Éste no es país para jóvenes (bien preparados)

0 Shares 0 Shares ×

…………Cinco botes de tomate frito casero, del que les gusta, galletas María, que en Berlín no las conocen y les encanta tomárselas mojadas en la leche con Cola Cao (otro par de botes para que no les falte), tres estuches, envasados al vacío, de jamón del bueno… Mi amiga Paty, docente de Filosofía en mi centro, un ser humano fuera de lo común por su empatía con sus alumnos y familias, por su compromiso con los necesitados, repasa cuidadosamente la lista. Conforme va tachando las cosas, las coge y las mete en el paquete. Antes de depositarlas, las va besando una a una. Son para sus hijos. Va ya para seis meses que no los ve.
…………Hubieron de irse al extranjero a los diecisiete años. No encontraban salida en lo suyo, a pesar de ser premios extraordinarios y destacar en sus respectivas especialidades. España no es país para jóvenes… bien preparados.
…………Ambos son músicos, clarinetista, el uno, y viola, el otro. Se manejan como mínimo en tres idiomas, aparte del español. Entre los dos cuentan con varios másteres y han estudiado con los mejores especialistas del mundo. A uno de ellos lo han invitado a presentarse a las pruebas para ingresar en la Royal Philarmonic Orchestra, una de las más prestigiosas del momento.
…………En su país, en la España que han construido entre Aznar, Zapatero y Rajoy, no los quieren. Ni siquiera como profesores en una escuela de música municipal de un pueblo perdido, ni como interinos en un conservatorio; la nueva carne de horca de la enseñanza ideada por el infame Wert y los de su calaña. Con todos sus premios, a pesar de manejarse en varios idiomas, no caben en la España de cirios y mantillas, de macrourbanizaciones, macrocasinos y macroprostíbulos. Porque España no es país para jóvenes… bien formados.
…………Una joven científica, con un expediente académico e investigador abrumador, fue despedida por un ERE en el Centro de Investigación Príncipe Felipe de Valencia. Al punto fue fichada por un equipo extranjero. Integrada en éste, ha conseguido participar en el descubrimiento de unas células que abren las bases para la creación de órganos artificiales. Confiesa que no se plantea volver a España. La comprendo: tantos años formándose, tantas noches sin dormir estudiando, tantos desvelos entre probetas y microscopios, mal pagada, sin horarios, para luego, como agradecimiento a su entrega, ser puesta de patitas en la calle de una patada en el culo. En Valencia no hay sitio para científicos como ella. Sus gerifaltes prefirieron dilapidar el dinero público en aeropuertos fabrianos, Fórmulas 1, Volvo Ocean Race y otras canalladas. Así, cuando un enfermo valenciano, votante acérrimo del Partido Popular, enferme de diabetes o de cáncer y vea que su enfermedad es irreversible y que, con los recortes de los ultraliberales ‘neocon’, los científicos que podían haber encontrado solución o alivio para sus dolencias han sido despedidos, tal vez se acuerden entonces de los Fabra de Castellón, de los trajes de Paquito o de los bolsos de la Rita. O, quizás, tengan suerte y éstos, removidos en su conciencia, harán una colecta en las universidades católicas o bufetes privados a donde hayan sido enchufados y le envíen a su acérrimo votante una corona de flores. De las baratas.
…………Se llama, por darle un nombre, Amina. Tiene veintinueve años. Estudia desde los seis. Tiene dos carreras, habla con fluidez inglés y, desde hace poco, se está iniciando en griego moderno. Hace cinco años consiguió empezar a trabajar como interina en un instituto público. Llevan más de diez años sin sacar plazas o apenas una o dos en la oposición para la especialidad en la que se formó. Y, o trabajabas como interina, o te quedabas en tu casa.
…………Vivió por encima de sus posibilidades, según la inefable Vicepresidenta del Gobierno: ¡quiso aspirar a independizarse de sus padres con veintiséis años e irse a vivir a un piso de alquiler con su novio!
…………Sus alumnos la adoran, pues su tarea con ellos va mucho más allá que dar unas simples y rutinarias clases. Por donde quiera que ha pasado, ha dejado una huella imborrable. Los recortes del, presuntamente, incompetente Ramón Luis Valcárcel, presuntamente indigno presidente de la Comunidad de Murcia, la han tirado a la basura de la calle. Hay que pagar, siempre presuntamente, el aval a ese innecesario aeropuerto sin aviones (con otros dos aeropuertos a menos de una hora), la autopista de peaje a ninguna parte que le construyeron sus amiguitos, siempre presuntamente, el tranvía a la puerta de sus colegas de la Universidad Católica de Murcia, el palacio de congresos, con un sobrecoste sobrevenido (vaya casualidad) que casi duplica el precio de salida, que se ha montado en su ciudad portuaria la Diputadísima y, además, claro está, el sueldo como asesora municipal de la hijica del otrora ministro y ahora embajador (con el Opus hemos topado, ay, Dios: ay, las herencias recibidas y las que algunos van a recibir…, no en la otra vida, no vaya a ser que no… Presuntamente, siempre presuntamente).
…………Amina está sobradamente preparada. Por eso está en la calle. Por eso se deja la piel en trabajos precarios: su orgullo, su dignidad se resisten a humillarse y volver a casa de sus padres.
…………La llaman Nuria. No ha podido sacar el MIR. Quienes han estudiado Medicina durante, al menos, seis agobiantes años saben los eternos esfuerzos (y gastos en academias o en preparadores) que significa poder aprobar este examen. Tiene veintiocho años. Llevaba trabajando años, primero como sustituta, luego como interina en centros de salud de toda Cataluña. En el último sitio le habían hecho una especie de contrato indefinido. Cometió el pecado de hipotecarse para comprarse un miniapartamento que le hicieron pagar a precio de palacio.
…………Los recortes de Arturito Mas, para poder pagar las púas que dejó el Tripartito y los presuntos tejemanejes y corruptelas de Convergència y Unió en el Palau e ITV, la han dejado en el albañal. Desde hace dos años, trabaja donde puede. Sobre todo, en bares y ‘pubs’ de esos municipios de turismo basura a donde acude a desinhibirse la escoria de Gran Bretaña, Alemania, Holanda e Italia. Hordas de energúmenos que, por menos de cien euros, tienen vuelo y hotel incluido, aunque algunos no necesitan de hotel: dormirán, defecarán y vomitarán en los bancos de plazas y jardines o en la misma playa. Ellos sólo vienen a emborracharse. Y si pueden follar, mejor. Y si no, más borracheras, que el alcohol aquí es un chollo.
…………La despidieron de su último trabajo por darle un bofetón a aquel alemán que le echó mano a las tetas. Su nuevo jefe la tiene sin contrato, le paga en negro una miseria. Soporta impertinencias y desplantes de fontaneros alemanes y universitarios ingleses que vienen a la costa catalana a correrse la juerga de su vida y a hacer aquí lo que ni soñarían en la más calenturienta de sus imaginaciones hacer en su país. Aguanta por la hipoteca, por la puta hipoteca. Cuando llega a casa derrengada, intenta ponerse a estudiar Neurocirugía, pero no se le va la cara de aquella niñata holandesa que la llamó estúpida porque no estaba lo suficientemente fuerte la sangría. En su escritorio tiene el recorte que le mandó su padre donde puede leer que en Brasil hay una gran demanda de médicos españoles. Brasil…
…………La rociera y pía ministra de Trabajo, Fátima Báñez, y su homóloga alemana han firmado un acuerdo para dar trabajo en Alemania a cinco mil jóvenes. De los mejor preparados. A los que todos (bueno, todos excepto los amiguitos del alma de los nuevos amos, que fueron convenientemente amnistiados y absueltos de sus pecadillos fiscales) los contribuyentes españoles han estado los últimos años costeándole sus estudios para poder conseguir una de las mejor formadas generaciones.
…………El otro día me escribió un chico de veinticinco años, ingeniero electrónico, que emigró a Hamburgo hace dos años. Malvive a base de ‘minijobs’. El mes pasado, un armario teutón de más de dos metros, sin mediar palabra ni provocación, le estampó una patada en el pecho y lo llamó español de mierda. Le gritó que dejara de quitarle trabajo a los alemanes y se volviera a su puto país. Confiesa, avergonzado, que llora cuando escucha “¡Que viva España!”, que se junta con otras decenas de compatriotas a comer paellas cocinadas en ollas o tortillas de patatas. Que se jiñan en sus muertos cuando escuchan a algunos de nuestros ministros que irse de España es bueno y los enriquece como personas. Comprende ahora a su abuelo cuando le hablaba como de una pesadilla de los años que aquél tuvo que pasar en aquella fundición belga, trabajando de sol a sol y llorando cuando escuchaba a Manolo Escobar. Pensaba que ese momento de la historia había pasado para siempre jamás. Pero no: ahora que mandan los hijos y nietos de los que mandaban en tiempos de su abuelo, todo se repite.
…………Sólo falta que Santiago Segura recupere la figura del landismo, rejuvenecido en el torrentismo, y que ruede Vente a Alemania, Torrente.
…………Porque en esta España donde saberse el catecismo y los mandamientos va a contar tanto como saber física cuántica, donde se menosprecia la cultura y las humanidades, donde se quiere hacer negocio con la educación y la sanidad, favoreciendo lo privado o concertado en detrimento de lo público, que lo quieren convertir en cloaca de lo que no sea rentable para los amiguitos del alma, en esta España no tienen cabida los jóvenes bien formados, con juicio y espíritu propios.
…………Aquí nos sobra con una juventud agilipollada, que se deje explotar, que deje que los guiris la soben y, encima, les sonrían, que se conforme con acallar su conciencia con botellones, que no protesten al ver a España convertida en el Bangladesh de la Troika, que se resignen a morirse de cáncer si no tienen dinero para pagar un tratamiento en alguna de las clínicas privadas donde va la familia real y los de “su clase”.
…………Los otros sobran. España no es país para jóvenes (bien preparados).

9 comentarios

  • Responder junio 5, 2013

    Maite

    Tengo 21 años y en un año más termino mi carrera de Enfermería. Voy por el camino de seguir los pasos de las personas que acaban de narrar su historia.
    Indignada con la situación política actual. Con nuestros queridos políticos, que cada vez dejan más entrever que no les gustan las personas, pues no quieren dejar vivir a las personas. Que ya todo es negocio… Impotente de pensar que, por tanto, mi educación, mi salud y mi futuro, también son negocio para ellos. Apenada de ver cómo los jóvenes de mi universidad caminan con los ojos cerrados, hacia… no sé dónde, sin salir a la calle por su futuro.
    Un gran retrato de la actualidad este escrito. Enhorabuena por saber emocionar con las palabras. Espero que sirva para concienciar a más personas de que, SI, ESTAS COSAS ESTÁN PASANDO.

  • Maite, ojalá las palabras de esta mísera harpía sirvan para cambiar algo, para aseguraros un futuro digno en vuestro propio país y en el mío también. Ojalá despierten las almas dormidas o anestesiadas y echemos de este país a los listillos, corruptos, chorizos presuntos y confesos, chupacirios y aprovechados. Ellos son los que sobran. No la gente bien preparada y comprometida.
    Suerte.

  • Antonio Celis
    Responder junio 7, 2013

    eL Putö aMmo

    pEeRröÖ k mËetH@ KöÖnTtAäNdö K@vEëSÄaä?*?* xk¿ xK¿ Xk? nÖoÖ0 mEë SËaÄhH cöMünïIïÏsT¨ha xK? Xk?

  • Responder junio 9, 2013

    Santi Ramos

    De nuevo le tengo que dar mi enhorabuena, pese a que uno leyendo algunas de sus columnas lo pasa un mal. Y de alguna manera me he visto como parte de su relato, porque yo soy uno de esos que probablemente muy pronto haga las maletas y se largue a un país donde haya más oportunidades, viendo que en este mis títulos universitarios no me han servido para nada. Y es desolador ver cómo esta situación ha sido provocada por unos canallas que dicen ser “la representación del pueblo”, y encima que nos inviten amablemente a iniciar una “movilidad exterior”. Luego salen los infames a la palestra y dicen que los jóvenes se van por “espíritu aventurero”, o que irse a otro país de Europa no es irse al extranjero, como decía el lamentable Pons.
    En fin, mi felicitación por el texto, y de nuevo le agradezco la pasión con la que nos expone sus columnas.
    Un saludo.

    • Responder junio 10, 2013

      Arístides Mínguez

      ¿Qué puedo decirte, Santi? ¿Que aguantes, que no te vayas, cuando aquí, en la que se supone que ha de ser tu patria, sólo tienen futuro monaguillos, chupacirios y enchufados? Eso sí, siempre que sean emprendedores (y estén bien relacionados). Siento en el alma que este país se permita el lujo de perder a sus jóvenes.

  • Responder octubre 29, 2013

    Andrés

    Hola. Voy a aportar una opinión desde un punto de vista sin preparación, que sería mi caso, pero muy de acuerdo con todo lo que aquí se comenta y está pasando.
    No pude acceder a una educación superior por que mis padres no pudieron costearla y gracias a eso me siento orgulloso de trabajar desde muy pronto y que hoy día, sin jubilación asegurada siquiera, puedan tener dinero sin necesidades graves.
    Soy autónomo en este país y ya se pueden imaginar como puede ser nuestra situación DENTRO del país. Nosotros, la gente que no somos “agilipollados” estamos encerrados en el país sin prosperidad real, ustedes pueden salir y lo hacen para prosperar en el mejor o “peor” de los casos. Acabo diciendo que mi opinión es que “escapar” del país es de personas cobardes y egoistas. Quédense y no esperen que eses “idiotizados” vayan a cambiar ALGO con su retorno martir. Si toman esa iniciativa y nos abandonan a nuestra suerte no esperen que los recibamos con los brazos abiertos.
    Un saludo.

    • Responder octubre 29, 2013

      Arístides Mínguez

      ¿Qué quieres que te diga, querido Andrés?
      A mi juicio, los autónomos sois los más puteados del sistema laboral actual: sin derecho a baja médica pagada, vacaciones ni nada parecido. Sin horarios. Cotizando un montón para acabar cobrando una pensión de mierda.
      Dos de mis mejores amigos lo son, el uno en la hostelería y el otro en una carpintería. Sé lo esclavo que es el trabajo y lo que han de trampear para pagar sus púas.
      Pero comprende también tú que no todos queramos o podamos o valgamos para ser autónomos o emprendedores, como quiere este Gobierno de millonarios.
      Una persona que ha optado por sacrificar su vida estudiando tiene derecho a trabajar de sus estudios. Te aseguro que es tan dura la vida de un estudiante de verdad como la de un currito.
      Y piensa que muchos autónomos necesitan a los funcionarios o estudiantes como clientes.
      Y créeme, pocos emigran de su país por gusto. No puedes llamarlos cobardes. Intenta ponerte en su piel y en la de sus familias, amigo.

  • […] laico. …………Una España que vomita a millares de jóvenes y no tan jóvenes, condenándolos a emigrar. Que pretende convertir en mano de obra basura a los que aguantan acá. Que maltrata a funcionarios […]

  • Responder junio 6, 2016

    Juan Ramón González Molero

    Y a mí me dicen de vez en cuando: “¡Qué valor hay que tener para irse!”.
    Valor, amigo mío, hay que tener para quedarse.

¡Anímate a decirnos que opinas! Clic para cancelar respuesta.

Responder a Arístides Mínguez Cancelar respuesta