tuvo la feliz idea de apuntar que don Quijote se fue por pies de La Mancha, una zona triste y opresiva. La pregonera le había enviado un correo para desmentir esa afirmación y darle un tironcillo de orejas por hablar desde la inopia. Lo curioso es que no admiten que forasteros hablen de La Mancha de modo negativo y, a la vez, aceptan con gusto que Cervantes nos ponga de vuelta y media en su relato, por mucha generalidad social castellana que se quiera ver en el mismo. Miedo me da que se enteren de que un paisano suyo como lo soy yo comparte la opinión de dicho periodista, pero con la certeza de que conozco bien el terruño. Heridos en su sentimiento patriótico, quizá me corriesen a gorrazos por la calle principal o, al menos, puede que se santiguaran con inquietud al cruzarse en mi camino. Seguro que les caería mejor el borrachín en el pórtico de la iglesia.

César Noragueda

Director del diario. Crítico cinematofágico y articulista un poco protervo. Bibliófilo y racionalista beligerante: cuidadito conmigo, charlatanes.

5 comentarios

  • En el Quijote, Cervantes hace burla y mofa de La Mancha…… El señor quijano se hace llamar “de la Mancha” por lo ridículo de tal nombre.

    No entiendo como los Manchegos no alcanzan a ver que Cervantes de estaba burlando de ellos.

    • César Noragueda
      Responder abril 20, 2013

      César Noragueda

      Es lo que han apuntado algunos autores, como Umbral, acerca de los artistas a los que les desprecian y demonizan en vida y, luego, cuando han muerto y todo el mundo tiene claro lo que han supuesto para su arte, se les asimila, valora y homenajea: pura hipocresía social. Muy en especial teniendo en cuenta que, en este caso, pocos de los que se sienten tan absurdamente orgullosos de que la obra universal de Cervantes se centre en su tierra la han entendido o la han leído siquiera. Y digo “absurdamente” porque enorgullecerse de logros tan ajenos es un lamentable sinsentido.

  • Responder junio 5, 2013

    mila martínez

    Tengo que reconocer que la lectura de este artículo me ha hecho reír.
    Algunos manchegos percibimos perfectamente que Cervantes se está burlando de la Mancha en el Quijote.
    Un afectuoso saludo.

    • César Noragueda
      Responder abril 23, 2014

      César Noragueda

      Percibirlo te honra, Mila. A ver si otros van abriendo los ojos, que la ceguera sociocultural es de lo más triste.

  • […] Si no fuera por el calentamiento global, que inundará nuestras costas y convertirá La Mancha en un desierto —más aún—, diría que ya me sé el final de la película. […]

¡Anímate a decirnos que opinas!