Diferentes tetas y luchas

0 Shares 0 Shares ×

…………Reza un viejo refrán de nuestra —muy rezadora— cultura popular: “Tiran más dos tetas que dos carretas”. Y tan sabio es el dicho que, probablemente, con solo mencionarlas, sé que estoy teniendo más atención de quienes me estéis leyendo que de no haberlo hecho. Es la maniobra de márketing más vieja y burda de la historia. Aquellas personas que tengan blog lo pueden comprobar con facilidad usando la palabra ‘tetas’ en las etiquetas de búsqueda de sus entradas. Rápidamente, verán cómo su apasionante entrada sobre microeconomía aplicada al mercado de los cordones de zapatos acaba multiplicando en cuestión de minutos el número lectores o, al menos, de personas que entran a leer.  Yo hoy quiero que me hagan mucho caso. Así que voy a utilizar mucho las tetas. Tetas.
…………Vivimos malos tiempos las mujeres de este país: una panda de machos capitaneados por Gallardón, gente que ni sabe lo que es un embarazo, o poder tenerlo, ni lo que es tener vagina, ha creado una ley para retroceder hasta momentos predemocráticos en la cuestión del aborto. El paro se está cebando con nosotras. En Madrid se ha retirado el dinero para la detección precoz del cáncer de mama. Desde el Ministerio de Insalubridad se insta con triquiñuelas a las Comunidades Autónomas para que la reproducción asistida sea solo para heteras con pareja. Llevamos cuarenta y cuatro muertas por violencia machista en 2013 —sin contar las prostitutas, que ni cuentan—. Por eso, el trabajo de las feministas, su voz, es más importante que nunca.
…………Pero también es cierto que el postmachismo está ganando la partida gracias a la ficticia sensación de igualdad que se ha creado en los últimos años. “¡Huy! ¿Machismo? ¡No, mujer; eso era antes! Ahora las mujeres están fenomenal; mira, si trabajan, sus maridos cambian pañales…”. Negar la existencia del machismo social a través de la ilusión de libertad y de igualdad ha sido su gran triunfo. Ha bastado con poner un par de cosas bonitas en las leyes y convertirlas en papel mojado. Por eso, en este contexto, las feministas parecemos una panda de locas descerebradas y, por supuesto, histéricas que se dedican a un activismo, no sólo prescindible, sino también inútil y fuera de lugar. “¿Por qué quieren hacer ruido estas neuróticas si ya pueden votar para elegir quién las ignora mejor?”. Teta.
…………Por eso, empiezan a oírse algunas voces que insisten en que hay que llevar a cabo una remodelación y refundación del feminismo que, como tiene mala prensa, dicen que hay que hacerlo más atractivo y desarrollar una intensa labor de comunicación y márketing para enganchar a la gente. Como si el feminismo fuera uno, grande y libre. O un producto de consumo. Como si funcionara como un partido político que se puede maquillar a gusto del votante/consumidor medio —y utilizo muy consciente el genérico masculino aquí— para ganar adeptos. En definitiva, como si fuera posible regir planteamientos que, desde su propia raíz, cuestionan el sistema económico, simbólico, ideológico, y político, con herramientas creadas por ese mismo sistema. Mmm… ¿Teta?
…………Hace unos días, concretamente el 6 de octubre, se organizó a través de las redes sociales un escrache a Rouco Varela en el barrio de la Elipa. Para mi desgracia y pataleta, no me enteré a tiempo. Me habría encantado ir a tirarle un besito, para ver si con un poco de amor feminista deja de presionar a ese gobierno amigo suyo y verdugo de mis congéneres, y se olvidan un poquito ya de darnos la tabarra a mujeres, transexuales y homosexuales. La actuación policial fue lamentable. Se detuvo a dos personas, y se identificó a veinticinco —eso significa, como mínimo, multa casi segura—, a pesar de que casi todo parece indicar que la cosa estaba siendo de lo más pacífica. Nada nuevo. Ya se sabe que, si se va en contra de según quién y qué, automáticamente el manifestante pierde sus derechos políticos de reunión, libre circulación u opinión. Pero ¡oh, sorpresa!, apenas se han visto noticias al respecto fuera de los medios de comunicación alternativos o, por el otro lado, de los medios católicos minoritarios, que han aprovechado la noticia para victimizarse. Por lo que todo parece indicar que, una vez más, esta movilización —con la que me identifico al cien por cien— pasará sin pena ni gloria. Y, de hecho, hubo muy poquita gente pidiendo la liberación de los detenidos a pie de calle. Teta triste.
…………Hoy, sin embargo, tres chicas del colectivo Femen la han liado parda colándose en el Congreso con sus tetas jóvenes y perfectas al aire al grito de: “El aborto es sagrado”, y al fascisteo católico se le atragantó San Denis (es una bonita e incómoda coincidencia que, según el calendario católico, ayer fuera su festividad; se me va la imaginación a la resistente Ville Rouge), al primo feo de Romay que preside el Congreso se le quedó cara de patata cocida e incluso pidió que “se procediese con cuidado” para que las chatis no se escalabraran. Solo aplaudió Izquierda Unida. Gallardón, como buen llorica, se hizo el ofendido democrático. La noticia está saliendo en todos los medios, y servidora, que no comulga con algunas de las formas y muchos de los fondos de ese colectivo, está disfrutando de lo lindo. Las tres chicas fueron detenidas, el tema apareció en todas las teles y decenas de periodistas cubrieron su liberación en la tarde de ayer. ¡Reteta!
…………Los cuerpos de las chicas Femen que salen en los medios son absolutamente normativos, jóvenes y bonitos, como le gusta al sistema. Sus tetas están en su lugar y las usan para reivindicar en un contexto, el nuestro, en el que ese tipo de cuerpos no ofende, sino que gusta. En Europa, y concretamente en España, no hay buena película sin que asomen pechos. No hay anuncio de detergente sin que salgan unas bonitas bufas. Por eso creo que están equivocadas y que, sin querer, están reforzando los estereotipos contra los que hay que clamar para cambiar el sistema desde su raíz. Si yo fuera Femen, probablemente lo haría de otra manera; quizá mostraría otras partes de mi cuerpo que aquí se consideren muy obscenas y molesten de verdad de la buena. Si yo fuera Femen, me gustaría que las mujeres que vieran los medios jugándose el pellejo fueran gordas, peludas, monstruosas y absolutamente fuera del canon. Pero es que yo no soy Femen. Es que yo no he tenido las narices de entrar en el Congreso.  Es que ya —y lo he dicho cientos de veces— hay muchos feminismos y algunos, efectivamente, no me representan del todo, pero al final del día, como dicen los yanquis, son mis compañeras y no tengo por qué estar de acuerdo en todo con ellas. El feminismo es diversidad, igualdad de oportunidades y libertad de decisión: están clamando por mi derecho y el de todas a abortar, jugándose sus cuerpos y sus tetas perfectas, igual que las compañeras de la Elipa. La diferencia es que aquellas, tristemente, gracias al viejo truco del refrán, tendrán mayor altavoz.
…………Gracias, Femen.
…………Y muchísimas gracias a todas las personas que estuvieron en el escrache de la Elipa.
…………Teta, tetas, teta.

37 comentarios

  • Responder octubre 10, 2013

    Karen

    En un artículo reciente, la autora recordaba amargamente que un joven le enseñó el pene en la calle y elaboraba un discurso reivindicativo a partir de ello. Sin embargo, aplaude que otras jóvenes enseñen los pechos en sede parlamentaria. No me parece una actitud demasiado coherente.

    • Responder octubre 10, 2013

      Luis Lloredo

      Usted es que no quiere entender las cosas, ¿o qué narices le pasa? Cualquier persona mínimamente desprejuiciada, con un mínimo de buena fe en la lectura y con un mínimo de sensibilidad, es capaz de ver la diferencia entre un machista acosador que ejerce la violencia contra una mujer, con abuso de superioridad, y un colectivo de mujeres que realiza una reivindicación política enseñando su cuerpo, públicamente y jugándose el tipo. Pero, vamos, sígase usted sintiendo muy aguda y analítica con su comentario; no voy a ser yo quien le quite esa satisfacción.

      • octubre 10, 2013

        Karen

        Bueno, el que el que el hombre que enseñaba el pene era un machista acosador es una inferencia arbitraria que usted hace, a no ser que tenga una bola de cristal para leer la mente de las personas a través del tiempo. Lo único cierto es que el gesto por su parte y por el de las FEMEN fue idéntico: enseñar públicamente su cuerpo. El que la reacción de la señora Espejo-S. sea distinta ante uno y otro hecho habla de ella, de su mundo interior y de sus prejuicios, no de las razones del comportamiento ajeno, que tanto la articulista como usted desconocen. A eso se le llama, si me permite que se lo diga, valoración asimétrica de la prueba y es un rasgo propio del pensamiento fanático y conspiranoico.

      • César Noragueda
        octubre 11, 2013

        César Noragueda

        Sí, la verdad es que acercarse a una menor con falsos pretextos, agarrarla y atraerla hacia sí contra su voluntad y con la polla en ristre (y no más sólo porque ella no permitió que aquello continuase) es “nudismo”; y considerarlo acoso sexual, “una inferencia arbitraria”, “un prejuicio” y “conspiranoia”.
        Y además, es lo mismo que quitarse el sostén para reivindicar derechos.
        ¿Hola? ¿Hay alguien en casa?

      • octubre 11, 2013

        Karen

        Se ponga usted como se ponga, y fuera mayor o menor de edad la articulista (¿qué tendrá eso que ver?), el que las intenciones que tuviera el hombre que se desnudó fueran las que sostiene es una simple conjetura propia de la Pitonisa Lola. Su bola de cristal también le permite saber que no hubo un crimen sangriento “porque ella no permitió que continuase” (¿no quedamos en que era una desvalida menor?, ¿puede una inocente niña impedir que un fornido criminal machista lleve a cabo sus sucios propósitos?). Tenemos dos desnudos en público y dos interpretaciones contrapuestas por parte de la misma analista: según le convenga en cada caso, el mismo gesto puede ser loable o punible. Pasmoso. Pero sigamos adelante con los efectismos, la demagogia, los topicazos, los dobles raseros y las falacias sangrantes. Pasen y vean, esto es el circo.

      • César Noragueda
        octubre 11, 2013

        César Noragueda

        Lo que me temía; no hay nadie en casa.

      • octubre 11, 2013

        Karen

        Muy hermoso. Dos hombres defendiendo a una mujer. Con tópicos, falacias, lugares comunes y grandes dosis de menosprecio y agresividad hacia, por cierto, otra mujer. ¿Consideran que la señora Espejo-S. no es capaz de valerse sola? ¿No es eso machismo? No espero una respuesta coherente a estas preguntas: sólo más menosprecios y más tópicos. Acusada de “hombre” y “machirulo” por no darles la razón, me extraña no haber oído aún la palabra “colaboracionista”.

  • Responder octubre 10, 2013

    Goyo

    Estitxu, he aprendido cosas y me he reído mucho con tu columna.Te agradezco. Tu humor, filoso como una navaja, me parece una de las formas más serias de poner en evidencia el estado de cosas en relación con la consabida igualdad.
    En relación con la estrategia de Femen, aplaudo el pedazo de ovarios que tienen esas chicas para plantar batalla a los poderes. Sin embargo, no he entendido la cuestión de la sacralidad del aborto. Se me ocurren varios calificativos antes que “sagrado” pero quizá me estoy perdiendo algo y por eso quería preguntarte cómo lo ves.
    Reitero mis felicitaciones y mi agradecimiento por tu columna.
    Un abrazo

  • Responder octubre 10, 2013

    Estitxu Espejo-S.

    Se me ha olvidado decir que, además de Izquierda Unida, en el Parlamento también aplaudió Ángeles Álvarez. Es de justicia decirlo.

  • Responder octubre 10, 2013

    Carmen Carmen

    ¿Es que soy la única que se da cuenta de que Karen es un tío disfrazado? Sólo una mente falocéntrica y repeinada y casi con toda probabilidad lectora de Jot Down podría decir semejantes sandeces. ¿Un exhibicionista es lo mismo que un manifestante? Claro, entonces la lucha obrera es lo mismo que el vandalismo, ¿NO, MACHIRULO? Tranquila, Esitxu, yo entiendo perfectamente lo que quieres decir en tu (magnífico, aunque matizable) artículo. No hagas caso de este troll ni de ningún otro de los cavernícolas que saltan a la primera, demostrando que la mayoría de los hombres que rebaten artículos sobre feminismo con posturas inmovilistas lo que son es potenciales agresores.

    • Responder octubre 11, 2013

      Karen

      Más prejuicios y más inferencias absurdas. No, no soy un hombre visibilizado como mujer, por más que a usted le duela. Tampoco, por supuesto, una agresora de nadie, potencial ni real. Llama “exhibicionista” a uno de los nudistas y “manifestantes” a las otras simplemente porque usted lo vale. E insulta a todos los que osan llevarle la contraria en algún punto, fundamental o accesorio. Me recuerda mucho al comportamiento fascista, pero claro, ustedes no son esas cosas.

      • octubre 11, 2013

        Carmen Carmen

        He estado revisando antiguos artículos de Estitxu (grande) y no doy crédito. El exhibicionista con quien el machirulo que se hace llamar Karen compara a las chicas de FEMEN era un violador que trató de agredirla cuando era niña. Compara a ese monstruo con unas mujeres valientes que sólo usan su cuerpo para reivindicar y mejorar el mundo en que vivimos. Un monstruo (sí, lo repito porque no encuentro otra palabra) que dejó marcada a una chica para siempre, presa de un trauma terrible que todavía le pesa y condiciona su vida. Estitxu, no hagas caso. No tienen argumentos y quieren herirte. Estos cerdos te han hecho daño, un daño que ellos nunca podrán conocer porque no son sensibles (son animales). Pero has sobrevivido y ahora eres más fuerte. Más fuerte que antes y más fuerte que ellos. La humillación y el dolor han hecho que seas una feminista de primera. Una combatiente en primera línea contra el Patriarcado. A sus órdenes, capitana.

      • octubre 11, 2013

        Karen

        Carmen, con todos los respetos, ¿de dónde sacas el que el hombre que se desnudó ante la señora Espejo-S. es un violador? En la narración que ella hace de los hechos no consta, ni por asomo, que él intentara forzarla. Es una conjetura que la autora hace, basándose en Dios sabe qué prejuicios, o en datos que los demás no conocemos. Nadie trata de herir a nadie: yo sólo pongo de manifiesto las contradicciones de su discurso, que me parece muy acomodaticio. Si el episodio le produjo o no daños psicológicos irreparables no es el objeto de la discusión, sino cuál es la naturaleza misma del episodio. Dos situaciones. Dos desnudos. Dos interpretaciones arbitrarias y contrapuestas. ¿Por qué? Pondré un par de conceptos sobre la mesa por si alguien quiere reparar en ellos: deshonestidad y oportunismo.

  • Responder octubre 11, 2013

    Alonso Posadas

    En verano, cuando empieza a hacer buen tiempo, en las noticias de la tele siempre hacen un reportaje playero y sistemáticamente salen unas señoras y señoritas, estupendas ellas, en tetas, tetas, con exigua “parte de abajo” (es graciosísimo eso de “parte de arriba, parte de abajo”). En las playas a las que yo voy no se ven esas valkirias, ya no. Debe de ser que todas se van a las playas de los reportajes para salir en la tele aunque no reivindiquen nada salvo su real derecho a no lucir blancuzqueces en sus tetas, tetas. Nunca en las noticias sacan señoras de ‘tupper’, tortilla de patatas, nevera portátil y portentosas gargantas guturalmente adiestradas para llamar a gritos a Yonatán y a Jessica para que no se metan tan adentro. No. Esas, que son las que van a mis playas, nunca salen en las noticias de turismo playero. Solo sacan a Ingrid y a Sophie, o a Vicky Bustos y Nuria Muslos, de marmóreos torsos descubiertos, felices, al viento, y yo bien que lo agradezco, como también agradezco esa generosidad de llamar la atención del respetable (y del que no lo es) en el Congreso para reivindicar de forma tan creativa, dando carnaza (nunca mejor dicho) a la cámara, que es lo que vende y se difunde. Es verdad que si salieran vestidas de cupletistas también llamarían la atención, pero ellas saben que a los cámaras les gustan más un par de buenas tetas que un triste corsé rojo y emplumado.

    El feminismo es necesario y mucho, más aún, precisamente, cuando a esa necesidad de su arraigo se la enmascara con el sostén de la ilusoria civilización y progresismo del pueblo y las instituciones, que nos cuenta que el machismo es cosa del pasado.

    De hecho, en este país ya no hay machistas, igual que tampoco hay racistas ni pequeños defraudadores, ni subempleadores a baja escala, ni microempresarios explotadores… Los machistas de aquí son todos moros, los racistas son los negros, los árabes, los gitanos; los corruptos e indecentes son solo los políticos y los superricos. Pero de ahí para abajo, somos todos cojonudos y feministas no hacen falta porque machistas no hay, salvo los toreros.

    Pero estas chicas de Femen saben que todo eso no es verdad, y lo denuncian audiovisualmente, tomándoselo muy a pecho, muy consecuentemente. Ole por ellas.

  • […] Diferentes tetas y luchas […]

  • Responder octubre 11, 2013

    Andrés

    En primer lugar me gustaría apuntar que Femen es una organización sospechosa como poco, sin objetivos claros y que parece tomarse la reivindicación más como un asunto de publicidad que de lucha social. Que por cierto fue creada y definida por un hombre, Victor Svyatski, machista clásico que las tenía a todas dominadas y que fue el inventor de la protesta de tías buenas desnudas. Una triste pantomima todo ello.

    En segundo lugar, que ustedes las feministas modernas parezcan “locas descerebradas e histéricas” tiene un motivo bien sencillo: lo son. ¿Cuáles son sus grandes reivindicaciones, que el partido nacional-católico heredero de Franco quiere endurecer la ley del aborto? Pues oiga, no haberle votado (o no haberse abstenido) señora. La democracia es así, que hay que tragar con lo que sale en las urnas, mal que nos pese, pero tranquilas que tiene arreglo en las próximas elecciones.

    Una vez dejado de lado el tema pepero (que no sólo ofende a feministas, se lo aseguro), nos queda el resto de reivindicaciones de ustedes, a cada cual más patética. En la inmensa mayoría de los casos lo que el ciudadano medio ve en las feministas son señoras que se quejan mucho de cosas imaginarias y que exigen privilegios por el mero hecho de tener una vagina. ¿Las mujeres ganan menos de media que los hombres? ¡Sin duda debe ser una conspiración del patriarcado! Que las facultades de ingenierías apenas contengan un 10% de estudiantes femeninas o que en los oficios peligrosos haya en general poquísimas mujeres debe ser por la opresión. Quieren ustedes cobrar lo mismo que un ingeniero, por tener una licenciatura en Estudios de las Mujeres. Quieren ustedes ser bombero, policía o militar, pero también quieren pruebas físicas más suaves que las de los hombres. Quieren ustedes ser más abundantes en consejos de administración y cámaras legislativas, pero entrado a dedo por decreto, ya que si los hombres las superan en méritos, ha de ser machismo. ¿Y defenderán ustedes la igualdad ante la ley de hombres y mujeres, especialmente en contenciosos matrimoniales? Por supuesto que no.

    En resúmen, a diferencia de las feministas de países del tercer mundo, que se juegan la vida luchando por derechos como el voto o la libertad sexual, que ya conquistaron las feministas occidentales de antaño, ustedes lo que parecen pretender es obtener privilegios por razón de sexo, quedando patente que la igualdad de oportunidades no es suficiente para ustedes.

    Buenas tardes.

    • Responder noviembre 5, 2013

      Maria

      ¿Pero los tontos como tu y Karen cómo habeis llegado a esta página? Estoy anonadada de la cantidad de tonterías que se pueden escribir por minuto..por favor…

    • Responder diciembre 10, 2013

      P. Alejandra

      Así es, Andrés. Tal cual. Este feminismo busca privilegios y victimismos. A mí me avergüenza.

  • Responder octubre 11, 2013

    Carmen Carmen

    Me he permitido la libertad de adaptar una canción del grupo Burning, que todos conoceréis, y que suelo interpretar con mi banda (compuesta sólo por mujeres, aunque, bueno, el bajista es trans). La letra, ahora, homenajea a Estitxu y a todas las mujeres valientes como ella, que dicen lo que piensan y pelean a pesar de haber sufrido abusos. ¡A partir de ahora, la cantaré así en los conciertos! Ya os mandaré un enlace cuando la grabemos. De momento, ahí va eso. Espero que te guste, compañer@ (capitana):

    ¿Qué hace una mujer como tú
    en un sitio como este?
    Es dura la batalla
    que has venido a librar.
    Los machirulos pegan,
    pero estás en tu sitio.
    Vas de caza,
    y los vas a capar
    si utilizan
    su “fuerza” contigo.

    Mujer TOTAL,
    estás empoderada,
    mujer TOTAL,
    estás empoderada…

    Qué tienes en los ojos, nena,
    ya no vas a llorar.
    Ya sé que alguien pisó tu orgullo
    en un oscuro portal.

    Si intentan someterte,
    has aprendido a volar.

    Mujer TOTAL,
    estás empoderada,
    mujer TOTAL,
    estás empoderada…

  • Responder octubre 12, 2013

    Carmen Carmen

    Ya que he cogido la guitarra, me he animado y he versionado esta canción de Romina Power (¡poder!) y Al Bano. Con la letra quiero expresar lo que significa para mí este movimiento. Las chicas del grupo no la quieren tocar, aunque comparten lo que se dice en la letra, pero estoy segura de que lograré convencerlas. Vale, no es nuestro estilo, pero me gusta, qué pasa. . Espero que a vosotr@s también.
    Sororidad
    es un reto lejano mano con mano,
    la sororidad
    tu mirada insolente salva a la gente,
    la sororidad
    es saber que mi coño no tiene dueño,
    la sororidad
    (sororidad).
    Sororidad
    es la lucha en la calle, todas unidas,
    aquí y allá,
    la mujer liberada y empoderada,
    la sororidad
    levantar nuestras voces, son más de doce,
    la sororidad
    (sororidad).
    Sororidad
    es un trago de vino por el camino,
    la sororidad
    es Estitxu y Luzhilda y Sor Sebastián
    la sororidad,
    Isa Mastro y Miranda, toda la panda,
    la sororidad
    (sororidad).
    Esta es nuestra canción
    que lleva en el aire
    un mensaje de RE-VO-LU-CIÓN
    tienen el poder de verdad la sororidad.
    Esta es nuestra canción
    y aniquilaremos al macho patriarca opresor,
    tiene el poder de verdad la sororidad.
    Sororidad
    la patada en la cara del machirulo,
    no se levantará.
    A los hombres que marchan a nuestro lado
    se les aceptará,
    siempre y cuando no quieran darnos lecciones,
    es sororidad
    (sororidad).
    Sororidad
    compañeras de FEMEN, aunque discrepo,
    venid y luchad,
    hay diversos enfoques, muy respetables,
    la sororidad
    es vivir esta lucha codo con codo,
    la sororidad
    (sororidad)
    Esta es nuestra canción
    que lleva en el aire
    un mensaje de RE-VO-LU-CIÓN,
    tienen el poder de verdad la sororidad
    Esta es nuestra canción
    y aniquilaremos al macho patriarca opresor,
    tiene el poder de verdad la sororidad.

    • Responder octubre 12, 2013

      Karen

      Pasamos de las consignas a las consignas cantadas. Verdaderamente, no sé a dónde quieren llegar con estrategias tan infantiles la articulista y quienes la aplauden (si no se trata de ella misma, como sospecho: el estilo es inconfundible). ¿Un poquito más de razonamiento y un poquito menos de repetir eslóganes, por favor? Gracias.

      • noviembre 5, 2013

        Maria

        Señora, Usted no tiene vida, verdad? Lo flipo, cuánto tiempo tiene la gente…y sólo se te ocurre escribir tonterías

    • Responder octubre 14, 2013

      Daniel Robles

      Y se siente usted feliz y realizada Carmen Carmen después de hacer esa tontería, por no decir chorrada ¡Qué pena, qué pena!

      • octubre 14, 2013

        Carmen Carmen

        ¡Ya faltaba en saltar el machirulo envidioso! Pues mira, es verdad que “Las anaïsnin” todavía estamos empezando y no conseguimos mucha repercusión, en parte por culpa de cavernícolas como tú, que con sus penicortos miedos no van poniendo palos en las ruedas, pero para que veas hasta dónde ha podido llegar mi música, cretino ignorante, batracio agresor, te dejo una muestra de mi anterior banda: https://www.youtube.com/watch?v=61_w8PxUzzM

        708 personas no opinan como tú. Jódete y baila, monete. :D

        A ver si lo adivino, tú eres de los que dicen que feminismo sí pero feminismo “radical” no, ¿verdad? Pues entérate: todo feminismo ES radical. Ojalá aprendieras algo de Esitxu. Ojalá.

      • octubre 15, 2013

        Karen

        Zafiedad pseudorreivindicativa. Una mujer probablemente alcoholizada que se pone en evidencia y cree que pone en evidencia las, casi siempre imaginarias, injusticias del sistema. En el fondo, una víctima más. No creo que merezca la pena ensañarse.

  • Responder octubre 12, 2013

    María González

    ¿Cuál es la norma que autoriza la imposición de multas a los manifestantes?

  • Después de leer el artículo, los comentarios y los artículos que se citan en estos, me queda una duda que tal vez alguien pueda resolver. En el debate generado por el anterior texto sobre feminismo, Estitxu negaba taxativamente (e indignada) haber quedado traumatizada por su juvenil encuentro con el exhibicionista. Sin embargo, en la conversación surgida al hilo de la presente columna, se da a entender por su entorno, con su muda aquiescencia, que el mencionado trauma no sólo existió, sino que ha condicionado lamentablemente la vida de la interesada. ¿Cuál es la verdad? De ser cierto que vive lastrada por un trauma, ¿piensa Estitxu retirar los insultos y amenazas a la persona que lanzó esa hipótesis? De no ser cierto, ¿piensa desmentir a sus defensores en esta última discusión? Muchas gracias por adelantado por su respuesta.

    • César Noragueda
      Responder octubre 17, 2013

      César Noragueda

      ¿Está sugiriendo, don “yo también soy mujer”, que alguien debe responsabilizarse de lo que digan otros sobre su persona? Por otra parte, sólo dos de los comentaristas han hablado aquí, de nuevo, sobre ese trauma imaginario, y uno de ellos es usted. ¿Qué entorno ni qué ocho cuartos?
      Además, no sabía yo que los exhibicionistas se dedicaban a agarrar a las menores: cómo nos gusta no llamar a las cosas por su nombre… Espere; eso me suena…
      De todos modos, Andrés/Sandra, no sé qué hago respondiendo a un trolete como usted, así que tampoco se moleste en darme la réplica; no es necesario. Muchas gracias por adelantado por su no respuesta.

      • octubre 17, 2013

        Andrés

        Don “chequeo obsesivamente las IP de las personas que dejan en evidencia a mis colaboradores para ver si les pillo en un renuncio”, Sandra Carrillo es mi mujer, que le manda un afectuoso saludo, o eso es lo que me parece, porque se está riendo de su nuevo resbalón de usted y no se le entiende demasiado. Otro resbalón: la comentarista a la que alude, y que da por cierto el horrible dato del trauma, es evidentemente parte del entorno de la articulista, pues le compone canciones laudatorias en las que menciona al resto de las chicas de su pandilla, a quienes supongo que no conoce por ciencia infusa. No digo que nadie deba responsabilizarse de lo que dicen sus acólitos, pero si no lo desmiente, puede uno llegar a pensar que comparte sus opiniones. El sentido común tiene estas cosas: a veces es cruel con quienes sostienen teorías delirantes.

        Me alegra que, además de llamar troll a quien le lleva la contraria (como manda el ABC de los polemistas sin argumentos), acceda usted a contestarme. Se pone en ridículo de una manera francamente cómica, y hoy uno agradece reírse un poco de vez en cuando.

      • octubre 17, 2013

        Andrés

        En cuanto a la frase “no sabía yo que los exhibicionistas se dedicaban a agarrar a las menores”, es bastante menos lógica que “no sabía yo que los violadores no intentaban violar a la gente”, que es la que más se ajusta a este caso. Apunta Sandra, que le envía un afectuoso abrazo a Estitxu, que la estará escuchando completamente libre de traumas.

      • César Noragueda
        octubre 17, 2013

        César Noragueda

        Ah, estupendo; pues salude usted también a don Ignacio, que debe de ser su suegro, o su perro o su asistenta y que también comentó desde la misma IP. Y podría decirle que saludara igualmente a alguien más de su tierra que pone los puntos y las comas tan bien como usted y su mujer y no le gusta que se las toquen ni que le tiren de la sisa, pero a lo mejor se le atraganta.
        No tengo nada más que decirle.

      • octubre 17, 2013

        Andrés

        No, hombre. Don Ignacio soy yo. No creerá que voy a escribir con mi nombre en Internet, con la de acosadores que hay por ahí. Si le molesta que ponga bien las comas, yo no puedo ayudarle con sus ¿traumas?

  • Responder octubre 22, 2013

    Ignatius

    Sin meterme en más profundidades argumentativas, las canciones de Carmen Carmen son una ofensa para la geometría y la simetría del mundo…

  • […] Diferentes tetas y luchas » La Columnata (lacolumnata.es) […]

  • Responder noviembre 5, 2013

    Maria

    Bravo Estitxu! Me ha encantado tu artículo! Estoy de acuerdo en casi todo lo que expones y creo que lo haces de manera magistral. No sé por qué hay tantos personajillos sin nada que hacer en su vida que se dedican a aparecer por aquí…en fin, ellos sabrán en qué gastan sus malas energías…Yo te aplaudo y te doy la enhorabuena!

  • Responder diciembre 10, 2013

    P. Alejandra

    El modus operandi de FEMEN, es una incoherencia. Se quejan de que las mujeres son objetos sexuales, pero usan los atributos de su género para quejarse… y así con un montón de actos de las feministas en general.
    Estitxu, quizá hay aspectos que defiendes en los que podría estar de acuerdo contigo, pero te pierden las formas, chillas demasiado, con tal de conseguir un aplauso… Hay temas que caen por su propio peso, no hace falta manipular. Por ejemplo, respecto a lo de la reproducción asistida, se te ha olvidado añadir que se oferta a personas con patología. Patología es el término importante, y tu lo omites. Es decir, independientemente de que seas hetero, homo… tienes que tener problemas de esterilidad. Es decir, que una lesbiana estéril también puede beneficiarse de las técnicas de reproducción asistida en la seguridad social.
    Ahora, cada uno acentúa las palabras que le convienen…

  • […] dicen por ahí que nada funciona como reclamo mejor que unas tetas, lo cierto es que siempre que he asistido a un congreso con mis trabajos sobre feromonas (ojo, no […]

¡Anímate a decirnos que opinas!