El extraño caso de Ridley Scott

0 Shares 0 Shares ×

…………Debo empezar esta nueva columna entonando un ‘mea culpa’. No he visto la última película del famosísimo, venerado, Ridley Scott, aunque esa era precisamente mi intención, para comentar, al igual que hice con el último Batman de Christopher Nolan, una de las películas más esperadas de este verano, Prometheus (2012). Pero aunque he estado a punto de pagar la entrada tres tardes casi consecutivas, finalmente me he resistido a hacerlo. No por el dinero, ni por una ventolera, sino porque, en el último momento, me he dado cuenta de que lo último que me apetecía era ver una nueva película de este británico de setenta y cuatro años. Creo, sinceramente, que la labor de la crítica no es verlo absolutamente todo, en un afán de exhaustividad que puede provocar catalepsia, sino ejercer el sublime acto de seleccionar, en la medida de lo posible, pues la necesaria curiosidad de alguien a quien interese el arte o la cultura no debe obligarle a conocer obras que no le interesan, del mismo modo que a un chef distinguido no le hace falta probar un plato de arroz precocinado para sospechar que la experiencia va a ser poco placentera. Quizá se equivoque y esté a punto de perderse una ‘delicatessen’ a descubrir, pero en su ánimo no va a caber el arrepentimiento.
…………Ya se han publicado muchas críticas sobre Prometheus, la mayoría de ellas destrozando una película acerca de la cual muchos que no somos fanáticos no teníamos muchas esperanzas. ¿Para qué perder el tiempo viéndola y, peor aún, escribiendo sobre ella? En lugar de eso, y aún a riesgo de que se me ataque por desidia o impertinencia, es mucho más divertido e imperioso volver a constatar (¡una vez más!), aunque sea a través de la negativa reacción de sus seguidores irredentos, que lo de este director es un extraño, extrañísimo caso de fama y prestigio, que no se puede explicar más que por esos sucesos mágicos que tienen que ver con la pereza intelectual. No creo que sea algo de poca importancia. Estamos hablando de uno de los cineastas a los que el espectador medio siempre nombra entre los mejores, los más grandes vivos. Pero, observando con sosiego su filmografía, está bastante claro para algunos que ni es ese gran director que tanto promulgan, ni mucho menos un genio. Causa vergüenza ajena que, mientras otros cineastas de mucho mayor fuste y de una aportación que sí va a trascender a la posteridad son ninguneados por el vulgo necio, esa cinefilia española que siempre se siente a gusto con la mediocridad, Sir Ridley Scott, sin dejar de sumar a su trayectoria títulos olvidables, se mantiene impertérrito en el Olimpo cinematográfico. ¡Hasta los que atacan sin piedad su última película le conceden al director un perdón mesiánico por no haber escrito él ese desastroso guión! Ignoran, quizá, que un director, aunque no sea responsable del libreto, sí lo es, estéticamente, de hasta la última línea de diálogo, y del más mínimo detalle de coherencia interna y de construcción dramática.
…………Porque para eso es el director…
…………El temprano culto que despertó su debut, Los duelistas (1977), significó una de las primeras muestras de la actual tendencia cultural, que adolece de encumbrar demasiado rápido a nuevos cineastas. Más aún para una película preciosista, en el peor sentido de la expresión, tremendamente conservadora en lo estético, de las primeras en adentrarse en un postmodernismo visual que prima la tecnología fotográfica, los trucos de luces y sombras sin una aplicación narrativa ni emocional. Básicamente, una declaración de intenciones de un cineasta vacío. Una soberana idiotez de película, que miraba de reojo a Kubrick y que se armaba con herramientas propias de los ‘spots’ televisivos que este cineasta había colaborado a fraguar. Que terminase dirigiendo un proyecto de la envergadura de Alien (1979) fue algo circunstancial. Era un férreo guion de Dan O’Bannon, convenientemente fortalecido por las aportaciones de Walter Hill y David Giler, y Scott aceptó dirigirla. Pero los diseños de la nave fueron de gente tan genial como Moebius, y los del mundo alienígena, del inclasificable Giger. Con este equipo sensacional, se puede dudar de la autoría conceptual de Scott, aunque hay que concederle un dominio de la atmósfera y del ritmo que nunca más, en ninguna película futura, volvería a demostrar.
…………Quiero dejar algo claro: aunque un director, tal como ya he afirmado, es el responsable final de toda la película, conviene no olvidar que, cuando otras personalidades artísticas dejan una huella tan grande en el resultado final, es lícito dudar, precisamente, de que el director sea el creador absoluto de otros aspectos que no sean la dirección de actores, el ritmo y la atmósfera. Más aún cuando en su posterior filmografía esa autoría plástica y conceptual no posee ninguna constante y la mirada de ese director carece de un verdadero mundo propio.
…………Pero da lo mismo, porque entre Alien y Blade Runner (1982), que fue un sonoro fracaso, a mi juicio completamente merecido, estaba inoculada la semilla en la conciencia colectiva de que este hombre era un genio en las mismas esferas que Stroheim, Ford, Hitchcock o Peckinpah. Al desastre de Legend (1985) siguió la indefinición, astuta, pero vacía, de La sombra del testigo (1987), de Black Rain (1989), de 1492: la conquista del paraíso (1992). Tuvo un buen guion en sus manos, por fin, aunque demasiado tendencioso en su feminismo, con Thelma y Louise (1991), pero cayó definitivamente en lo abominable con Tormenta blanca (1996) o La teniente O’Neill (1997). La respuesta de sus seguidores era siempre la misma: “Este hombre ha dirigido Alien y Blade Runner”, como si fueran obras de arte comparables a la trilogía de El Padrino. Muchos otros han sido lapidados por pecados menores. Regresó al éxito de taquilla con Gladiator (2000), un mediocre filme de aventuras (aunque con un Russell Crowe superlativo) increíblemente sobrevalorado, y a partir de ella no ha dejado de trabajar. Todas ellas películas olvidables, sin nada que destacar. Algo reconocido hasta por sus seguidores. Pero seguimos con la misma cantinela: “Joder, este hombre ha dirigido Alien y Blade Runner”.
…………La buena película de terror que es Alien, y la aburrida y autocomplaciente, aunque con buenas ideas y un gran diseño de producción, que es Blade Runner, no justifican, ni por asomo, tanta ceguera. Este hombre de rostro imperturbable y ceja siempre cosida con pespunte no puede ni compararse con Francis Ford Coppola, Zhang Yimou, James Cameron, Roman Polanski, Paul Thomas Anderson, Bertrand Tavernier, Terrence Malick, Lars von Trier, Michael Haneke… Ni siquiera puede compararse a gente como Enrique Urbizu. Pero así estamos. ¿Hasta cuándo la ceguera? A nadie le ha gustado Prometheus. Los que han acudido al cine a verla han abominado de ella, y sólo fueron por el morbo de ser una precuela de Alien. Aunque, según el director, no es una precuela. ¡Claro que no! La nave alienígena que surge del suelo es la misma de la de la película de 1979. Los diseños de la Prometheus poseen reminiscencias de la Nostromo. Hay un nuevo androide. Hay diseños de Giger. Los créditos son muy parecidos. ¿Qué tipo de broma es esta? Ya nos tocaron los huevos los hermanos Coen cuando dijeron que su Valor de ley (2011) no era un ‘remake’ del original. ¡Ni siquiera era un ‘western’, afirmaron! ¿A alguien le sorprende mi profundo aburrimiento del cine ‘mainstream’ actual? Prefiero refugiarme en documentales, series, videoarte y videojuegos. Al menos, no me toman por imbécil.

Adrián Massanet

Agitador del diario, anarquista, insurrecto, subversivo y aprendiz de bohemio. Puedes leerme en Twitter si acepto tu petición.

22 comentarios

  • Responder agosto 16, 2012

    Emilio

    Recuerdo que compré el DVD de ‘Blade Runner’ con una expectación brutal, parecida a la que tuve cuando reproducí en mi televisión esa pretenciosa y desastrosa ‘La fuente de la vida’ (en el momento en el que situaban a Aronofsky como un maestro del cinematógrafo). Y sin embargo no me encontré con la sensacional cinta que comentaban muchos de mis colegas cinéfilos (esos que suelen balbucear siempre sobre las mismas películas: Snatch, Lock&Stock, Pulp Fiction y El Caso Slevin). Como comentas tiene un diseño de producción asombroso, tal y como lo tiene Alien, y es importante que lo remarques porque muy habitualmente los grandes directores se rodean de grandes artesanos para firmar películas que sin ellos no tendrían ni la mitad de sentido o repercusión que tienen actualmente. ¿Qué sería de Scorsese sin los montajes de Thelma Schoonmaker?

    Aun así creo que deberías verla, Adri, yo no veo tantas pegas como apunta la mayoría. Creo que el guion de Lindelof propone ideas interesantes, que el diseño de vestuario es genial y que Noomi Rapace y Michael Fassbender sorprenden lo suficiente como para darles una oportunidad en una sala de cine.

    En fin, poco más que añadir, un bratzo!

  • Responder agosto 16, 2012

    I.

    Un artículo con el que no estoy de acuerdo al 100% pero que deja ideas interesantes y argumentos a los que es difícil quitar razón, porque lo cierto es que a banda de estas dos películas, no me parece que Scott brille especialmente. Aún así yo debo decir que no había sometido a tal análisis la carrera de Scott (y tampoco he visto todas sus películas, pues algunas me llaman bien poco debo añadir), pero por lo general sí que me parece un buen director, no creo que sea mediocre pero estoy contigo en que hay que desmitificar y ese encumbramiento no es justo. Y menos justo es cuando rescatas esos nombres de directores (bueno, casi todos pues hay un par que me chirrían más alguno que ni conocía…) que también me parecen muchísimo más interesantes, y creo que han aportado y aportan más al cine, en ese sentido son más estimulantes.

    Yo he pecado de ser ese tipo de espectador que ha hablado de Scott como uno de los mejores, y tampoco sé muy bien por qué pues si repaso mentalmente su filmografía no se acerca a ser uno de mis favoritos. Supongo que podríamos llegar a lo que bien comentas de “…pero es el director de Alien y Blad Runner” ;P

    Saludos.

  • Responder agosto 16, 2012

    Raúl

    Joder Adrián, la verdad que esto de una entrada a la semana me sabe a poco.
    Yo tampoco me he molestado en ver Prometheus, hace tiempo que perdí la fé en este hombre, y lo que de verdad me deja mal sabor de boca, es que creo que tiene talento (en algún lado), y no solo para la fotografía, pero bueno, a lo mejor simplemente tuvo el perro de su vida con Alien, y lleva 30 años tomándonos el pelo (a unos más que a otros). Por cierto, que ganas de que salga The Master del genial Anderson. Un saludo tío, sigue así.

  • Responder agosto 16, 2012

    Paulus

    Te has olvidado mencionar el filme con el que Scott consagró su carrera: “Black Hawk Down” (erróneamente traducida al español como “Black Hawk Derribado”, quien sabe por qué razón).

    Bromas a parte (esta vez te he leído sin escuchar a Pitbull), yo he encontrado varias personas que casualmente rechazan (a día de hoy) ver películas como “El Padrino” porque creen que la sobre-expectación que culturalmente se ha creado entorno a la película, va a hacer que o no les guste o les desilusione. Sí. Yo lo veo una gilipollez por el hecho de no enfrentarte a “algo así”. Quizá críticas como esta inducen a ciertas personas a ver a Scott (y a incluso que les guste).

  • Responder agosto 16, 2012

    Javier

    No estoy de acuerdo con esta crítica, creo que es muy injusta. Me parece notar que tú fuiste un gran admirador de Alien y de Blade Runner y que esperabas grandes cosas de Ridley Scott y luego te llevaste una patada en la boca… Dices que Ridley Scott es un director sobrevalorado, yo no lo veo así aunque es verdad que será recordado por las dos películas mencionadas anteriormente y que a partir de ahí no supo dirigir otras películas con tanto estilo. Scott ha estado tres veces nominado al Oscar como mejor director y no ha conseguido ninguno, no creo que sea un director sobrevalorado, todavía no he conocido a nadie que considere a Scott como uno de los mejores directores de la historia y tampoco a nadie que compare las películas de Alien o Blade Runner con la trilogía del Padrino de Coppola, es como comparar el tocino con la velocidad, no tiene sentido… Como comparar dos obras de arte de la ciencia ficción con una película que trata de la mafia y sus problemas, es que no tiene sentido esa comparación… Para mí y seguro que para todos: Alien, Blade Runner y la trilogía del Padrino son obras de arte y estas no se pueden comparar entre sí, para gustos los colores. Luego también comparas a Scott con otros directores, solo te faltaba compararlo con Kubrick, Billy Wilder y Hitchcock para así poder demostrar más fácilmente que Scott es un mal director… Aún encima veo que lo comparas con James Cameron cosa que sinceramente no lo entiendo porque si te parece Scott mal director o sobrevalorado, Csmeron te debería parecer una bazofia, no hay director de la historia del cine más sobrevalorado que éste, con sus películas de Titanic y Avatar, además le quitas las dos películas de Terminator y se queda en nada, así que lo dicho, esta comparación no tiene sentido ni lógica, decir que James Cameron es mejor que Scott es para flipar… Desde luego con todos los directores que has comparado a Scott, Cameron era el único con el que se podía comparar pero no para decir que Cameron es mejor… Scott hizo dos obras de arte y luego ha ido dando tumbos si hacer nada comparable pero aún así nos ha dejado con algunos trabajillos que me parecen muy buenos como Gladiator, Thelma y Louise, American Ganster o Black Hawk derribado, estas últimas no son obras de arte ni películas de culto pero estoy seguro de que las habéis visto y os dejaron un buen sabor de boca.
    Scott no será el mejor director del mundo pero nos dejo dos obras de arte para la historia además de otros trabajos bastantes decentes. Esperar de un director que haga todas sus películas buenas o de gran calidad es muy injusto, comparar sus películas con una obra de arte como El Padrin es muy injusto, compararlo con otros directores sabiendo que son mejores y cagarla diciendo que James Cameron es mejor, es muy injusto y criticar una película sin haberla visto aunque todos sepamos que es una película decepcionante, es muy injusto.
    Scott dejo dos perlas y luego se paso al cine comercial, aún así viendo el panorama del cine actual no me parece un mal director y yo no conozco a nadie que lo idolatre por haber hecho dos cosas bien así que esa ceguera de la que hablas no la entiendo muy bien, se le reconoce su labor por dos buenas películas y punto.
    He escrito el comentario sin leerme la crítica seguro que así acierto.
    Saludos!

    • Responder agosto 16, 2012

      Guille404GF

      Cita de tu comentario:
      “Scott no será el mejor director del mundo pero nos dejo dos obras de arte para la historia además de otros trabajos bastantes decentes. Esperar de un director que haga todas sus películas buenas o de gran calidad es muy injusto, comparar sus películas con una obra de arte como El Padrin es muy injusto, compararlo con otros directores sabiendo que son mejores y cagarla diciendo que James Cameron es mejor, es muy injusto y criticar una película sin haberla visto aunque todos sepamos que es una película decepcionante, es muy injusto”

      Yo añadiría que criticar a Adrián por considerar a James Cameron un mejor director que Ridley Scott, es muy injusto. Mucho más si piensas que ha sido una idea feliz, cuando es algo que le he visto defender en sus numerosos escritos con gran cantidad de argumentos. Claro que muy pocos aprovechan sus conocimientos de cine, como sí creo que aquí se hace, para no tragarse todo tal cual viene, es decir, para tener un criterio propio (y bien formado).

  • Responder agosto 16, 2012

    Felipe

    Me cuesta pensar (y mucho) que algún cinéfilo pueda pensar que Scott es un buen director de cine. Sólo hay que observar cualquier lista que pulula por la red. Si con 2 o 3 películas notables uno ya es un grande, el cine debe ser el arte con mayor número de colosos. En fin que: Griffin, Chaplin, Keaton, Murnau, Lang, Capra, Ford, Hawks, Stroheim, Wyler, Hitchcock, Welles, Wilder, Kazan, Altman, Ozu, Naruse, Kurosawa, Mizoguchi, Becker, Renoir, Rohmer, Truffaut, Cassavetes, Buñuel, Berlanga, Bergman, Leone, Penn, Lumet, Antonioni, Rossen, Fellini, Minelli, Kubrick, Mann, Bresson, Sirk, Ophüls, Rossellini, Lean, Preminger, Tourneur, Lubitsch, Fassbinder… acaban de revolverse bajo sus tumbas. Ojo, no considero a todos como grandes maestros, pero ninguno es inferior a Scott. Lo de cineastas vivos lo dejamos para otra entrada ;)

    Consideraba este post como absurdo por su grado de utilidad, hasta que leyendo ciertos comentarios se da uno cuenta que urge esta serie de escritos para desmitificar a dicha figura. Nunca me lo habría imaginado.

    Por cierto, la labor de un crítico no es ver toda película estrenada, ya que es una labor imposible de realizar. Otra cosa es el estilo Boyero de no ver una película y despreciarla cómo has hecho.

    • Responder agosto 17, 2012

      Josef Bretones

      Lo que le ocurre al cine, creo yo, es que es un arte muy joven nacido en la era de la sobrecomunicación. La pintura, la escultura, la literatura, la música, la arquitectura, llevan miles de años entre nosotros. Son cincuenta veces más viejas que el cine, que es un arte en pañales. Pero en la era de la publicidad y la sobrecomunicación, como decía, hay una necesidad constante de encumbrar y de nombrar ‘obras de arte’ para que puedan vivir de ellas todos los que quieren vivir de ellas.

      • agosto 17, 2012

        I.

        Buenísima reflexión.

  • Responder agosto 17, 2012

    Ainara

    Me invitaron al cine el domingo pasado…el plan…Prometheus! puff pensé, ¡Qué perezón! pero todo el mundo esperaba el estreno ansiosamente y era eso o pasar la tarde con la familia así que..Prometheus it is!
    Allá voy con mis gafas 3D y ¡horror! peli lenta donde las haya, tediosa, previsible hasta decir basta.
    No diré que es el dinero peor gastado en una taquilla en lo que va de año porque no pagué la entrada, pero fue tan aburrida que os juro que había un tipo detrás de mí roncando.
    Frikis del mundo, no me importa lo que digais, esta peli es una castaña como la copa de un pino.He dicho

  • […] » noticia original […]

  • Responder agosto 21, 2012

    pablo

    No existe entrada tuya en la que no sueltes una pullita contra España y los españoles. Criticas precisamente lo que eres, un paleto ignorante acomplejado.
    Si tan poco te gusta España lárgate, llorar desde un ordenador y pensar que fuera atan los perros con longanizas es muy pero que muy lamentable.
    Y te creerás Reverte y todo

    • César Noragueda
      Responder agosto 21, 2012

      César Noragueda

      Lo lamentable es sugerir que uno sólo puede hablar de su propio país o vivir en él si se dedica a ensalzarlo, como si en este momento hubiese mucho que ensalzar; eso sí que es lamentable.
      De ensalzadores están llenas las repúblicas bananeras.
      Si está usted dispuesto a rebatir la afirmación de que la cinefilia española se siente a gusto con la mediocridad, hágalo; a no ser que no sea capaz y prefiera dedicarse a cargar contra quien argumenta o afirma y no contra sus argumentos o afirmaciones, un procedimiento típico de, sí, ¡vaya!, un paleto.

  • Responder agosto 21, 2012

    Flanagan

    Coño Massanet, el 3º post y ya pasas del personal? Pero si hasta tienes tu 1º insulto y todo! Esto hay que celebrarlo, con una entrada sobre Kubrick o algo, no sé, a ti se te da bien eso de joder. Y bueno, sobre Prometheus, lo último que hizo Tony scott antes de ir a ese puente fue ver la jodida película. No digo más. Vamos fiera!

    • Responder agosto 21, 2012

      Adrián Massanet

      No paso de nadie. No había visto los insultos. Pero estoy tan acostumbrado a ellos que no presto atención cuando la gente se pone a despotricar.

  • […] Audiovisual. Sobre todo a raíz de un comentario absolutamente demencial que me han dejado en La Columnata, comentario en el que un tal Pablo soltaba sandeces tales como que yo creo que fuera de este país […]

  • Responder septiembre 28, 2012

    MisterioMuerto

    Joder, pues ahora me he quedado con las ganas de saber lo que opinas sobre Prometheus.

  • […] Están y se les espera, como a Ridley Scott en el cine… Bueno, me parece que me he equivocado de ejemplo. En cada disco nuevo, Madness proclama: “Estamos aquí, hemos cambiado, pero seguimos teniendo el […]

  • Responder enero 6, 2014

    Cinefilo

    Me gustan unas cuantas peliculas del señor Scott. Su artículo me parece penoso. Cuando veo o leo algo como lo que ha escrito, se ve claramente por donde va. Hay fanáticos de Ridley Scott, y hay, digamos “antiridleyscott”. Se ve que usted esta en este ultimo grupo claramente. No ha dicho nada bueno, y eso canta mucho. No sera el dios que muchos dicen, pero tampoco es un petardo como dice en su artículo.

  • […] de la adoración de gran parte de la cinefilia internacional hacia directores como, por ejemplo, Ridley Scott, Alejandro Amenábar o los hermanos Wachowski, por poner sobre la mesa tres nombres dispares, y a […]

  • […] Ridley Scott dirigiera en los inicios de su carrera Alien y Blade Runner (1982), ha disfrutado de un reconocimiento y una aureola de genio que jamás he compartido con sus seguidores acérrimos, que se cuentan por legiones. Su primera película, Los duelistas […]

  • […] leo en muchos medios acerca de la mujer en el cine de Ridley Scott, me dan ganas de vomitar. ¿Y la mujer en el cine de Von Trier? Ninguna directora creó jamás […]

¡Anímate a decirnos que opinas!