La crisis española y el mal márketing

0 Shares 0 Shares ×

…………Ya adelanté en mi artículo pasado lo que podía ser mi opinión acerca de que, en España, todo el mundo está remantando los precios y, lo que es aún peor, el márketing, sobre todo de las PYME, es terrible.
…………En este país, aún hay empresas llamadas Bar Pepe, Tienda de Moda Fran o Decoración Ana. El concepto de marca lo tenemos…, mejor dicho: no lo tenemos. Se han descuidado las verdaderas cosas que aportan valor añadido a cualquier producto. La imagen, la marca, la presentación, las sensaciones del consumidor se han dejado atrás en productos que, por mucho, superan en calidad a sus competidores, los italianos, alemanes o americanos que, por contrapartida, nos llevan décadas de ventaja vendiendo bien.
…………En cualquier carretera se pueden ver empresas cuyos nombres son No Corras Papá SL, Viuda de Francisco Pujalte SL, Hijos de José María Caballero SL y, así, un sinfín de nombres que, con sólo verlos, se me van las manos a la cabeza. Únicamente el hecho de imaginarme en Google, buscando una empresa cuyo nombre empieza con la palabra ‘viuda’, se me pone la piel de gallina.
…………Justamente hablando de esto con el director del diario, me hizo ver algo que no tenía en cuenta: España fue prácticamente una autarquía hasta los años sesenta, no se modernizó como es debido hasta después de la Transición y aun hoy parece que estamos padeciendo las consecuencias de ese encierro nacional-comercial. La empresa de zapatos de Aspe se llama Zapatos Aspe, el taller mecánico del señor Romualdo se llama, en efecto, Taller Romualdo, y la fábrica de téxtil en Crevillente, como no podía ser de otra forma, es Textiles Crevillente.
…………Sin duda, y no hay que ser un genio para percatarse, esto le resta valor a los productos españoles y al ‘made in Spain’, que por calidad supera de sobra a “los líderes mundiales” pero en márketing y servicio postventa están cercanos al tercermundismo. A fin de cuentas, mucho “empresario” y “genio” a la antigua usanza lo que quiere es “cobrar el dinerico y que le den a los alemanes”, sin preocuparse en ningún momento de las necesidades de sus clientes. Estos “genios” con habano en boca son los que no cogen al mejor estudiante de la universidad en prácticas porque “el chaval no sabe de na” y son “unos doscientos pavos al mes” que él se podría ahorrar.
…………¿Hay luz al final del tunel? Yo creo que sí. Por suerte, la crisis ha limpiado a estos empresarios cada vez menos competitivos y está saltando al ruedo gente con algo más de visión. Será cuestión de tiempo, pero tengo plena confianza en que, algún día, Camisas de Once Varas, Mucho Morro o Fábrica de Zapatos, todas SL, dejarán de existir y daremos paso a marcas que sean reconocidas mundialmente.

Sé el primero en escribir un comentario