¿Democracia? No, gracias

0 Shares 0 Shares ×

…………Algo así debieron de pensar todos los dirigentes de las naciones modernas tras la Segunda Guerra Mundial; y es que, más allá del pensamiento carpetovetónico que impregna al ciudadano medio, la inexistencia de la democracia está lejos de ser un problema exclusivamente español.
…………Es difícil prostituir un concepto tanto como se ha prostituido el de democracia. Hay que decir en su defensa que la idea de democracia es tremendamente frágil; a poco que se le añadan matices o adjetivos, pierde todo su significado. Examinemos la palabra; proviene de ‘demos’, pueblo, y ‘kratos’, poder: el poder del pueblo. Por supuesto, esta idea es realmente tentadora; todos queremos creernos que tenemos el poder, pero, ¿es así? Últimamente parece que el único poder que tiene el pueblo es el de pagar impuestos y callar, así que, ¿vivimos en un verdadero sistema democrático? Respuesta simple, fácil y directa: no, pero esto no es una gran mascarada que proclama el Estado español y que nos convierte a todos en víctimas de un elaborado engaño, no; el asunto va mucho mas allá de lo que podría parecer. Y es que afirmo, e invito a quien quiera a que me rebata, que en todo el planeta no existe un solo país donde realmente impere la democracia. A pesar de que se ha repetido hasta la náusea y se ha vendido este concepto prostituido y degenerado, las democracias representativas no son democracias; ahora analizaré por qué:
…………Porque el pueblo tiene una capacidad de decisión extremadamente limitada, la función real del pueblo en este sistema consiste en expresar su deseo en momentos muy puntuales y espaciados en el tiempo entre una cantidad muy limitada de opciones. Porque a la parte del pueblo que decide no expresarse en esos “momentos de gracia” se le usurpa completamente su capacidad de decisión y soberanía, como si no tuviesen nada que decir.
…………Porque es imposible que una persona (por no hablar ya de un partido en los sistemas que van por listas) pueda representar a priori las opiniones y pareceres de todos aquellos que le votaron; esto simplemente es imposible. ¿Votó al Partido Popular? ¿Está en contra de la subida de impuestos? Enhorabuena; acaban de estafarle en su soberanía durante cuatro años. Porque es una burla al más elemental sentido común que un representante pueda ir en contra de sus propios representados. En el mundo jurídico, si tienes un representante con poderes y crees que no te está representando, o simplemente te apetece, tienes capacidad para quitarle sus poderes y, si quieres, puedes nombrar a otro representante. Lo que no es de recibo es que una persona te represente aunque esté actuando de un modo que es contrario a tus intereses.
…………Por todos estos motivos y seguramente otros muchos que estoy olvidando, no se puede decir que las democracias representativas sean más democracias de lo que fue la democracia orgánica en este país: no se confundan, esto no llega de nuevas; el pueblo nunca tuvo el poder; lo único que ocurre es que ahora se están dando cuenta de ello porque se va flagrantemente en contra de los intereses del pueblo. En consecuencia, la famosa frase del 15-M (“No nos representan”) es en realidad mucho más que una consigna panfletaria: se trata, simplemente, de la realidad política que vivimos día a día. Pero lo lamentable no es que no se represente al 15-M ni a los abstencionistas; es que no hay ningún ciudadano que pueda sentirse plenamente representado desde el momento en que el partido político al que el ciudadano votó elige algo que sus votantes no elegirían: ya no puede representarle porque le ha robado su soberanía. Y desgraciadamente, con esos políticos demagogos y la usurpación sistemática de la soberanía de la nación, no existe un sistema democrático. Eso sí, se encargarán de decirle lo contrario a todas horas y por todos los medios posibles para que a usted le quede bien claro que esto es una democracia, que usted toma decisiones muy importantes y que ellos nos representan a todos.

2 comentarios

  • Responder agosto 9, 2012

    Raúl

    Totalmente de acuerdo, no existen democracias reales, nos creemos libres por el hecho de echar un papelito en una urna cada cuatro años, para después no poder hacer nada más.

    Lo peor de todo es que en este momento,en España, se ha instaurado una dictacura “democraticanente” elegida.

  • Responder agosto 9, 2012

    Santi Ramos

    Y todos esos que se dicen demócratas, son precisamente los que tiran por tierra el concepto en sí mismo. Una democracia encabezada por gente que sólo se representa a sí misma, ese el modelo actual que ostenta en todos los países que se acogen al término. Y el gran problema es que la inmensa mayoría de ciudadanos lo da por bueno, que haya unos tipos allí arriba que mantienen el buen orden estatal que proclaman (¡!), pese a que está demostrado que este modelo es ineficaz y sólo favorece a unos pocos, sigue teniendo un respaldo enormemente mayoritario.

    Enhorabuena por el artículo.

    Saludos!!

¡Anímate a decirnos que opinas! Clic para cancelar respuesta.

Responder a Santi Ramos Cancelar respuesta