Sobre ‘Lo imposible’ y la astucia

0 Shares 0 Shares ×

…………Ahora que sabemos, desde hace no muchos meses, que José Luis Garci no volverá a hacer cine (¿o quién sabe si es una declaración preñada de esa vanidad que lo que quiere, precisamente, es un regreso triunfal?), es un momento muy bueno para hablar de los viejos directores españoles que hace ya mucho que se quedaron completamente desfasados, y algunos de los nuevos que los medios de comunicación (interesadamente, porque es su negocio, claro) nos quieren vender como superestrellas del celuloide, cuando se quedan en realizadores astutos sin nada que decir o que narrar, más allá de un ejercicio de mercadotecnia muy habilidoso que quiere hacer pasar, y lo trágico es que lo consigue, gato por liebre.
…………El año pasado, Lo imposible arrasaba en la cartelera española, e incluso se hacía un más que meritorio hueco en algunos mercados internacionales. Acaparaba algunos premios Goya y maquillaba las casi siempre lamentables cifras de taquilla del cine patrio. Su realizador (nunca director), Juan Antonio Bayona, había debutado cinco años antes con El orfanato, que ya avisaba de la facilidad que tiene para conectar con el público menos exigente, y para manejar los resortes de los géneros más comerciales y, ¿por qué no decirlo ya?, americanizados. En ese melodrama de terror, que tanto recordaba a la excesivamente alabada Los otros, de Alejandro Amenábar, y con el apoyo económico de su amigo Guillermo del Toro, Bayona daba buena muestra de sus carencias en la dirección de actores o en la planificación, pero de su enorme inteligencia para orquestar un espectáculo levantado sobre un castillo de naipes. Lo mismo, pero multiplicado, y también en lo presupuestario, fue Lo Imposible, filmada en inglés con dos estrellas internacionales como Naomi Watts y Ewan McGregor. Si en su primera película la mira estaba puesta en el suspense o lo gótico, en su segundo largometraje la intención era de crear una épica tragedia en torno al terrible maremoto que asoló las costas de Tailandia. Y, de nuevo sobre guion ajeno (ya he comentado otras veces lo que esto significa para mí) se señala a sí mismo como un tipo de gran astucia pero con graves carencias rítmicas, de puesta en escena, construcción y personalidad. En definitiva, como un director americano nacido en España.
…………Más allá de que moralmente, éticamente, es muy cuestionable armar un espectáculo lacrimógeno y sensiblero sobre una tragedia de la envergadura de aquel maremoto, el punto de vista de Bayona, muy mal disimulado (si es que hay tal intento, que lo dudo), está al servicio de defender la fortaleza de la familia tradicional (anglosajona, para más sonrojo, cuando es una historia real sobre una familia española que sí padeció todo eso y más…) antes que de establecer una visión del mundo, de la vida y de la muerte, que es la misión de todo verdadero artista. Si millones y millones de personas acudieron al cine en masa a verla fue porque, por encima de otra consideración, la campaña de márketing resultó perfecta, y porque técnicamente, ¿para qué negarlo?, sobre todo en su primer tercio (mención especial para el sonido y los efectos especiales delante de la cámara, menos para una fotografía poco inspirada), la cinta brilla a gran altura. Pero el guion es de una pobreza de caracteres y de situaciones, y la dirección de Bayona, de una carencia de planos o secuencias notables, realmente inapelables.
…………Desde que estuve en la escuela de cine de Madrid (la infame ECAM) y conocí a algunos chavales con más ego o jeta que verdadero talento, y luego fui creciendo como cinéfilo, tengo cada vez más claro que muchos directores que van de grandes cineastas no son más que sacacuartos profesionales, capaces de lograr grandes éxitos de taquilla, pero que lo único que se merecen es el más absoluto ninguneo por parte del espectador sensible e inteligente. En algunos casos, trabajos esporádicos dejan entrever que son capaces de más, pero entonces lo que se merecen no es otra cosa que un desprecio sin fisuras. Lamentablemente, tal especimen de cineasta que va de profundo, o de estilizado, pero se queda en listillo mediático, prolifera. De todos ellos, Alejandro Amenábar es el que más lejos ha llegado, y su delfín Bayona es la constatación de que el espectador español está más que dispuesto a tragarse bodrios americanizados y a mandar el gran cine a tomar por culo.
…………En ese sentido, el relevo de los rancios directores españoles tipo José Luis Garci, Cuerda (precisamente, el gurú de Amenábar…), Fernando Trueba, Imanol Uribe, Vicente Aranda, Ricardo Franco o Gonzalo Suárez, por otros como Amenábar, Bayona, Javier Fesser, Isabel Coixet, Daniel Calparsoro, Fernando González Molina, y demás estrellitas sin cine dentro, resulta descorazonador. Porque, a una generación de directores (algunos de ellos capaces de hacer bastante más de lo que dieron de sí) que no trascendió en su época, le ha seguido otra muy centrada en lo técnico pero ya invariablemente vendida a una comercialidad o unos intereses estéticos más cercanos a lo popular que a un arte duradero. Algunos, como Álex de la Iglesia, se han visto prematuramente agotados. Otros, como Enrique Urbizu, nunca podrán acceder, por su propia naturaleza, a una carrera fluida y prolífica, pues no gozan de un respaldo masivo del público. El panorama es desalentador: tampoco surgen nuevos cineastas capaces de cambiar la situación. Y en esto, creo yo, tienen más culpa los productores o inversores, con las cadenas televisivas ejerciendo de ancla oxidada que todo lo impide, los críticos españoles, con la marabunta de aficionados que escriben en blogs muy leídos y que carecen de cultura o de visión, y sobre todo, el público, que pocas veces está a la altura de lo que se les ofrece en la pantalla cuando está libre de ataduras comerciales o genéricas.
…………El talento, el verdadero, sigue ahí, a la espera de que le dejen respirar y hacer lo que debe hacer, empujar al arte cinematográfico a nuevos y estimulantes caminos y aventuras. ¿Cuándo diablos el espectador, el crítico o el dinero va a permitir que florezca?

Adrián Massanet

Agitador del diario, anarquista, insurrecto, subversivo y aprendiz de bohemio. Puedes leerme en Twitter si acepto tu petición.

11 comentarios

  • Responder noviembre 11, 2013

    Raúl

    Ni me he dignado a verla. Me sorprende que tu lo hayas hecho, la verdad. Así que poco que comentar en este asunto..

    Por cierto, además de Urbizu y el casi retirado Erice, no te parecen Guerín y Rosales los maestros actuales del cine español? Añadirías alguno más a esta lista? Podrías decirme tu película favorita de cada uno, por favor?

    Un saludo.

    • Responder noviembre 12, 2013

      Adrián Massanet

      Tanto como maestros actuales… Sus propuestas son tremendamente estimulantes, claro que sí.

      ¿Mi película favorita de todos los directores nombrados? Madre mía… Un poco tarde para ponerme a hacer listas. Sorry, quizá otro día.

      Saludos.

  • Responder noviembre 11, 2013

    Nada y poco más

    Por curiosidad, como directores no mencionados, ¿qué dirias de Sánchez Arévalo o Alberto Rodriguez?
    Sobre todo del primero que a mí, particularmente, ha conseguido sorprenderme.

    Luego además, has mencionado al Trueba mayor, al menos agraciado, pero, ¿qué te parece el hermano y su Madrid 1987?

    Un saludo.

    • Responder noviembre 12, 2013

      Adrián Massanet

      Sí, Sánchez Arévalo es majo, sin llegar a enamorarme. Alberto Rodríguez tiene fuerza y sordidez, pero siempre le falta algo. David Trueba me aburre.

  • Responder noviembre 11, 2013

    Ivan Bonet

    El mejor reflejo del cine visto como negocio lo vi en esta bazofia de película, con ese anuncio metido con calzador al final de todo (SPOILER El tipo que les espera para llevarles al avión)FINdeSPOILER, puesto allí para intentar aprovechar el pánico y dudas que haya podido sentir el espectador durante la película.

    ¿Qué quiero visitar un país extranjero y tengo miedo de que pase algo? Ahí estarán los de la aseguradora, con un avión que podría transportar 200 heridos, sólo para llevar una sola familia. Vergonzoso y asqueroso. El momento y la película en general.

    Por cierto, hablando de cine español, el otro día vi “Todos queremos lo mejor para ella”, de Mar Coll. Una película madura y realizada con inteligencia. Muy recomendable. Y la directora apunta alto.

    Saludos.

    • Responder noviembre 12, 2013

      Adrián Massanet

      Desconozco a Mar Coll, con sinceridad.

      ‘Lo imposible’ es vergonzosa, sí.

  • Responder noviembre 12, 2013

    Jorge Moreno

    Ciertamente, me atraía el reparto (sobre todo Ewan McGregor) pero al ver el trailer sospeché que era lo que ahora apunta el amigo Masssanet: “un espectáculo lacrimógeno y sensiblero sobre una tragedia”; algo que, por otra parte, hace frecuentemente el cine americano, y que parece querer imitar -malamente- nuestro cine ¡la taquilla, ay, taquilla, cuánta basura se hace en tu nombre! Un artículo tan duro como real. Atentamente, Jorge Moreno

    • Responder noviembre 13, 2013

      Adrián Massanet

      Ja, ja, ja. Es que el dinero es muy suculento. Pero hay que tener dignidad al menos.

      Abrazo afectuoso.

  • Responder noviembre 13, 2013

    predicador

    ‘You are watching Avatar at Telecinco’ Hasta el director de la película más taquillera de la historia está metido en el ajo. No way…

    • Responder noviembre 13, 2013

      Adrián Massanet

      No entiendo el comentario…

      ¿Cameron ha hecho un clip para Telecinco? ¿Dónde está el crimen?

  • […] actores famosos para hacer la gracia, y serán una puta mierda paternalista, aunque no los dirija Juan Antonio Bayona. En los americanos igual llaman a un genio del cine al que no le apetece quedarse en su casa […]

¡Anímate a decirnos que opinas!