Qué grandes vasallos si hubiera buenos señores

72 Shares 72 Shares ×

Educación pública, LOMCE, José Ignacio Wert, Clásicas

Lo de ser harpía, con harta frecuencia, no es fácil. Por la fama ganada a pulso con mis desaforados graznidos, más de un mortal se dirige a mí para dar rienda suelta a la amargura que le suscitan las medidas que les endilgan los chiquilicuatres, que se han visto encaramados a un púlpito de poder que ni en la más alucinógena de sus borracheras soñaban merecer. Tal es así que, cuanto más zote es el fulano al que se le ha dado mando, leyes más obtusas y arbitrarias promulga.

El Gobierno de Rajoy no se caracteriza, precisamente, ni por su ecuanimidad ni, mucho menos, por su empatía (que se lo pregunten al ilustre de Montoro). Por lo tanto, no paran  de alumbrar edictos a cuales más sectarios, alcanforados y elitistas.

Uno de los engendros paridos por los del Partido Popular ha sido la LOMCE, ley que nace para intentar lavar la imagen de canallas sin escrúpulos que se han ganado a pulso los de la banca con sus rescates en exclusiva, sus desahucios inmisericordes y sus tarjetas opacas. También, ¿cómo no?, pagar tributo a los del Opus Dei y a la Conferencia Episcopal potenciando la religión católica, decretando en el BOE la existencia de Dios y sufragando a los esnobs que quieren separar a niños de niñas en colegios de élite y que se los pague el currito, que ha de llevar a sus hijos a escuelas públicas deterioradas por las políticas neoliberales.

La nefasta LOMCE, legado del más nefasto de los ministros de Educación de los que haya memoria nuestra endeble democracia, quiere potenciar, aparte de la Religión, materias relacionadas con el ámbito financiero y empresarial, vituperando en contraposición todas las áreas relacionadas con las Humanidades (Música, Filosofía, Lenguas Clásicas, Bellas Artes…), pero también con la Tecnología.

A nadie le ha de extrañar que, si en el grupo popular del Congreso de los Diputados hay especímenes tan dotados y equitativos como Andreíta Que-se-Jodan Fabra, los gestores que han de poner en marcha las ensoñaciones de los diputados no sean mejores que aquéllos.

En las diferentes comunidades en las que han de meter con calzador este íncubo educativo a marcha martillo, antes de que el pueblo español recupere la cordura y envíe a los de Aznar y Rajoy a donde se lo han ganado, los altos cargos y allegados se ensañan, aún más, con las materias que según la religión neoliberal no son de utilidad inmediata, sino que ayudan a crear seres humanos con criterio propio y, por ende, más difíciles de aborregar.

De nuevo, las Humanidades en la diana de los mindundis.

Varios míseros humanistas se han dirigido a esta harpía renegrida con la pobre ilusión de que desde mi antro divulgue las tropelías e injusticias que los que se sientan en escaños y despachos, pagados con fondos públicos, cometen contra ellos. Muchos de ellos funcionarios ejemplares, comprometidos más allá de lo que va incluido en sus nómina y que, si los tuviera una empresa privada, serían recompensados con profusión, en vez de ello. Por el contrario, han debido sufrir recortes en su sueldo y deterioro de sus condiciones laborales. Marca EsPPaña, que se ceba con los funcionarios por saberlos independientes de partidos y credos.

Reproduzco a continuación varios fragmentos de alguna de sus epístolas. Unos han querido permanecer en el anonimato. Otros, no:

“Mi nombre es Sísifo, profesor de Griego por oposición, aunque también de Latín y Cultura Clásica por afinidad y con plaza por esta última asignatura (que no especialidad) gracias a una entelequia legal que con el tiempo ha sido asumida como normal por nuestra Administración, única parte del sistema educativo a la que beneficia por vía de reducción de plazas.

”Fui premio extraordinario de licenciatura, aprobé mi oposición (a la primera y con el número uno). Terminé la tesis doctoral con veintiocho años. Desde entonces hasta hoy, he publicado diversos artículos en revistas científicas, además de algunas traducciones sobre obras de teoría musical griega en editoriales nacionales de prestigio, como Gredos. Además de esto, poseo formación en música coral, he dirigido y presidido diversas agrupaciones corales, como la Coral Universitaria de M…

”Desde mi acceso al cuerpo, he realizado numerosas actividades de formación e innovación, como podrá comprobar si consulta mi historial. Me he ocupado de la revista del centro, he llevado la biblioteca, he organizado varios grupos de teatro, he colaborado en actividades extraescolares y he sido promotor y colaborador activo de varias actividades intercentro de reconocido prestigio, como el Encuentro Olímpico Grecolatino, el certamen Cicero y el evento «Yo conozco mi herencia”.

”Me he preocupado siempre por mi formación, procurando mantenerme al día en las últimas tendencias en materia de docencia de las lenguas clásicas. En el último año, he realizado cursos para fomentar el uso de la oratoria y el debate como herramientas educativas, y no he renunciado a participar en los últimos programas de la Consejería, en concreto, el de excelencia CAF, de cuyo equipo en mi centro soy miembro. Tengo mi opinión sobre estos programas, pero intento adaptarme a las necesidades de mi centro en este sentido.

”Como muestra, durante este curso estoy a cargo o participo en las siguientes actividades: el equipo de biblioteca, con un recreo semanal y una tarde al mes (de 16 a 18 horas) de apertura y colaboración en actividades de biblioteca. Todo ello sin compensación horaria o, como diríamos los clásicos, «gratis et amore”, y el taller de teatro, con ensayos los viernes por la tarde ( de 17 a 18.30 horas) y en vacaciones, ambos compensados con una hora lectiva a la semana; recientemente hemos representado una tragedia, Antígona, y ofrecido cuatro representaciones, implicando a un total de veinte alumnos del centro, siendo la última en el Auditorio de A… , con una asistencia de doscientas cincuenta personas, lo cual debería ser considerado un éxito del sistema educativo público y sus profesores, y aquí ni siquiera tuvo el buen gusto de excusar su ausencia la mayoría de los altos cargos de esa Consejería que fueron invitados.; la liga de debate BBVA, en la que, además de un curso de formación, he empleado numerosos recreos y cuatro tardes, nuevamente sin compensación alguna, en preparar al equipo de mi centro; el equipo de Calidad CAF, por tercer año consecutivo, y en este curso que acaba, el centro solicitará la evaluación externa, y cuando finalmente se consiga la certificación, creo estar autorizado a considerar mía una parte importante de esa distinción.

”Además, por supuesto, soy miembro de la CCP, tutor y, en mis ratos libres, doy clases de Latín, Griego y Cultura Clásica.

”Uno hace todo esto por varias razones. La primera, porque es inquieto y le gusta aprender y probar nuevas propuestas, y cree que la educación es algo más amplio que la tarea del docente en clase. La segunda es porque, hoy en día, los centros educativos precisan de una colaboración más amplia de lo que nuestros horarios contemplan, y que la obligación de un profesional es ofrecer soluciones en lugar de crear problemas. Y la tercera es porque estoy empeñado en demostrar a la sociedad que los docentes de Latín y Griego somos de una gran utilidad, por cultura, formación e iniciativa. Somos polivalentes, inquietos, amamos lo que hacemos. ¿Qué mayor tesoro para un jefe atento?

”A cambio de esto, no deseo reconocimientos ni aumentos de sueldo. Ni siquiera tengo especial interés por una cátedra. Tampoco necesito pizarras de plata ni fotografías junto a personalidades. Me bastaría con que me dejaran trabajar en paz. Como profesional, es lamentable el espectáculo que ofrece cada nuevo Gobierno con una nueva ley que, en la práctica, no cambia nada. Estoy y estamos hartos de ver leyes ir y venir, inspectores pasearse por los centros a salvar el expediente llamándonos la atención cuando no cumplimos con el coeficiente que alguien necesita para justificarse. En particular, me gustaría que me contestaran a las siguientes preguntas, si puede ser:

”¿Por qué han impedido desde tiempo inmemorial a los alumnos de Diversificación recibir la optativa de Cultura Clásica? ¿Harán lo mismo con la nueva Diversificación sea cual sea el nombre que ahora le den? ¿En virtud de qué razonamiento? ¿Por qué han renunciado a sacar plazas a concurso de traslados de Latín y Griego o incluso de Cultura Clásica? ¿No tenemos derecho a trabajar, aunque sea los últimos años de nuestra vida profesional, cerca de casa? ¿Por qué la Literatura Universal es un área adscrita a Lengua Española o, mejor, sólo a Lengua Española? Ya sé que esto viene de Madrid, pero cuento con que al menos pueda usted darme una respuesta. Y por último, como gota que colma el vaso de mi paciencia y provoca esta carta: ¿por qué aprovechan cada ocasión para intentar reducir las horas de Latín y Griego? ¿Hay alguna causa concreta? Y lo que es más importante, cuando descubran que, a pesar de todo, dentro de dos o tres años, los sufridos e inasequibles al desaliento docentes de Latín y Griego hemos conseguido salvar la situación y los alumnos siguen eligiendo nuestras asignaturas, ¿cómo harán para intentar de nuevo arrinconarnos y humillarnos?

”Este mes de julio obtuve el B2 de Inglés. Lo hice en un curso intensivo de tres semanas, porque los de Clásicas tenemos una especial capacidad para el aprendizaje de idiomas, que debemos en buena medida al profundo conocimiento gramatical y léxico que nos da nuestra formación, además de haber tenido que trabajar textos en inglés, francés y alemán en nuestros trabajos de investigación. No lo hago porque crea en el sistema bilingüe, sino porque intento garantizar que la Cultura Clásica se curse en mi centro. Pero ustedes no aprovechan esa especial cualidad de los profesores de Clásicas y, en cambio, se atrincheran en el dogma de las disciplinas no lingüísticas. Créame, hace mucho más daño un profesor de Historia (o de lo que sea) sin adecuados conocimientos lingüísticos impartiendo Inglés macarrónico; tengo una colección de anécdotas sobre esto, pero mi favorita es sobre un tal «Sancho One de Castilla”.

”Les da igual que el bilingüe lo imparta un profesor con formación lingüística o, más bien, prefieren que no sea así, no vaya a ser que el alumno se confunda al tener un profesor con criterio. Los de Latín y Griego llevamos años intentando argumentar, razonar y convencer, seguros como estamos de que la evidencia del trabajo bien hecho se impone por su peso. Craso error.

”Ahora mismo, al ver las reformas y las alteraciones en la ley, realizadas, sin duda, con el loable propósito de mitigar la brutal reducción de Tecnología, Plástica y Música, pero una vez más ignorándonos o perjudicándonos, he llegado a esta conclusión: les da igual la formación que tengamos, lo polivalentes que seamos, los esfuerzos que hagamos por hacernos valer. Ustedes no valoran en absoluto la formación de sus trabajadores ni los servicios prestados. No es que los conozcan y no los valoren, es que no tienen conocimiento de ellos, lo que me parece inaudito en cualquier empresa que pretenda funcionar. Nosotros, en el modelo CAF, lo tenemos muy claro.

”Así que permítanme citar aquello de «qué buenos vasallos si hubiera buenos señores”.

”El curso próximo tendré que elegir entre realizar todas esas actividades o sumergirme en esos nuevos «estándares de evaluación”, derrochando horas y horas en unos procedimientos evaluatorios superfluos cuya utilidad a efectos prácticos no consigo entender, y eso que también he recibido formación sobre el particular. No esperen que me esmere”.

“Permítame que me presente. Me llamo Eurídice y soy profesora de Latín de enseñanza ecundaria, además de doctora en Filología Clásica. Tengo ya cincuenta y dos años y de ellos llevo ya veintiséis trabajando en la docencia. En ellos he dado clase de la materia para la que oposité, esto es, Latín, a la que luego se añadió Cultura Clásica. Dado que mis estudios son de Filología Clásica, doy, cuando así lo requiere el horario en mi centro de trabajo, Griego.

”A lo largo de estos años, he ido completando mi formación con numerosos cursos que figuran en mi expediente, así como con idiomas (B2 de francés y de inglés y A2 de alemán). Asimismo, en el transcurso de esos años he colaborado en otras actividades en el centro. De hecho, a día de hoy coordino la biblioteca y la revista de mi centro (…). Con relación a la primera, puedo añadir con orgullo que recibimos un tercer premio en el Concurso Nacional de Proyectos de Ideas para la Mejora e Innovación de las Bibliotecas de los Centros Escolares para el año 2004. Nuestro proyecto «Cuadernos de investigación” ha recibido por parte del portal Leer.es un sello de Buena Práctica Iberoamericana.

”También he colaborado con la Consejería y el CPR cuando se me ha requerido (en cursos de mi materia y de bibliotecas escolares) y nunca he puesto pegas ni obstáculos a ello. Todo ello se puede comprobar en mi expediente.

”Mi labor docente no se ha limitado a dar clases. También he trabajado con alumnos para prepararlos en diferentes concursos o coordinar su participación en otros. Dicha tarea ha dado como resultado una mención honorífica en los Premios Nacionales a la Innovación Educativa 2002, un Premio Nacional de Traducción del Certamen Ciceronianum en el año 2003, el Premio CICERO de Traducción los años 2008, 2009 y 2011, y CICERO Cultura los años 2011, 2012 y 2014, y varias menciones en el concurso «Si eres original, eres de libro”.

”Si le cuento todo esto es porque, pese al empeño que pongo en mi trabajo del que mis alumnos pueden dar crédito, las continuas reformas educativas no hacen más que hostigar, vapulear y diezmar las materias que imparto y por las que siento un gran aprecio. Y la que está teniendo lugar en este curso en el que usted es Consejero de Educación va en ese mismo sentido. Y si me he decidido a escribirle es sólo para decirle que, como profesora de Latín, me siento cada vez más desprotegida por la Consejería a la que representa y que veo cada vez más menospreciada la labor que llevo a cabo.

”No entiendo por qué el Latín, la Cultura Clásica y, sobre todo, el Griego se ven cada vez más acorralados en el currículo, por qué a los profesores de Clásicas no se nos deja optar por el ámbito lingüístico, por qué los alumnos de diversidad no pueden optar por una asignatura como Cultura Clásica, por qué la Literatura Universal está adscrita en exclusividad a Lengua española (forman parte esencial del temario las literaturas clásica, inglesa y francesa).

”Las culturas griega y latina son, y me imagino que compartirá esta opinión, dos de las patas del trípode que sustenta la cultura occidental en la que estamos inmersos. A ello se une que la lengua que hablamos deriva del latín. Contribuimos como el que más a que los alumnos entiendan, no sólo el mundo en el que viven, sino también sus raíces y la lengua que hablan. Por ello, no entiendo el trato que están recibiendo las asignaturas relacionadas con las lenguas y culturas grecorromanas.

”No deseo robarle más tiempo. Espero que entienda los sentimientos que me han llevado a escribir esta carta”.

”A la atención de don José Ignacio Wert, ministro de Educación, Cultura y Deporte, y de los miembros del grupo popular en el Congreso de los Diputados.

“Estimados señores:

”Mi nombre es Arístides Mínguez Baños, profesor de Latín y Catedrático «in pectore”. Desde que, hace veinticinco años, saqué la oposición como profesor de Enseñanza Secundaria, vengo trabajando para la enseñanza pública, primero en Galicia y Andalucía y, luego, desde hace dieciséis cursos, en la Región de Murcia.

”A lo largo de estos cinco lustros de servicio he conocido, pues, gobiernos de diferentes credos políticos, tanto a nivel autonómico como nacional. Por desdicha, he de decir que todos han mostrado una falta de respeto y un desconocimiento supino de lo que es la enseñanza pública, y ésta, en vez de ser cuidada como la verdadera riqueza nacional, por ser la cantera en la que han de formarse la mayoría de los futuros profesionales, ha sido deteriorada por los que, se supone, habían de protegerla: la clase política y los gestores y asesores por ellos nombrados.

”Durante mi carrera laboral, me he seguido formando a nivel profesional y académico. Dos de mis libros han sido publicados por editoriales nacionales. En 1996 obtuve, con otros compañeros, el Primer Premio en el Concurso Joaquín Guichot a la Innovación Educativa, convocado por la Junta de Andalucía. He seguido publicando, tanto en revistas especializadas como en ediciones digitales.

”Como se podrá comprobar revisando mi expediente, he participado en infinidad de cursos, regionales, nacionales e incluso internacionales, tanto en el rol de asistente como en el de ponente. A estos efectos, he impartido diferentes cursos de formación para profesores en varios centros de nuestra región y en provincias limítrofes.

”Mi implicación con los institutos en los que he trabajado, mis alumnos y sus familias ha sido total. Aparte de desarrollar mi labor docente, he intervenido en varios programas europeos para estudiantes, llevándolos conmigo a Italia en diversas ocasiones, permitiéndoles, de esta manera, vivir una experiencia inolvidable, humanamente enriquecedora, y contribuyendo a construir la tan cacareada Unión Europea. Del mismo modo, he colaborado en programas educativos de formación del profesorado Comenius, con centros diseminados por toda la geografía europea.

”Me he hecho cargo de la organización de viajes de estudio para mis alumnos, compartiendo con ellos ciudades y monumentos tanto nacionales como internacionales, coadyuvando, no sólo a la formación humana de mis discípulos, sino también a la economía nacional y europea.

”He organizado tres grupos de teatro grecolatino a lo largo de mi trayectoria laboral: los Thaliae Catuli en Huelva, los Thermarum Histriones en Alhama de Murcia y los Cervae Artifex en Patiño. Con todos ellos, fuera de mi horario laboral, he ensayado en interminables jornadas, inculcando en mis actores las nociones de compromiso, esfuerzo, trabajo en grupo, constancia y confianza en sí mismos, cooperando en la formación de mejores ciudadanos para nuestra sociedad.

”Con mis alumnos de Patiño, bajo el patrocinio de la Asociación Murciana de Profesores de Latín y Griego (AMUPROLAG), hemos grabado dos cortometrajes, Gracias, Grecia y Romamor, reivindicando nuestras raíces grecorromanas. El primero de ellos fue internacionalmente reconocido y por él fui nombrado Ciudadano Honorario de Quíos e Islas Enusas. Al mismo tiempo, nuestros estudiantes, profesores y personal de servicio participantes fueron agasajados por el Embajador de Grecia en España en su residencia particular, contribuyendo con todo ello a divulgar el nombre de Murcia y de nuestro centro. También recibimos la Medalla de Oro de Patiño al haber dado a conocer nuestra pedanía por la geografía española y helena. El vídeo Romamor, por su parte, si bien no alcanzó la repercusión del primero, sirvió para promocionar algunos parajes y monumentos de nuestra comunidad con raigambre romana.

”Mano a mano con mis compañeros de los institutos públicos, he ayudado, recogiendo las semillas que nuestros colegas de Educación Infantil y Primaria habían sembrado, a encauzar a agricultores, albañiles, fontaneros, conductores, enfermeros, médicos, abogados, profesores, arquitectos, e incluso políticos, quienes me gustaría pensar que muestran más empatía, compromiso con lo público, honestidad e integridad que algunos de sus compañeros de partido y bancada. Así, hemos intentado devolver la confianza y los impuestos que han pagado los ciudadanos para que nos esforcemos por sacar ciudadanos de provecho.

”Muchos de mis alumnos han dejado huella indeleble en mí, así como yo en ellos, con la responsabilidad e implicación que esto conlleva. Con ellos he aprendido (y sigo haciéndolo) al mismo tiempo que intentaba enseñarles. Comulgo plenamente con la sentencia de Séneca que reza: «Homines dum docent, discunt”.

”Hemos vivido momentos inolvidables, bien por lo lúdico y cultural, bien por lo dramático. Para mi desgracia, he debido asistir a los funerales de tres de ellos e intentar consolar a sus compañeros, que a edades tan tempranas debían enfrentarse con la muerte brutal de alguno de los suyos. He compartido con mis estudiantes Roma, Florencia, Pompeya, Sevilla, Mérida, Córdoba, Granada, Cartagena, intentando contagiarles, no sólo el respeto, sino también el amor hacia nuestro legado cultural y monumental vinculado al mundo grecolatino.

”Junto con mis colegas de AMUPROLAG, he ideado talleres y actividades diversas para éstos. Los he llevado a representaciones de teatro o les he escrito obras, con la intención horaciana del «docere delectando”.

”Año tras año, no me dejo amilanar por la gigantesca losa de saber que soy el único en el centro que tiene la responsabilidad de instruirles acerca de Homero, de Tucídides, de Safo, de Virgilio, de Horacio, de Catulo. Soy consciente de que he de hacerles ver que, sin la Ilíada o la Odisea o la Eneida, no seríamos lo que somos ni humana ni culturalmente. He de mostrarles el enorme débito que tienen las matemáticas con Euclides, Tales o Pitágoras, que griego pensaban y griego sentían. Me veo en la responsabilidad de abrirles los ojos a que el heleno Hipócrates sentó las bases de la medicina, por lo que, en gratitud a él, se usan alrededor de setenta y cinco mil términos griegos en la medicina actual.

”Intento no sucumbir a la desolación al constatar que, por culpa de las infaustas leyes de educación pasadas, vigentes y por venir, en un centro de mil estudiantes, apenas un centenar tendrán el privilegio de beber de las fuentes de nuestra cultura.

”Por todo ello no pido ningún reconocimiento. Más aún, y con el debido respeto, me es totalmente indiferente la opinión que mi trabajo pueda despertar en ustedes, sus subordinados o sus compañeros de profesión. Soy funcionario y, a diferencia de ustedes, me he comprometido con la enseñanza pública e intento hacer mi labor de la mejor manera profesional y humanamente que sé. Lo que me enerva es, no que no se valore por ustedes mi trabajo y el de cientos de mis compañeros, que van más allá de lo que se supone que va incluido en su sueldo, sino que éste sea entorpecido, menospreciado, vituperado por políticos y asesores que no tienen ninguna idea de lo que es la enseñanza y que, encima, osan dar lecciones a los que estamos en primera línea de combate, desde su retaguardia de escaños, despachos con aire acondicionado o sacristías.

”Hasta ahora he amado mi profesión y he intentado no desmoronarme al ver cómo, legislatura tras legislatura, la situación de las Humanidades era acorralada por políticos y allegados petimetres, con una visión cortoplacista, mercantilista y talibanamente ultraliberal. Allá cada cual con su conciencia y responsabilidad para con la sociedad, por sucumbir a cantos de sirena y por ver lo público sólo como posibilidad de negocio para ellos o sus amiguitos.

”Desolado, veo cómo muchos compañeros, profesionales comprometidos más allá de lo imaginable, con toneladas de cosas que compartir con los muchachos que la sociedad les encomienda, se piden la jubilación anticipada o se plantean encontrar otro trabajo, hastiados tanto de la ingratitud de sus gestores como de la inútil e ingente carga burocrática que ustedes nos imponen:  informes, memorias, estándares vacuos que no se los va a leer nadie, que lo único que hacen es entorpecer nuestra tarea y apartarnos de lo que en realidad importa.

”Y la LOMCE, la última desgracia, pergeñada por sus compañeros de partido, no es más que un sinsentido, una multiplicación «ad infinitum” de estas tareas. Una ley sectaria que pretende lavar la mala imagen, ganada a pulso, de la banca y sus banqueros y conformar a lo más reaccionario de la curia episcopal. Una ley que desprecia la formación humana y científica, que satura a los docentes de labores inanes y que multiplica las diferencias sociales.

”Es por ello que les deseo a ustedes y a los suyos, tras dejar la onerosa tarea de gobernar, tanta paz en donde lleguen como la que dejarán entre sus subordinados al irse.

”Atentamente,

”Arístides Mínguez Baños, profesor de Latín hasta que ustedes decidan amortizarlo”.

¿Cuántos de los funcionarios públicos iguales a éstos, ya sean médicos, bomberos, administrativos o policías, han de soportar las retrógradas y mercantilistas políticas populares y encargarse de ponerlas en ejecución? ¿Cuántos han de ponerse a disposición de políticos imputados, presuntos o no? ¿Cuántos son minusvalorados por los que han llegado a la política para enriquecerse ellos o sus amiguitos?

¡Qué buenos vasallos si hubieran buenos señores!

Sé el primero en escribir un comentario