LAS REFLEXIONES DE WIFREDO

Wifredo Rizo

Cuidado, mucho cuidado

“En noviembre o diciembre, cuando tengan a bien convocar nuevas elecciones generales, Rajoy y su tropelía también pasarán a mejor vida política, y es que el ciudadano calla, obedece, protesta, pero no olvida. Siempre espera, ávida, su justa venganza”.

La soledad del viajante

“Cualquier pueblecito era motivo de parada y visitas. Si vendías, bien. Si no, a por el siguiente pueblo y con el rabo entre las piernas. Y así, mes y medio. Muy duro. Pero aquello me endureció, me formó, pues la vida está llena de asperezas”.


(2 COMENTARIOS)

Doña Esperanza y los pobres

“La solución, como siempre, será privatizar a los indigentes, alojarlos en casa al estilo de aquella gloriosa película de Berlanga, «Plácido», en la que se invitaba a casa a un pobre por Navidad”.

El padre Ángel, un ángel de cura

“El cariñoso padre Ángel no podía creer lo que oía. «No entiendo de economía», acertó a decir desconcertado, «pero a nuestros comedores sigue viniendo cada vez más gente, que no sabe a dónde acudir, y con una vergüenza enorme a que la vean»”.


(2 COMENTARIOS)