Las ovejas son idiotas

0 Shares 0 Shares ×

…………Escribir es un vicio, una delicia, una necesidad para algunas personas; y cuando Sinesio de Cirene redactó Elogio de la calvicie en el siglo de los hunos y los zen, quizá poseído por la lujuria de las letras que engendra, pare y cría composiciones literarias, ya que la otra sólo induce a leer, lo hizo por puro divertimento, por estima de lo mundano, de las pequeñas cosas que conciernen a la actividad cotidiana y nos complacen. El disfrute de productos artísticos y su magnitud, entretenida, liberadora y feliz, no esconde relación alguna con su importancia como arte según la trayectoria e hitos de esta: Sinesio afirma en su ensayo que los pelones tienen mejor juicio que los cabelludos y lo razona, enfrentándose a otro elogio de Dión Coceyo, ya que, ejemplifico, de entre el ganado, las lanudas ovejas “son las más idiotas”; y no pretende con su audacia ascender a los altares de la filosofía, sino divertir y, si acaso, reivindicar de un modo implícito el valor de las pequeñeces si se elaboran con soltura e inteligencia.
…………Elogio de la calvicie es un sutil juguete argumentativo que ha logrado arrancarme alguna que otra carcajada, culto y anecdótico, muy superior al triste razonamiento previo que inspirara tal crítica del calvo de Cirene al disertante de Prusa, que no era ningún pelón melancólico por lo que Sinesio expone; si bien, al tratarse de un juguetito sin importancia, de una bagatela intelectual, hay que divertirse con su aptitud sofista y su paradoja neoplatónica y no tomárselo en serio. El filósofo procura seducir sin manejar nociones trascendentes; ni falta que hace. De cualquier forma, lo llamativo sería considerar que la prelambrera de Dión, según la tesis de Sinesio, constituya un indicio en apoyo de tan simpático disparate.

César Noragueda

Director del diario. Crítico cinematofágico y articulista un poco protervo. Bibliófilo y racionalista beligerante: cuidadito conmigo, charlatanes.

2 comentarios

  • Responder enero 13, 2015

    YAISA

    …lo hizo por puro divertimento, por estima de lo mundano, de las pequeñas cosas que conciernen a la actividad cotidiana y nos complacen.
    PELADO NO TE DEJES ENGAÑAR!!!

¡Anímate a decirnos que opinas!