‘Las aventuras del capitán Alatriste': el horror, el horror…

0 Shares 0 Shares ×

Aitor Luna, Aura Garrido, Lucía Jiménez, Natasha Yarovenko, Gary Piquer

Una vez más, ha vuelto a suceder. Un canal de televisión español ha hecho el más ignominioso de los ridículos produciendo una serie de televisión. Y más ridículo va (vamos) a hacer cuando se proyecte en las televisiones de varios países de Europa, que al parecer tendrán la desgracia de programarla porque así lo reclama el acuerdo con una de las productoras que financia el engendro.

Después de que viéramos la muy floja, absurda y aburrida adaptación de Agustín Díaz-Yanes en 2006, muchos queríamos que por fin alguien adaptara de forma más o menos digna una de las sagas literarias más famosas de la literatura española de las últimas dos décadas. Algunos querían que así fuera porque aman las novelas. Otros, que no las amamos aunque nos parece que no están mal, creíamos que era una buena oportunidad para narrar, en formato audiovisual, los avatares y pormenores de la España del siglo XVII, el Madrid turbulento de espadachines, de la Inquisición, de los reyezuelos y validos ineptos, del pueblo español, y así, quizá, dar un buen empujón a la desamparada industria televisiva española, y a nuestra ficción en general, desde el punto de vista industrial. Además, detrás de las cámaras iba a estar nada menos que Enrique Urbizu, uno de los directores más interesantes de nuestro país.

Pero, una vez más, a la enésima oportunidad a una ficción española, nos damos de bruces con la cruda, la terrible realidad: el espanto de una industria dantesca que da luz verde a un guion vergonzante, a un diseño de producción espantoso, a un proyecto digno de individuos que no conocen el cine y que parecen colegiales aunque seguramente no lo sean. A un desastre de proporciones épicas que ha costado diez millones de euros y que lo más probable es que sea cancelado al tercer episodio. Porque todo es cuestión de mínimos.

Un mínimo sería un ‘casting’ quizá no perfecto pero sí inteligente, en el que los actores a lo mejor no clavan a sus personajes pero a los que mínimamente te crees. Un mínimo sería un guion digno, bien estructurado, que presentara bien a los personajes, que tuviera diálogos más o menos decentes, que contara una historia más o menos comprensible. Un mínimo sería un diseño de producción profesional y no esta basura. Mínimos, ya digo.

La primera secuencia importante, en la que Alatriste sirve de guardaespaldas a dos importantes señores (uno de ellos, al parecer, el mismísimo Rey de España) ya le pone a uno a temblar. La desastrosa iluminación, la muy errática puesta en escena de los secundarios y los personajes sin diálogo, la dirección artística absolutamente equivocada que pretende introducirnos en un burdel tan aséptico de hace cuatro siglos, la espantosa música ya avisan que lo que vamos a presenciar es un órdago contra el cine, contra la televisión, contra la narrativa.

¿En qué estaba pensando Urbizu cuando se dejó enredar en esto? Habiendo otorgado dignidad y belleza a un relato de Reverte en Cachito (1996), siendo colaborador del guion de La novena puerta (The Ninght Gate, 1999), de Polanski, que adaptaba la decente novela El club Dumas (Arturo Pérez-Reverte, 1993), y ahora que se ha ganado el respeto de la industria con su última, magistral película, puede que pensaran que era la persona idónea para ponerse detrás de las cámaras en los dos primeros capítulos de este engendro. Pero no le han dejado trabajar. O quizá no ha sabido llevar a buen puerto su misión, no lo sé. Pero todo me suena a que esto es una gran producción que se fue de las manos y en la que el bueno de Urbizu no ha pintado nada. Porque no me puedo creer que él quisiera o pidiera que esa espantosa música de sintetizador, propia de Lina Morgan, subrayase o negase lo que en rodaje intentaban armar. No me puedo creer que los actores (todos, hasta Aitor Luna) estén dirigidos de forma tan torpe, tan poco interesante, tan de cartón piedra (como los decorados y el vestuario) por un tipo que tan bien ha dirigido siempre hasta a los figurantes o los extras.

Es imperdonable que la historia sea tan confusa, tan absurda. Es un crimen que veamos un Madrid tan limpito, sin barro y sin mierda, y que todo parezca tan falso, tan poco creíble. Es una vergüenza que esta supuesta gran producción tenga planos tan cutres, una fotografía tan poco trabajada, un montaje tan dantesco.

Y, para terminar, la actitud del autor de la novela, el ínclito Pérez-Reverte, ha sido deplorable. Este individuo es un sinvergüenza. Primero dijo que estaba muy contento y muy ilusionado con lo que estaban haciendo. Luego, viéndola, que estaba bastante bien, salvo algunos detalles, como la documentación histórica (increíble). Y ahora empieza a protestar de ciertas presiones, dice que Telecinco no es la HBO, y cosas por el estilo. ¿Cómo un tipo que seguramente está forrado tiene la desvergüenza de decir esto? Y es que lo dice únicamente porque ha sacado de nuevo mucho dinero por esta adaptación y debía protegerla hasta que ya no hubiera más remedio de decir la jodida verdad. Más cobardía, y más servilismo al dinero, imposible.

Adrián Massanet

Agitador del diario, anarquista, insurrecto, subversivo y aprendiz de bohemio. Puedes leerme en Twitter si acepto tu petición.

4 comentarios

  • Responder enero 14, 2015

    Alex Elbal

    Hola,

    La puse exclusivamente porque Urbizu era el director. Con el primer plano, con esa fotografía, esos colorines y ese vestuario impoluto (sí, en el Madrid del siglo XVII, como tú bien dices), ya me empecé a incomodar. La seguí viendo y a la media hora estaba frito.

    Algún día saldrá alguna buena serie, sólo hay que esperar (a que se jubilen todos o se mueran, supongo).

    Un saludo,

  • Responder enero 14, 2015

    Raúl

    Yo aguanté 15 minutos del piloto. De verdad, mira que somos unos putos ingenuos, pensando que mierdacinco se dignaría a dejar a un cineasta de verdad hacer algo valioso. Ni rastro de Urbizu. El horror que decía Kurtz debía de ser esto.

    Esperemos que Enrique no tarde mucho en levantar algún proyecto de verdad. Quizá la pasta que ha sacado de esta mierda sea lo único salvable del engendro.

    En fin, saludos.

  • Responder enero 17, 2015

    Santi Ramos

    A mí también me ha decepcionado profundamente, sobre todo porque esperaba que el gran Urbizu hiciera algo bueno con las aventuras de Alatriste, que no están nada mal, por cierto. Sólo el inicio ya no auguraba nada bueno. Absolutamente nadie se imagina aquel Madrid oscuro y sucio como se escenifica en la serie, con esa pulcritud cromática y esos colorines de carnaval. Si se ha descuidado algo tan primordial, el resto ya nos lo podíamos esperar.
    Una pena…

  • Responder enero 18, 2015

    Víctor

    Cuando vi el tráiler de la serie empecé a temerme lo peor. Vistas las diferentes opiniones, y a falta de visualizar el contenido, no me equivocaba. Creo que paso.

    Suerte que para sumergirme en la historia tengo al Unity.

    Saludos!

¡Anímate a decirnos que opinas!