Los nuevos flautistas de Hamelín

0 Shares 0 Shares ×

…………Todos conocemos la historia del flautista de Hamelín, sabemos cómo con su armoniosa flauta manejaba a animales y humanos a su gusto y cómo puso a un pueblo rendido a sus pies. Sin embargo, todos hemos extraído pocas enseñanzas sobre esta historia. En la actualidad no hay uno sino miles de flautistas en diferentes países; a estos los llamamos “líderes políticos”.
…………Entre estos nuevos flautistas hay unos más magnánimos que otros; están los que suelen prometer dejar las cosas tal como están o empeorarlas poco y los que te ofrecen comida, salud, educación, créditos, casas, bienes de lujo para todos gratis o, por lo menos, a mitad de precio. A estos últimos también se les conoce como “socialistas”.
…………Dentro de su música, los flautistas socialistas suelen justificar una cosa mala con otra. Por ejemplo, obligan a un control de precios en las mercancías debido a la alta inflación sin buscar por un instante el origen de esta ni entender en sus partituras las notas de la propiedad privada.
…………La primera reacción de cualquier persona ante un flautista es dejarse llevar por su música, creer cada nota de su partitura. A fin de cuentas, en el mundo, algunas personas tienen comida, medicinas, educación y dinero de sobra; ¿por qué no podrías tú tenerlos también?
…………La segunda reacción tiene dos posibilidades: puedes creerte para siempre la historia que cuenta el flautista e incluso aferrarte tanto a sus palabras que llegue el momento en que no distingas entre la realidad y su música o puedes simplemente dudar. Sea cual sea la segunda reacción, es recomendable preguntarle dos cosas a los flautistas. La primera es cómo planea darte todo eso que promete. Y la segunda, de dónde sacará el dinero.
…………La primera respuesta, si es que logras recibirla, siempre será ambigua y nunca detallada ni realista. La segunda es mucho más simple: el dinero saldrá de tus bolsillos, aunque ellos suelen llamarlo “dinero del Estado”.
…………Veamos unos ejemplos reales de flautistas y pongamos su música ante el ruido de las preguntas:
…………Un flautista en Colombia propone educación al alcance de todos y de alta calidad, mejorando todo el sistema educativo, reduciendo la deserción estudiantil, promoviendo becas, aumentando el número de profesores y aulas de estudio. ¿Cómo planea hacerlo? ¿Como puede este hombre abaratar los precios de la educación (al alcance de todos) y, a la vez, hacerla cara (de alta calidad)? ¿Cómo hará para obligar a los jóvenes a que sigan estudiando en sus colegios (reducir la deserción) o fabricar profesores robots ya que no hay suficientes profesores humanos (aumentar el número de profesores) con los mismos ingresos que actualmente tiene el Estado? ¡Este músico es un genio!
…………¿De dónde sacará el dinero para pagar mejores profesores, para pagar becas, para crear los nuevos colegios y, además, hacer la educación más barata en general? La respuesta a todas las preguntas es sencilla: no lo hará y, si lo hace, lo hará con tu dinero y acabará con cualquier eficiencia o calidad en el actual sistema educativo de su país.
…………Un flautista, en España, propone crear dos millones de empleos y disminuir el desempleo, además de aumentar el salario mínimo y la renta per cápita. ¿Cómo planea hacerlo? ¿Cómo puede el flautista hacer más caro un servicio (aumentar el salario mínimo) y a la vez aumentar su demanda (disminuir el desempleo y crear dos millones de puestos de trabajo)? ¿De dónde sacará el dinero para que la renta de todos aumente sin invertir ni asumir nuevos riesgos? La respuesta vuelve a ser simple: no lo hará; de hecho, no lo hizo y su música sumergió a su país en la crisis más grande de su historia.
…………Ahora somos capaces de analizar toda la música política de los nuevos flautistas. Sus medidas no los hacen magnánimos ni genios intelectuales. Al final, lo que la última estrofa de sus notas nos enseña es una gran mentira. Sus logros no tienen mérito alguno, no crean valor pero sí lo destruyen. Al final, toda su música es pagada por nuestros bolsillos: los profesores no enseñan gratuitamente, ni los médicos curan sin cobrar ni los agricultores son conocidos por regalar su trabajo.
…………¿Puedes tú ahora hallar nuevos flautistas?

Sé el primero en escribir un comentario