¡Cómo les odio!

0 Shares 0 Shares ×

…………No se puede odiar profundamente si antes no se ama. Y probablemente no se puede amar tanto a algo que antes nunca llegaste a odiar con todas tus fuerzas. Puede que el amor y el odio sean la misma, inextricable cosa. Así que a lo mejor no es odio de lo que voy a hablar. Simplemente desprecio, asco, repugnancia, animadversión. Aunque, leyendo de nuevo el título de este artículo, lo cierto es que suena muy bien. Y la frase posee una cierta simetría: el cómo y el odio riman estupendamente y otorgan mayor fuerza a la idea. Así que, sí, odio, grima, aborrecimiento, execración, ojeriza a todos esos directores, y también actores, o guionistas, o directores de fotografía, músicos y hasta montadores y productores, la mayoría norteamericanos, que ganan exorbitantes sumas de dinero por su trabajo, y viven en la cima del mundo, y no se atreven a arriesgarse prácticamente nunca, o nunca, mientras cientos de millones de personas viven con mucho menos que ellos pero van una y otra vez a ver sus aburridas películas, y mientras hay también directores, actores y creadores de toda condición que sobreviven como pueden, sometidos a menudo por regímenes políticos dictatoriales, y que arriesgan cien mil veces más que ellos en las insondables formas del cine.
…………Vamos por partes, que diría Jack, el Destripador, y analicemos a fondo la cuestión aportando datos, que requeriría Sherlock Holmes.
…………El asunto es tan sangrante que me sorprende que mucha gente no lo diga o no lo escriba con mayor vehemencia y en más lugares. Un actor de una serie dramática estadounidense, ya sea de una cadena por cable o una generalista, que se prolongue por varias temporadas y obtenga un público bastante masivo, gana suficiente dinero como para asegurarse vivir cómodamente por el resto de su vida. Imaginemos, pues, el poder y los recursos económicos que puede llegar a amasar un director estrella, aunque sean difíciles de imaginar. La industria del entretenimiento audiovisual estadounidense ha logrado colonizar las pantallas y los intereses de todo el mundo occidental y parte del oriental, se ha establecido como la más poderosa y la mejor estructurada, y sus beneficios son enormes. Sus series y películas se venden en todo el mundo y son vistas por cientos de millones de personas. Por contra, en España, y por poner un ejemplo humillante, directores y actores son como supervivientes de un perenne holocausto cultural. Hacen lo que pueden cuando pueden, y son muy pocos los que pueden vivir de su esfuerzo creativo. Así es también en muchos otros países europeos, asiáticos o del Medio Oriente, como lo es en la mayor parte de Sudamérica. Y, sin embargo, la mayoría de las veces, los que más arriesgan son los que menos tienen y los que pueden terminar con veinte latigazos y veinte años en prisión. O el exilio. O la ruina.
…………Cuando el ínclito Tim Burton acepta participar en el proyecto que en principio iba a recuperar la imagen de Superman en el cine, se le pagan más de cinco millones de dólares (de los años noventa…) sin haber firmado por dirigir la futura película, cosa que al final no hizo. ¿Puede algún lector calcular sus ganancias, no solamente por su sueldo como director o productor, sino también por los beneficios en taquilla de todos sus éxitos, que no son pocos? ¿Por qué, finalmente, este director, dueño de un gran talento que ahora parece apagarse para no resurgir jamás, solamente ha dirigido una obra magistral e impecedera, Ed Wood (1994) y varias películas pésimas? ¿Realmente le interesa su misión de director de cine o simplemente es un mercenario que quiere ganar más dinero aún? Se puede imaginar el lector lo que puedo responder a esa pregunta. Hay casos, como los de Steven Spielberg o Christopher Nolan, todavía peores. Son multimillonarios. Poseen varias casas, productoras, financian series de televisión y quién sabe cuántas cosas más. Tienen asegurada, no solamente su existencia, sino también sus lujos. ¿Arriesgan? ¿Cambian las cosas? ¿Indagan en nuevas formas narrativas, técnicas? En contadísimas ocasiones. Ed Wood no dio un duro en taquilla, pero es arte cinematográfico. Su director se vendió demasiadas veces a los designios de público y financieras de cine, y ahora, como Darth Vader, ha caído en el lado oscuro y, como dijo el pequeñajo verde de rostro cansado, “para siempre dominará tu destino”.
…………En cuanto cedes y haces algo en lo que no crees, es muy difícil volver atrás. Si se hace muchas veces es casi imposible.
…………Resulta imposible que las comparaciones no sean odiosas (otra vez el odio) respecto a otros creadores. Sucede, de manera indefectible, que los más grandes son también los más valientes y los que lo pierden todo, o casi. ¿Cómo llamar artistas a esos directores nombrados, y a otros muchos creadores o actores multimillonarios, cuando algunos verdaderos artistas como Oscar Wilde o Boris Pasternak vivieron asfixiados por la ignominia, sufrieron acosos terribles por parte de sus contemporáneos, y todo por escribir aquello en lo que creían, y principalmente por ser y vivir como ellos creían que era correcto? ¿Puede un artista mostrar en su obra una forma de vida y luego vivir de una diferente? Yo creo que no. Y es justo lo que hace tanto director venerado. Para un verdadero artista —estoy convencido de ello—, vida y arte son inherentes, están vinculados, muchas veces trágicamente ligados. Para los creadores de formas es tan importante el tipo de cámara y el modo en que se utiliza como la línea de diálogo o la construcción del personaje. Un narrador no es sólo un contador de historias, tiene una misión moral, sobre todo consigo mismo. Satisfacer sus obsesiones y confesarse al mundo es mucho más importante que ganar enormes cantidades de dinero.
…………¿Alguien puede ver a Paul Thomas Anderson dejando la senda que él mismo se ha trazado y vendiéndose para obtener fama y fortuna? ¿Quién ha visto al mil veces maldito Francis Ford Coppola sorprenderse como un niño ante la pregunta de un periodista de si podría mantener sus sueños de un estudio propio por hacer la película que le salía del corazón, y no se ha emocionado y se ha enamorado de su coraje, de su sacrificio? ¿Saben que Tarkovski se largó de Rusia para no volver jamás y que no le dejaron llevarse a su familia con él pero al menos pudo hacer dos películas más, dos, en total libertad?, ¿que Zhang Yimou trabajó durante diez años en campos de arroz y que, después de licenciarse en la escuela de cine, fue prohibido por el aparato dictatorial chino y hasta amenazado de muerte? Mientras, otros que van de grandes artistas, viven una vida de ensueño y repiten hasta la náusea formas narrativas.
…………¡Cómo les odio!

Adrián Massanet

Agitador del diario, anarquista, insurrecto, subversivo y aprendiz de bohemio. Puedes leerme en Twitter si acepto tu petición.

51 comentarios

  • Responder septiembre 28, 2012

    Jorge Moreno

    Si señor, eso se llama poner el dedo en la llaga. Bravo. Desgraciadamente, el “gran público” se deja arrastrar por la maquinaria publicitaria y aumenta los beneficios de esos personajes descritos con justa crudeza por usted. En días pasados asistí al estreno de una interesante película rumana, “Martes,después de Navidad”, elogiada por la crítica, y grande sería mi sorpresa al constatar que solo habíamos tres espectadores en la sala. Increíble, pero cierto. Valiente artículo Massanet.
    Atentamente, Jorge Moreno

  • Responder septiembre 28, 2012

    Pedro

    Coppola es un tipo curioso. Sus tres últimas películas son tres extravagancias como copas de pino: Youth without youth, Tetro y Twixt. Nunca deja de experimentar cosas nuevas. Si fuera un director amateur, hasta las aplaudirían. Pero sorprende la indiferencia que han recibido por parte del público y la crítica.

  • Responder septiembre 28, 2012

    Santi Ramos

    Esos “creadores” de medio pelo a los que te refieres jamás van a intentar salirse de su guión, no van a indagar en nuevos horizontes porque saben lo que ofrecer para seguir en la picota, comercial y económicamente hablando. Pero, ¿la culpa es de ellos o de los que participan en su éxito?
    Han sabido hacer sonar la flauta y no van a sacrificar su bolsillo por hacer obras de cierto calado artístico, que sólo interesan a unos pocos. Claro, ‘Ed Wood’ fue un fracaso económico porque no es lo que el rebaño quiere, y Burton no va a volver a arriesgar su dinero con otro batacazo en taquilla, hará lo que demanda la mayoría, productos vacíos y sin alma alguna.
    Sí, lo has dicho muy bien, son odiosos.
    Saludos!!!

    • Responder septiembre 28, 2012

      Adrián Massanet

      Pero, en serio, que son gente que tiene la vida asegurada. Supermillonarios. No arriesgan su dinero. No pueden perder nada…

      • septiembre 28, 2012

        Santi Ramos

        Pensarán que pueden incrementar sus fortunas, o que pueden hacerse más poderosos dentro de la industria, o a saber qué. Es incomprensible, porque si ya lo tienen todo, y han demostrado a veces que tienen talento (volvemos al caso de ‘Ed Wood’),y como dices no tienen nada que perder, ¿qué les pasa?
        ¿Será que sus buenas obras fueron fruto de la casualidad y no son capaces de ofrecer más?

      • septiembre 28, 2012

        Adrián Massanet

        Será que son una panda de mercenarios sin escrúpulos.

  • Responder septiembre 28, 2012

    Víctor Fresno

    Acaba usted de traducir mi pensamiento al castellano, y no es la primera vez. Le confieso que llevo siguiéndole desde que leí, hace tiempo, una crítica suya a Blade Runner, y no quiero hacerle sentir incómodo pero reviso su blog varias veces por semana y devoro casi todo lo que escribe, en especial estos últimos meses.

    Siempre lamenté que no hubiera una caja de comentarios en su blog (conozco su opinión al respecto), pero ahora mucho me temo que me va a ver hasta en la sopa.

    Aunque no son pocas las veces en que no estoy para nada de acuerdo con usted, mayor es el número en que transforma mis sentimientos en palabras, y tiene usted una forma tan rabiosa y segura de escribir que hace difícil que un romántico como yo no quede enganchado.

    Y con esto acabo por hoy. Prometo no ser tan pesado de ahora en adelante y… Tómese esto como un resumen de muchas cosas que quise decirle (pero nunca pude) durante mucho tiempo.

    • Responder septiembre 29, 2012

      Adrián Massanet

      Hola, Víctor.

      Primero, muchas gracias por leerme. En cuanto a los comentarios de mi blog, como he dicho muchas veces, es mi cubil lobuno y ahí solamente escribo yo.

      Solamente es rabia, y ganas de que la gente me lea. Lo de la seguridad dejémoslo para otro día.

      No es usted pesado para nada. Gracias por sus palabras de ánimo.

  • Responder septiembre 28, 2012

    Javier Ramos

    Para mi el caso más sangrante es el de Spielberg. Este tío es capaz de rodar con verdadera maestría, pero cuando no le apetece, rueda cada espanto que es para matarlo. Pero claro cada película que estrena un verdadero éxito.
    Muy buen articulo. Muy en tu línea. Enhorabuena.

    • Responder septiembre 28, 2012

      Pedro

      Spielberg ha hecho muchas innovaciones en su cine. Otra cosa es que tenga un universo propio al que no puede evitar ser fiel, como todo creador. Y eso de que cada película que estrena es un éxito es falso. Ha tenido fracasos estrepitosos, antes (“1941″, “Hook”), y después (“Munich”), en este caso inmerecidamente.

      Recordemos que el mismo tipo que hizo E.T. (obra por otra parte extraordinaria), muestra en A.I. cómo unos robots son masacrados al ritmo heavy de Ministry.

      El mismo tipo que hizo Indiana Jones muestra en la Lista de Schindler como Amon Goeth dispara judíos al azar mientras se despereza.

      El mismo tipo que filmó “Tiburón” muestra cómo caen soldados como moscas en Normandía, o cómo la incomunicación hace que americanos y alemanes se maten unos a otros.

      En “Minority Report”, casi predijo el presente que vivimos hoy. Entre otras muchas, la secuencia en que Peter Stormare opera a Tom Cruise mientras grazna siniestramente como un pato y le recuerda cómo estuvo en la prisión gracias a él es estremecedora.

      Lo mismo que se dice hoy de él se dijo antes de John Ford y de Hitchcock. Directores que cuando renuevan, no son comprendidos y cuando son fieles a su propio universo creativo, son más bien incomprendidos.

      Lo que pasa es que es popular, y la envidia, ese pecado tan español, pesa mucho.

  • Responder septiembre 28, 2012

    Robert

    ¿Es posible hacer una gran película sin indagar nuevas formas narrativas o técnicas? ¿Es imposible hacer algo importante repitiendo esquemas? Lo que yo quiero saber es, ¿si Nolan o Spielberg hicieran en el futuro algo grande (aunque a ti te parezca imposible, supongámoslo) tú serías capaz de reconocerlo, tu odio te permitiría ver los éxitos?

    Tengo que decir que lo de las nuevas formas narrativas y técnicas no lo entiendo. ¿”Tiburón”, junto a otras, no cambió toda la historia del cine? ¿”Indiana Jones” no marca un antes y un después en el cine de aventuras? ¿”Memento”, aunque sea mínimamente, no es algo diferente? ¿”Batman” no sorprende en el cine de superhéroes? No digo que sean los grandes revolucionarios del cine, pero sobretodo Spielberg ha sido artífice de muchos cambios. Pero repito, no sé a que te refieres con nuevas formas narrativas y técnicas (reconozco mi ignorancia en este asunto).

    • Responder septiembre 29, 2012

      Adrián Massanet

      A lo que me refiero con nuevas formas narrativas, técnicas o estéticas es a… nuevas formas narrativas, técnicas o estéticas.

      • septiembre 29, 2012

        Pedro

        La típica respuesta educada y atenta que esperar de Massanet. Se refiere a los remakes, ¿no? xDDD

      • septiembre 29, 2012

        Adrián Massanet

        Hay que follar más, amigo/”amiga”. Y mejor.

      • septiembre 29, 2012

        Pedro

        ¿Eso es todo lo que se le ocurre? A lo mejor ese es precisamente su problema, porque si no, no se entiende tanto odio e intolerancia, “buddy”.

      • septiembre 29, 2012

        Adrián Massanet

        Puff, madre mía. Me siento retado, intimidado. Esto que me dice Pedro me pone nerviosísimo.

        Si tanto odio e intolerancia ve en mis textos, nadie le obliga a leerme, caballero. Menos aún a dejar comentarios en los que exige eso que usted ni sabe ni comprende lo que es: respeto.

        Comentarios como el suyo (por cierto, ser un comentarista quejumbroso ya pasó de moda, ejercite su ironía, buen hombre, o dedíquese a otra cosa) no merecen de mí más que las respuestas que le dedico.

        Con textos tan abyectos como el mío usted tendrá mejores cosas que hacer que venir a exhibirse. Como una de ellas puede ser follar, le animo a que lo intente más y mejor. Si puede.

        Atentamente.

      • septiembre 29, 2012

        Pedro

        Ser un posteador llorica, amargado y trollero también pasó de moda. El argumento de que “folle usted más” sorprende por su vulgaridad tópica extrema. Si no le gusta que le falten al respeto, respete usted a los que no le dan la razón. Use mejores argumentos, hombre, tenga la dignidad de responder a Robert como se merece, ya que a mí no, que por lo demás me importa tres mierdas. Lo que pasa es que no sabe argumentar, y cuando le llevan la contraria, pasa a la ofensa.

      • septiembre 29, 2012

        Adrián Massanet

        Definitivamente, es amor…

        Ahora mismo me fustigo, guardián de los lectores. Mientras, le pediré al dire que cree un nuevo puesto en el diario: el defensor de los comentarios. Mientras tanto no vuelva a comentarme, me aburre.

        Yo no uso argumentos cuando no quiero, es la bondad de escribir desde mis convicciones. Escribo cuando quiero y como quiero. Créame que sus atenciones para conmigo no van a cambiar ni un ápice mi personalidad.

        Hale, a otra cosa, que llueve.

      • César Noragueda
        septiembre 29, 2012

        César Noragueda

        ¿Pedro de Defensor de los Comentarios? Eso sería como poner a Carpanta a vigilar un pollo asado para que nadie se lo coma.

      • septiembre 29, 2012

        Pedro

        “No quiero” y no puedo. Es la frase que lo define todo. En serio, responda a Martin con un poco de respeto. Me emociona saber que es amor correspondido xDDDD Y sí, llueve mucho, así que me apetece trollearle.

      • septiembre 29, 2012

        Adrián Massanet

        ¡Hale, ya pasó! Arrruuuu, arrrruuuuu…

      • septiembre 29, 2012

        Pedro

        Quiero de esa droga que toma usted xDD

      • septiembre 30, 2012

        Robert

        Ah, joder, ahora sí. Gracias por su respuesta, ya lo tengo todo claro.

  • Responder septiembre 28, 2012

    MisterioMuerto

    Cuando vendes tu alma al diablo, ya no tienes alma. Recuperarla cuesta la vida.
    Existe una película muy interesante que habla sobre esto, El fantasma del paraíso de Brian de Palma. Tiene como telón de fondo la música, pero bien podría ser cualquier otro arte industrializado, condenado.

  • Responder septiembre 28, 2012

    Ivan Bonet

    Yo me quedo con la frase de Nicholas Ray:
    “Hay que rodar siempre como si fuera la primera o la última vez”.

  • Responder septiembre 28, 2012

    Raúl

    Como siempre, este tipo de textos tuyos me dejan en un buen estado de reflexión. Por ahora, solo se me ocurre decir que serán demasiado viejos como para cambiar. Y si con tal con lo que hacen, les va bien, pues todavía mejor para ellos.
    Por cierto, no tiene nada que ver, pero como en tu blog no permites comentarios, pues.. Bueno, has escuchado “2112” de Rush? Es una de mis canciones favoritas, me parece una maravilla, y me gustaría saber que opinas de ella (me dio por escucharla hoy después de no sé cuanto tiempo). Un saludo, genial como siempre!

    • Responder septiembre 29, 2012

      Adrián Massanet

      Pues no la he escuchado. Ahora me pongo con ella. Gracias.

      • octubre 2, 2012

        Raúl

        ¿La oiste al final? Es larga de cojones, pero supuse que te gustaría, no solo por la excelente música, sino también por la historia que cuenta (en wikipedia está contada). Por cierto, deberías de hacer más de un artículo por semana, que como ya te dije, sabe a muy poco. Otro saludete!

  • Responder septiembre 28, 2012

    fernando sanchez

    Tengo tiempo leyendo tus entradas sea en blogdecine o tu blog, y de verdad admiro tu forma tan apasionada de escribir quisiera tener tu seguridad. Y por el tema que tocas hoy realmente la caida cultural estadounidense llegó al cine de la peor manera posible, invirtiendo solo en super proyectos muchas veces huecos y sin vida(lease transformers o battleship) e ignorando a los artistas verdaderos como shyalaman o P.T. Anderson, menos mal que para llenar el vacio aparecieron los iranies,rumanos y demas extranjeros, con la inmensa excepcion de la tv que en cuestion de series está en un nivel increible!

    • Responder septiembre 29, 2012

      Adrián Massanet

      Hola, Fernando Sánchez.

      De ‘Blog de Cine’ lo único interesante es lo mío, por desgracia para ellos, que les mandé al cuerno. No tengo seguridad, sólo vehemencia.

      ¡Muchas gracias por leerme!

  • Responder septiembre 29, 2012

    Martin

    Tranquilo Adrián, no los desprecies, solo has de cuenta, que no existen, y que viven en su propio mundo, exiliado de sus propios pensamientos, mientras la caja registradora suena en su cabeza.
    Es así, pero a mi personalmente, no los odio, me da igual, porque el espectador, en contadas ocasiones, no saben ni la coma del cine, y van con el mero proposito de entrenerse. Aqui que esos directores actuan de manera a satisfacer a esas personas, a lo mejor tienen talento, y lo han demostrado, ahi esta la money de pormedio, y bueno a mi no me afecta, disfruto de Nolan, de Steven y Burton (este ultimo se hundio mas profundo que el Titanic). Muy buen articulo, un saludo desde Paraguay. Y te repito no desprecies, solo no les hagas caso. Saludos.

    • Responder septiembre 29, 2012

      Adrián Massanet

      No les desprecio, me dan pena.

      • septiembre 29, 2012

        Pedro

        ¡No podrán dormir con eso! Jajaja…

      • septiembre 29, 2012

        Adrián Massanet

        ¿Por qué será que siempre tengo comentarios de usted? ¿Será obsesión, será amor, será alguna cosa rara?

        El sol ya nos ha abandonado dando paso al otoño. Se está muy bien tomando el fresco por la calle. Es un consejo.

      • septiembre 29, 2012

        Pedro

        No, es que siento una propensión irresistible a poner en su sitio a los que se creen superiores a los demás. Y suelo conseguirlo.

      • septiembre 29, 2012

        Adrián Massanet

        Que sí, hombre, seguro que lo consigue. Ya me siento más en mi sitio.

        Buena suerte consigo mismo.

      • septiembre 29, 2012

        Pedro

        Lo mismo le digo, llorón juntaletrillas xDDD

      • septiembre 30, 2012

        Martin

        Muchachos, creo que esto se esta pasando un poco de tono, siempre ay que respetar la idea de uno, y si Adrian escribe de esa manera, es por que lo siente así, y lo comprendo. Pedro, cada uno defendemos lo que creemos que es correcto, porque al fin y al cabo, nadie tiene la verdad absoluta y ni es dueña de ella, asi de facil. Yo respeto la postura de Adrian, y creo que me respondio bien, y si aveces de pasa un poco, no es por malagradecido, creo que porque el es así, el no es amargado, tampoco terco, ni temperamental, expresa sus ideas con intelectualidad, como si fuera que esta escribiendo un ensayo literario, es su estilo y aprendo mucho de el, como en otras cosas, no estoy de acuerdo con el, pero admiro como escribe, y eso es lo importante.
        Saludos, fuerza Adrian y Pedro.

      • septiembre 30, 2012

        Pedro

        Martin, tu comentario respetuoso me ha convencido. Ojalá algunos se dieran cuenta, como dices, de que “nadie tiene la verdad absoluta”. Pero no entraré más al trapo. Forza Martin.

  • Responder septiembre 29, 2012

    Vicente

    Esto es lo de siempre…pero no hay más que una. El público manda…la gente en general busca evadirse, pasar un buen rato de entretenimiento, nada más….es simple no???.

  • Responder septiembre 30, 2012

    Juan

    El problema, pienso yo, no son estos directores multimillonarios que no arriesgan, sino el público que es en realidad el que les encumbra. No serían nada si al final la gente no ve sus películas y sus series.

    Esta claro que en la condición humana se incluye la avaricia y la ambición. Si lo tienen fácil, ¿para qué arriesgar? Se hace lo mismo en cualquier otra disciplina: política, deporte, cualquier tipo de arte, los engendros televisivos, incluso la ciencia. El capitalismo se lo come todo. No hay lugar para los creadores.

    Mas educación, no hay otra salida.

    • Responder septiembre 30, 2012

      Adrián Massanet

      Efectivamente, Juan, el problema son los espectadores, que les dan pábulo para que sigan haciendo lo mismo una y otra vez.

      Un saludo.

    • Responder septiembre 30, 2012

      Martin

      Juan, ciertamente, el único culpable, es el espectador, aquel que solo quiere diversión, y nada más, que todo el día se pasa estresando, quien sabe porqué, y lo único que busca, es encontrar algo fácil que consumir, no creo que no haya lugar para los creados, solo que no les presta la debida atención para trascender, creo que pasa eso.
      Saludos Juan. Lastimosamente pasa eso que decís.

  • […] poner las comas y los adjetivos en su sitio. Quiero decir que, por ejemplo, algunos comentarios en La Columnata, o algunos intentos de crítica o lo que sea, me darían bastante igual, e incluso llegaría a […]

  • Responder octubre 1, 2012

    Tarr

    Estoy en parte de acuerdo con la “comodidad” en la que viven muchísimos (y algunos talentosos) directores, pero parece que quieres que ahora Spielberg invente un nuevo género, o una nueva estructura alejada del clásico “presentación, nudo, desenlace”.

  • Responder octubre 1, 2012

    Felipe

    El cine no ha superado la concepción del drama Aristótelico, salvo en lo experimental.

    El caso de Tim Burton es paradigmatico, nunca un cambio de década (siglo) tuvo consecuencias tan desastrosas.

  • Responder octubre 4, 2012

    Ander Benin

    Sería genial poder dar mi opinión de manera más extensa acerca de la lectura de tu “¡Cómo les odio!” Pero no puedo, sig. Como siempre me ha gustado y como siempre tocas temas que para mi se hacen más complejos en la realidad.
    Por ejemplo, hay posibilidades de que en según qué aspectos las tortas no caigan del lado de la mermelada:
    ¿Podemos asegurar que C. Nolan es conscinte en su modo de vida y pensar que lo que estás comentanto también va por él? Spielberg, ¿siente en su interiror que ha vendido su alma al diablo o en su cabeza cree intentar estar haciendo arte cuando rueda peliculas como Munich o En busca del arca perdida?
    Puede que tengas más razón que un santo y ellos de puertas para adentro no se tomen en serio el cine de manera más que consciente. Se me hace difícil calibrar todo esto debido a la gran cantidad de divergencia educativa y social, (hablo incluso de escalas, que las hay a casquiñote).
    No entiendo este mundo. Cuando veo ponzoñas como Prometeus o el despropósito de Dark Knight Rises se me hace más cuesta arriba aun y hago reflexiones casi tan sentidas como las tuyas. Luego me calmo e intento ser más comprensivo y observador… algunas veces lo logro.

    ¡A seguir leyéndote con chuzos o sin ellos!

  • Responder octubre 5, 2012

    MisterioMuerto

    Pues parece ser que el mejor Tim Burton ha vuelto con su nueva película, Frankenweenie. Habrá que verla…

  • Responder junio 2, 2014

    Core

    ¿A James Cameron no lo odias? Porque vamos, me parece un cineasta muchísimo más cercano a Spielberg y Burton que a Yimou, Anderson o Tarkovski. No sé como lo verás tú, si es que lo ves y me contestas…

¡Anímate a decirnos que opinas!