La locura municipal

1 Shares 1 Shares ×

…………Mucho se habla ahora de recortes, eficiencia, austeridad, etcétera. Sinceramente, creo que los recortes son insuficientes, no por el grosor de estos, sino su ubicación: los políticos están recortando mal, y es porque les conviene; no se tiran tijeretazos entre ellos.
…………Sin embargo, el problema que hoy quiero tratar no tiene cinco años, como la crisis inmobiliaria; es bastante mayor. Cada español o residente de España tiene encima de su espalda tributaria cinco gobiernos: el europeo, el nacional, el de las comunidades autónomas, el provincial y, emanado de este último, el municipal.
…………No puedo decirlo de otra manera: ¡las comunidades autónomas sobran! Todas las labores que realizan los gobiernos autonómicos pueden ser realizadas por un gobierno provincial, con funcionarios más eficientes, polivalentes y con sistemas “de ventanillas únicas” en cada pequeño municipio, en vez de la costumbre nacional de adjudicar ayuntamientos como si de licencias medioambientales se tratase. Y es en este tema en el que quiero profundizar.
…………España contaba con 8.114 municipios en 2010 según el Instituto Nacional de Estadística. Esto nos deja con 5.795 ciudadanos por municipio, es decir, por cada seis mil habitantes tenemos un ayuntamiento en España. Para que nos hagamos una idea de qué son seis mil habitantes, en el Camp Nou caben noventa y nueve mil ciudadanos, o sea, que cuando se organiza un juego contra el Madrid, se necesitan unos diecisiete ayuntamientos que gestionen la vida de los espectadores.
…………Si estos números medios parecen escandalosos, la cosa se pone peor cuando se trastean las estadísticas. De los 8.114 ayuntamientos, solo doscientos cinco tienen empadronados más de treinta mil habitantes. Esto nos deja con 7.909 ayuntamientos que no llenan un tercio del conocido estadio del Barcelona FC.
…………Siguiendo con la comparativa futbolera arquitectónica que tanto me ha gustado, si uniésemos todos los ayuntamientos que tienen menos de treinta y cinco mil habitantes y los repartiéramos equitativamente entre todos los municipios, estaríamos sumando a cada padrón municipal de los doscientos cinco ayuntamientos anteriormente nombrados la redonda cantidad de un Camp Nou en pleno clásico. ¿Exagerado?
…………¿Y qué ganaríamos con ahorrarnos casi 7.909 ayuntamientos? Aunque Llamazares alegue que en España el noventa por ciento de los concejales no cobra, de 7.909 ayuntamientos con toda la abultada maquinaria de gastos y mantenimiento que requiere, además de la satisfacción del monstruo municipalista de la mayoría de los alcaldes que construyen pueblos más grandes para cada vez menos personas, creo que el ahorro sería interesante.
…………Pero como Villa de Ves, San Pedro y Pozuelo jamás podrán ser un mismo pueblo y las diferencias culturales entre Hondón de las Nieves y La Romana son abismales, así como la extensión territorial de la Algueña hace inviable que se fusione con Novelda, debemos seguir recortando de lo necesario y manteniendo lo que no provoca bienestar real.
…………“Que no me escuchen en Chueca ni El Raval. / No vaya esta locura a empeorar, / porque de ayuntamientos nos vamos a llenar / con esta locura, la locura municipal”.

6 comentarios

  • Responder septiembre 28, 2012

    Javier Torá

    Brillante artículo, Antonio. Pena, eso sí, que hayas arruinado el que un servidor tenía previsto para la próxima semana. Saludos.

  • Responder septiembre 28, 2012

    Antonio Celis

    Javier, muchas gracias. Cuanta más azúcar, más dulce; no lo arruiné, le hice una antesala, je, je. Saludos.

  • Responder septiembre 30, 2012

    Victor Almarza

    Que abismo separa a Venezuela de España, y aún así, los tontos hacen tonta la política a ambos lados, y no paran de gestionar países aplicando las matemáticas de tercer grado.

    Excelente artículo.

    • Responder septiembre 30, 2012

      Antonio Celis

      Gracias, Víctor, me alegra que te haya gustado. La clase política parece ser mediocre internacionalmente, sólo la estabilidad presupuestaria irrevocablemente fija parece contenerlos.

  • […] como en casa. Tampoco se fusionan ayuntamientos como, recientemente, ha explicado Antonio Celis en un artículo que recomiendo. No desaparecen empresas públicas, patronatos o fundaciones que pastan en el […]

  • […] columnas del autor: Los nuevos flautistas de HamelínLa locura municipalSaber emprender 101Desempleo‘La […]

¡Anímate a decirnos que opinas!