INDÓMITA CON CAUSA

Paula Rodríguez

Los malos ratos de la política

“… son simples anécdotas que se secarán con el tiempo electoral. Lo que sí se mantendrá fresco son «los malos ratos» de la corrupción, las promesas sin voluntad, las pujas por la Moncloa y la cercanía de quita y pon. Porque los políticos tienden a hacer lo contrario de lo que predican”.

Estafados de noche y de día

“… sudor, desfase, faldas cortas y sexo en un monasterio. Todo muy acorde con la filosofía del clan Iglesias, aunque no se vislumbre la esencia de Galicia por ningún lado”.

Trece maneras de insultar a una mujer

“Si la tradición y el decoro eran el caldo del que bebía la sumisión consentida e interiorizada en el pasado, a día de hoy este discurso machista de las mujeres para las mujeres se manifiesta, camuflado, en expresiones culturales como las revistas femeninas”.

La libertad no se arrodilla

“«Prefiero morir de pie que vivir de rodillas» es, seguramente, la frase por la que lo recordaré [a Charb] el resto de mi vida; una máxima que muchos otros periodistas también asumieron para enfrentarse al asedio de sus verdugos”.


(4 COMENTARIOS)

El año imputado

“Os diré qué no va a colarse en esos instantes de tiempo coleccionados. No habrá lugar para los grandes protagonistas de 2014, los dueños del mando a distancia; personajes, todos ellos, desgastados por «la buena fortuna» y la actualidad”.


(2 COMENTARIOS)

Y líbranos del mal

“… me dirijo a los que os ha bastado con ver al Arzobispo de Granada tumbarse ante el altar para aceptar su perdón por los escándalos de pederastia de la Iglesia. No seamos ilusos que se conforman con esperar a que sea Dios quien los juzgue”.


(7 COMENTARIOS)

Por hoy, ya hemos cumplido

“Así somos y así funciona nuestra mente comercial. Hemos conseguido programar nuestros recuerdos y muestras de afecto para que afloren una vez al año, sin sentirnos mal los otros trescientos sesenta y cuatro días por ello”.

Pujol y los huevos negros

“… un nuevo trapo de las vergüenzas para Jordi Pujol que, no sólo pone de manifiesto su, hasta ahora desconocida, obsesión con lo espiritual, sino también la penosa calidad de los contenidos informativos en las mañanas televisivas”.