El desahucio de España

1 Shares 1 Shares ×

…………Ante el creciente deterioro moral de la actividad política, las cada vez más noticias de la quiebra económica y la inanición del pueblo español, somos muchos los que nos preguntamos: ¿a dónde nos conduce todo ello? Hay como una tensa calma que precede a toda tormenta perfecta. Soy de los convencidos de que Algo grande se está cociendo, como evidencio en dicho artículo. Ahora bien, ¿qué es lo que  nos espera a la vuelta del verano?
…………Como argumenté en mi artículo España en la picota: libertad o esclavitud, el Estado español está desprovisto de soberanía monetaria, económica y política, una moderna esclavitud impuesta por una exigua oligarquía financiera con los grandes bancos a la cabeza, cuya pretensión es el saqueo de los contribuyentes europeos así como la aniquilación de la democracia y la justicia social.
…………La ausencia de soberanía monetaria, económica y política condena al pueblo español a una permanente austeridad cuyo objetivo es el desmantelamiento del Estado del bienestar propugnado por los poderes fácticos. En este sentido, de todos es sabido que el Gobierno de Rajoy sólo obedece a Merkel, que a su vez trata de salvar la cara a los bancos alemanes. Cuando la banca alemana cesó en su transferencia de fondos a la banca española, esta se paralizó, provocando el estallido de la burbuja inmobiliaria, cuyas funestas consecuencias estamos percibiendo. La banca española, a su vez paralizada, con el apoyo del Gobierno del Partido Popular, tuvo que ser rescatada con fondos del Estado, o sea, de todos nosotros. La secuela de ello ha sido el perjuicio del tejido empresarial, el que verdaderamente crea riqueza real, así como de las familias españolas. Dicho de un modo más diáfano: para salvar a los bancos, se ha sacrificado a los ciudadanos. Pero, sobre todo, se ha sacrificado su libertad a decidir como pueblo.
…………Y en esas estamos, apresados por las garras de la oligarquía financiera. La casta política, interpuesta entre los poderes fácticos y el pueblo, está evidenciando su connivencia con los poderosos banqueros internacionales. Es evidente que no vivimos en democracia sino en una plutocracia. ¿Qué podemos hacer los ciudadanos ante un gobierno de Rajoy acosado por el caso Bárcenas, pero con una suficiente mayoría para reírse de nosotros durante dos años más? ¿Cómo salir de esta encrucijada? Desde luego, hoy no me he levantado muy optimista.
…………A España le pasa lo mismo que a una familia en previsión de desahucio: desde la orden de ejecución hipotecaria, se entra en pánico y luego se intenta el control de la situación hasta que, irremediablemente, llega el fatídico día del desahucio.
…………La ejecución hipotecaria de España llegó con la crisis financiera globalizada del año 2008. Temblaron los cimientos, pero nuestros políticos prometieron que contralarían la situación. Lo que no dijeron es que actuaron como auténticos pirómanos a las órdenes de los mafiosos banqueros. Cinco años después, el desahucio se está consumando: al pueblo español le han robado sus casas, su trabajo, sus ahorros, sus derechos sociales (sanidad, educación, pensiones, etcétera) y su dignidad. Pero no es suficiente; además de dejar en pelotas a los ciudadanos, han dejado también desnudo al Estado. La deuda se incrementa día a día, y las posibilidades de rembolso aminoran también cada día. El desahucio de España, en términos sociales, es la premonición de grandes cambios a la vista.
…………Y esos cambios ya son demasiado evidentes: El FROB, en quiebra, da por perdidos treinta y seis mil millones tras las inyecciones a los bancos, un rescate pagado por todos los ciudadanos; el INEM, sin fondos: el Gobierno destina 5.850 millones para pagar el paro; el Fondo de Garantía de Depósitos cerró 2012 con un agujero de 1.247 millones; según el Fondo Monetario Internacional, los contribuyentes españoles perderemos hasta 185.600 millones por las ayudas a la banca.
…………Si tenemos en cuenta que la deuda supera ya el noventa por ciento del PIB y el déficit es del siete por ciento, no hay duda que estamos cada vez más cerca del abismo, como argumenté en mi artículo El colapso financiero: una bomba de relojería. Según el economista José Carlos Díez, autor del libro Hay vida después de la crisis, la conexión entre riesgo bancario y soberano sigue aumentando en Europa y es bidireccional, lo cual la hace más explosiva aún. Los hechos están dando la razón a la activista, pensadora y presidenta de honor de ATTAC, Susan George, quién declaró que “ensayan con los españoles para ver cuánto aguantan”.
…………Estamos asistiendo impasibles a cómo el Gobierno ha aprobado sin consenso un proyecto de Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local, lo cual esconde un desahucio para la población rural, pues elimina toda posibilidad de decidir sobre sus propias vidas: desmantela tres mil doscientas entidades menores y mil veinticuatro mancomunidades. ¿Qué se persigue con ello? La privatización de los servicios públicos a través de las Diputaciones Provinciales, que luego pasarán a grandes empresas que se lucrarán con el patrimonio de todos. ¡Nuestros políticos están desahuciando a España, y el pueblo sin enterarse!
…………Están surgiendo revueltas por doquier, pero en España aguantamos estoicamente el tipo, hasta que nos impongan entonces una dictadura fascista que, entonces sí, alimentará a los millones de pobres, como quiere el banco JP Morgan y está implementando Amanecer Dorado en Grecia.
…………España tiene ya a sus espaldas a más de tres mil suicidios desde que comenzó la crisis, y a este paso nos dirigimos al suicidio colectivo. ¡Ojalá me equivoque!

Sé el primero en escribir un comentario