La creatividad, esa enemiga

6 Shares 6 Shares ×

…………Sí, la creatividad es una enemiga para los catedráticos que la consideran un sinónimo de mediocridad, para aquellos que piensan que si nos alejamos de los cánones establecidos es presumible que nos salga una bazofia, lo cual es tan probable como que obtengamos cara o cruz al lanzar una moneda sin trucos ni artimañas. ¿El problema es el estudiante que aprende la teoría y quiere aportar un valor adicional a sus evaluaciones académicas y hacerse el listillo? ¿O es que hay demasiados profesores acartonados a los que les falta experiencia o practicar una mayor amplitud mental? No estoy hablando de aprobados fáciles, no. Tampoco estoy hablando del profesor que te pide el resultado de la integral logarítmica ni la sintaxis de una oración compuesta. Sabemos que hay determinados ejercicios en que la creatividad es casi nula. Me refiero, por ejemplo, a ese proyecto de maqueta arquitectónica que se tiene que realizar con unos criterios, los cuales se acatan, y que cuando se quiere agregar alguna idea creativa se desestime porque, simple y llanamente, sólo tenías que cumplir con lo establecido. Es algo que se encuentra a menudo en las aulas; el sistema no está hecho para mentes curiosas o inquietas. La educación obligatoria, todo ese largo recorrido desde el parvulario hasta el bachillerato hace bastante mella en el asunto. Sobrevivir a ello y no aceptar a las mentes encorsetadas en la universidad y defender tus ideas se puede convertir en toda una proeza. Os recomiendo ver una conferencia de Kevin Robinson, Las escuelas matan la creatividad, realizada para la organización TED. Para él, la creatividad significa “poner la imaginación a trabajar o la imaginación aplicada”, y la define como “el proceso de tener nuevas ideas que sean valiosas”. Yo prefiero la definición de Jacob W. Getzels y Philip W. Jackson: “La creatividad es la habilidad de producir formas nuevas y reestructurar situaciones estereotipadas”. Es obvio que, si se ha avanzado en diversas materias, ha sido porque muchas mentes se cuestionaron los parámetros establecidos y generaron otros. En diseño, por ejemplo, ¿cuántos productos que usamos a diario no surgieron de la creatividad y el ingenio? Infinitos.
…………En mi caso, he tenido la oportunidad de estar en dos facultades totalmente distintas, de ingeniería y de periodismo. Defiendo la idea utópica de que un individuo completo debe equilibrar su conocimiento científico y artístico, pero ese es otro tema. El punto es: ¿para qué estudiar una carrera de letras si te tienes que enfrentar a profesores dogmáticos como en una de ciencias? Se supone que el arte es más flexible para la creatividad. Un error de cálculo en el diseño de un submarino porque se han querido favorecer unas variables excesivamente sobre otras no tiene nada que ver con la creación periodística. En este caso, las variables básicas son honestidad y veracidad para no engañar al lector cuando no se trata de ficción. Y que en determinadas asignaturas se le dé más importancia a la forma antes que al contenido pareciese que se hace para aumentar a los alienados, para dar a la sociedad profesionales prefabricados y homogéneos. Un título universitario se convierte en algo desechable que sólo sirve para que te miren bien, y no importa lo tonto o ignorante que seas.
…………Tim Burton contó en una entrevista por motivo de su exposición de dibujos y pinturas en el MoMa que, a medida que avanzaba en la escuela, los maestros le decían: “No deberías dibujar así, dibuja de este modo”. Por tanto, pensaba que no era capaz de dibujar pero, como le gustaba, siguió haciéndolo. Por suerte, tuvo una profesora que no le forzaba a dibujar de una forma determinada; él dijo que “te alentaba a explorar tus fortalezas, a crear tu propio estilo, tu propio espíritu”.
…………¿No deberíamos esperar que las universidades no sean fábricas de titulados que sepan hacer de todo pero en el fondo no sepan nada?

6 comentarios

  • […] "El sistema educativo no está hecho para mentes curiosas o inquietas" […]

  • Responder mayo 4, 2014

    David

    ROTUNDO ARTÍCULO. Fui de letras hasta acabar el bachillerato. Hice pintura mural. E hice bellas artes. Hice un gran recorrido. Y me he quedado con varias cosas, ahora que me gano la vida de camarero:
    – Los profesores de matemáticas que tuve, apestaron. Ahora sé que que si quiero dividir 320 entre 2, es más fácil hacer varias operaciones simples: 150+5.
    – Cuando le pregunté a una profesora que era un mol me dijo que era así porque si. Cuando la respuesta más hermosa sería decir que el universo es tal cual por esta razón.
    – Cuando de niño, tuve una profesora de música (que mediaba en nota) pregunté cuantos segundos era una negra. No supo contestarme que era algo proporcional.
    Y he crecido rodeado de profesores incompetentes.
    Excepto en ARTE. Fueron fabulosos.

    • Responder mayo 4, 2014

      David

      150+10 :`P

      • mayo 4, 2014

        Benja

        Sep, tus profes de mates apestaron…baja

        No en serio. Hace poco miré las lecciones de Khanacademy de mates y ofrecen un producto de mejor calidad que nuestro sistema educativo.

  • Responder mayo 4, 2014

    santaklaus

    ¿Sistema Educativo? Será Sistema de Adoctrinamiento. A mí no me van a engañar con esos efufemismos.

  • Responder mayo 5, 2014

    Javi

    Repetí dos cursos durante EGB y ESO. No encajaba en las clases. Deje un lado los estudios y aprendí de forma autodidacta matemáticas, física, literatura, história… Años despues, al hacer la selectividad (tenía 21 años), me matricule en la carrera de ciencias físicas. Durante la carrera saque muy buenas notas, y de hecho participe en un proyecto a nivel internacional ideado por mi… Pero me aburría ir a clase, me aburría aprender lo que entraba en el examen para aprobarlo. Mientras, disfrutaba leyendo los clásicos y me saltaba las clases para encerrarme en la biblioteca y aprender otra vez de forma autodidacta el plan de estudios de la carrera junto con historia y literatura clásica (mis otras dos pasiones).

    Tarde en acabar la carrera pero me dieron una beca para hacer un master en el extranjero. Ahí me dí cuenta que el rollo era el mismo: aprobar, tener el titulo y no salir del camino trazado. No se valora la creatividad ni tener ideas. Solo se valora hacer el trabajo. Nada más

    Me han ofrecido hacer un doctorado en una universidad americana. Tengo 35 años. Bastante mayor dentro del estandar de estudiantes de doctorado… Pero mi cabeza hierve de ideas. Encajaré esta vez? O tendré que ser un mediocre e ir por el camino trazado para triunfar en la vida?

¡Anímate a decirnos que opinas!